viernes, 10 de septiembre de 2010

HIGADITOS DE POLLO "ENCEBOLLAOS"



La casquería (higados, riñones etc...) no es nada habitual en "Mi cocina", aunque hay excepciones como los higaditos de pollo (les quito el corazón), la de conejo o el de las aves como la oca o el pato; incluso la de ciertos pescados que para mi personalmente es un verdadero manjar, sobre todo la del rape y la de la raya.
 

Mi madre si preparaba platos con higado de ternera y con asadura blanca (creo que era partes de pulmón); preparaba chanfaina, que por cierto aún no he subido ésta receta al blog y que a mi me gustaba con sangre de pollo.
 

Tengo entendido que en la época de los romanos era motivo de cocina refinada, aunque con el tiempo se consideró alimentos propios de personas sin recursos.

Una forma de preparar el higado muy tipica en Málaga es encebollado (encebollao, como diríamos los malagueños), así que indico a continuación como lo preparamos por nuestra tierra:
      

 



















Cortar una cebolla en rodajas finas y dos o tres dientes de ajos en láminas.
Limpiar los higaditos quitándoles nervios y posibles impurezas, (si el higado es de ternera, cortar en trocitos).
En una cacerola plana poner un buen chorreón de aceite de oliva virgen, añadir la cebolla y los ajos y dejar hacer a fuego lento unos minutos, que se hagan sin que se quemen.

Agregar los higaditos, freir junto con la cebolla durante varios minutos.
Echar un vaso de vino blanco y otro de agua, cinco o seis granos de pimienta negra y dos hojas de laurel.

Salar al gusto, subir el fuego y dejar hacer durante quince minutos aproximadamente hasta que reduzca y los higaditos estén bien cocinados.

 

Acompañar con patatas fritas.

¡¡Buen provecho y buen fin de semana!!

12 comentarios:

  1. Que buenos a mi me gustan mucho y así quedan buenisimos besos

    ResponderEliminar
  2. Muy parecidos los suelo preparar yo aunque hace un montón que no los preparo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Y esta forma de cocinarlos me encanta, están buenisimos. ya me has despertao el antojo, que hace tiempo que no los hago...
    Besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  4. El higado me encanta,pero a mis niños no les choca mucho,preparados asi estan riquisimos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen Rosa, hoy sólo paso a saludarte, ya que el hígado es algo que no me ha gustado nunca, ni siquiera mirarlo, jejeje.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. El higado con cebolla es muy bueno. A mi me pasa lo que a ti; de la casqueria me gusta según qué. Suelo comer hígado y callos. este plato, sin duda, está riquísimo. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco soy de casquería, pero desde luego esta receta entra por los ojos.
    Que descanses el finde
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. A mí no me hace demasiada gracia la casquería en plato, sin embargo los patés si que me gustan, seré tonta! Ahora bien, encebollados como tú los has hecho seguro que tene su pase, es de la única manera que los pruebo cuando lo shace mi madre.

    Besitos Carmen Rosa, y muchsa gracias por participar en mi sorteo!

    ResponderEliminar
  9. Huy me pierde los higaditos encebollados yo tambien los hago a si
    mil besossss

    ResponderEliminar
  10. Que rico me encanta la casquería, un beso.

    ResponderEliminar
  11. A mi me gusta mucho el higadito de pollo, pero hago como tú, le quito el corazón y lo limpio muy,muy bien. Es un manjar!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Son buenísimos,pero llevo mucho tiempo sin hacerlos, me lo has recordado.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...