jueves, 7 de abril de 2011

GAMBAS BLANCAS MALAGUEÑAS COCIDAS

 



















Unas gambas malagueñas, sencillamente cocidas, con su puntito de sal y un vinito blanco de la tierra, andaluz bien frio es uno de los mejores aperitivos que podemos tomar.

La escasez de ellas en nuestro litoral, y el hecho de que cuando llegan a puerto los barcos del día, los que salen de madrugada y regresan por la tarde con el mejor pescado y marisco, y nos llegan a la mañana siguiente a nuestros mercados sin conservación química, hace que repercutan estos hechos en el precio; el marisco del dia vale muchísimo más pero la sutileza de su sabor y la posibilidad de ser cosumidos nada más ser capturados merecen la pena.

La gamba de Málaga la gamba blanca, tiene como principal problema su tamaño, prácticamente siempre es mediana o pequeña y cuando aparecen ejemplares grandes lo hacen formando parte de mezclas con los pequeños, éstas son ideales para la plancha.

En Andalucia, la mejor gamba blanca es la de Huelva, la del Atlántico, aunque en la zona del mediterráneo andaluz podemos disfrutar de la gamba blanca, siendo exquisitas y famosas las de Málaga y Motril (Granada).

Las diferencias entre ellas proceden del tipo de alimentación, que varía según la profundidad en la que que habitan, fondos arenosos entre los 100 y 400 metros de profundidad, aunque todas corresponden a la misma especie.

Son animales de hábitos nocturnos, pasan el día enterradas en la arena y realizando sus actividades (alimentándose) desde el atardecer hasta el amanecer.

Son de color rosa pálido y violeta en la región gástrica (debido a su color oscuro y la traslucidez del caparazón), bajo el agua da sensación de ser un crustáceo transparente.

Cuando nos gusta una comida, solemos decir: está para chuparse los dedos; pués bien chupar las cabezas de las gambas de Málaga, no tiene precio, es probar una de las exquisiteces de la naturaleza, es un sabrosísimo concentrado de aromas y sabores marinos.

Cocer las gambas es de lo más fácil, todo el mundo sabe hacerlo, hay quién aconseja refrescarlas después de cocerlas en agua con hielo a fin de que se pelen mejor, queden brillantes y se endurezca la carne; hay quien dice que es un “pecado” ponerles al agua laurel, etc. Yo indico a continuación como se han hecho de siempre en mi casa, en mi familia, pescadores desde épocas remotas (ya lo era mi bisabuelo). Sigo éstos pasos:
Poner una cacerola con abundante agua y sal marina a hervir, dándole el punto de sal del sabor del agua del mar, con una o dos hojas de laurel.
Una vez que empieza el hervor, incorporar las gambas.
Pasado uno o dos minutos (depende de la cantidad de gambas y del grosor de las mismas), comenzará a hervir nuevamente el agua, se podrá observar que las gambas flotarán, justo en ése momento, sacarlas del agua con una espumareda.

Servir y a disfrutarlas.

11 comentarios:

  1. Mi marido las cuece así también pero sin el laurel y cuando se sacan las echa a un recipiente con agua con hielo, las deja unos segundos y las pone en un escurridor. Es verdad que se pelan así estupendamente y quedan muy sabrosas. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que gustazo de gambitas Carmen Rosa , lo que no sabia es lo del hielo que comenta Piligoto, las probaré a ver si se pelan mejor.

    Gracias a las dos.

    ResponderEliminar
  3. Agghhh lo que daría yo por comerme dos de esas...un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ummmmmmmmmmm vete poniendome una tapita el vino ya lo pongo yo.
    Se ven divinas y seguro que estan de muete lentaaaa.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  5. Carmen Rosa, yo me llevo tres de ellas.
    Madre mía que ricas.
    Besazos

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Pero que información más bien dada!!, mira tu por donde, no me acordaba que son noctámbulas.
    Mi padre también es de la mar desde chico, seguro que se conocen tu padre y el mío. ¿Cómo se llama?, para comentárselo a mi padre, mi padre se llama Manolo y en el barco que más tiempo a estado se llamaba "Miguel Angel Ferrer", Aparte de este barco, ha estado en otros.
    Besotes preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Ahhh, que este plato me encanta, yo las cuezo igual y son un vicio.

    ResponderEliminar
  8. Venir a tu cocina siempre es para mi un autentico placer. Descubro de tu mano las maravillas que tenéis en el sur y me encantan...
    estas gambas me las tomaría con un vinito gallego bien frio, por "hermanar" si me lo permites.un biquiño

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo, están para chuparse los dedos y comerlas lentamente, sin prisas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tan simples y tan ricas, verdad??? Un beso!

    ResponderEliminar
  11. En mi tierra a esas gambas las llamamos QUISQUILLA, si no me equivoco y estan deliciosas, nosotros las compramos frescas en los puestos de pescadores de Santa Pola, son de la bahia y estan frescas y muy ricas. Yo si que le doy el toque de agua muy fria despues pero es cuestion de costumbres......lo dicho, muy ricas!!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...