jueves, 3 de febrero de 2011

SOLOMILLO IBERICO CON PASAS Y PIÑONES AL VINO DE MALAGA

 



















Suave y dulce a la boca, pleno y con potente sabor equilibrado, con un toque a tierra, color caoba oscuro, profundos aromas a pasa, son adjetivos con los que me quedo corta a la hora de hablar del vino moscatel malagueño.

La historia del cultivo de la vid, y como consecuencia, la producción de vino, es una de las más antiguas en Europa, el viñedo fue introducido en Málaga por los griegos sobre el año 600 a.C. siendo nuestros vinos dulces admirados desde épocas remotas.

La Denominación de Origen Málaga fue creada en 1933 y ampara exquisitos vinos elaborados principalmente con uvas Moscatel y Pedro Ximénez, cultivados en los Montes de Málaga, la Axarquia malagueña, en la comarca norte, la costa occidental (Manilva, Estepona), la Serrania de Ronda y los municipios cordobeses de Benamejí y Palenciana.

Quienes tienen la suerte de conocer nuestras famosas bodegas-tabernas como La Antigua Casa del Guardia, Casa Flores o Quitapenas por ejemplo, podrán ver en las barricas las variedades de vino dulce malagueño que pueden ser dulces, semisecos y secos, nombres tan ligados a Málaga como:
Lágrima, Oloroso, Dorado o Golden, Rojo Dorado o Rot Gold, Oscuro o Brown, Color y Negro o Dunkel, Negro, Moscatel, Pale cream, Dulce Crema o Cream, Pale Cream, Abocados, Dry Pale, Lacrimae Christi, Pajarete, vino Pedro Ximen, Palo cortado, Raya, nombres evocadores de nuestra tierra. Aunque mejor pueden visitar el Museo del Vino de Málaga: www.museovinomalaga.com

Una de las marcas más conocidas es Quitapenas que fue fundada en 1880, cuya producción se realizaba en el Valle de las Viñas en Miraflores de El Palo, en el barrio malagueño y marinero en el que nací, cuyas enormes bodegas hasta hace dos o tres años la trasladaron a un polígono del extrarradio de la capital.

El vino dulce, el moscatel, el vino de Málaga, siempre ha estado presente en la cocina de mi familia.

Uno de los platos estrellas en mi cocina, es el solomillo en salsa con vino moscatel, pasas y piñones; ya de pequeña me entusiasmaba, pero aún más me gustaba cuando para incorporar los piñones mi padre asaba las piñas y los piñones, mi madre y yo los partíamos con sumo cuidado y paciencia para no espachurrarlos, aunque yo seguía el refrán: quien parte y reparte, se lleva la mejor parte, me los comía antes de que llegaran a la cazuela; divinos momentos.

Como lo preparo:

Cortar el solomillo de cerdo en medallones, aplanándolos con unos cuantos golpes, salpimentar y reservar.
En una cacerola plana echar un buen chorreón de aceite de oliva virgen (a ser posible de Periana), echar una cebolla cortada en trozos pequeños y tres dientes de ajos laminados, justo encima poner los filetitos y freir a fuego lento hasta que todos los ingredientes estén doraditos (con cuidado de que no se queme).
Agregar un vaso de vino moscatel (el que prefieran pero que sea malagueño) y un vaso de caldo de carne (en su defecto pueden prepararlo con Bovril o en su luchar caldo del puchero, vean mi receta, pero les garantizo que con agua sola tambien salen exquisitos). Probar de sal, añadir un generoso puñado de pasas malagueñas, dos o tres hojitas de laurel y dejar hervir hasta reducir el liquido a su gusto. Unos minutos antes echar los piñones.
Esta receta tan malagueña no solo la preparo con solomillo de cerdo, le viene muy bien también a las pechugas de pollo, pruébenla con salchichas frescas de pollo, incluso con chuletas de cerdo ó secreto ibérico de cerdo.
Como acompañamiento para mi son ideales las patatas fritas, aunque ésta última ocasión las disfruté con unas patatas “revolconas” y con lombarda “cocinisima”, en unos dias subiré las recetas a “Mi cocina” virtual.

¡¡ Disfruten de los maravillosos frutos de mi Málaga !!

11 comentarios:

  1. I love the flavors and textures of this dish.

    ResponderEliminar
  2. Con toda tu explicación seguro que nos sale bueno.


    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. Menuda maravilla de receta Carmen Rosa!!! Excelente explicación.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan estas recetas dulce-salado y esa salsita esta para cojer un trozo de pan. Buenos vinos si que teneis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Carmen Rosa, bonita la explicación, y el plato ni te cuento. Me puedo imaginar el saborcito, con este vinito. Yo soy de estas que me gusta cojer pan y mojar hasta que me lleno la tripa!

    ResponderEliminar
  6. El gustito dulzón de este plato con su salsa ha de estar para chuparse los dedos.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. ASEGURO QUE ESTÁ RIQUÍSIMA, PUES YO LA ELABORO A MENUDO. uN SALUDITO.

    ResponderEliminar
  8. Carmen, que ricas eran las uvas de moscatel que solíamos comprar en la plaza aquí en A Coruña cuando era pequeño.Desafortunadamente, hoy ya no es posible conseguir por estos lares, tan sabrosos manjares.

    Esta receta que nos has cocinado con cariño es mortal de rica, precisamente hace unos días, hemos comido solomillo ibérico con una salsa compuesta de nata,cebollita y ajo muy picaditos, un poquito de vino de Rueda y queso Roquefort.

    La próxima vez que prepara solomillo ibérico, intentaré prepararlo de esta forma.

    Besos Carmen.

    ResponderEliminar
  9. ¡..Y olé! Que gusto tan especial y con tanta clase pone este vino en un plato así.
    Sin duda exquisito. Tengo que probarlo con las patatas revolconas.
    Besitos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Esta receta tiene que estar de rechupete. Me encanta el vino dulce de Malaga, en casa de mi madre había siempre y me lo daban en ayunas con una yema y azúcar, como reconstituyente jejej, debía ir al colegio más contenta. Cosas de antes.

    Bsss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...