miércoles, 27 de abril de 2011

MANOJITOS DE BOQUERONES EN ESCABECHE Y LA JÁBEGA DE MI ABUELO EN EL MUSEO MARITIMO DE BARCELONA

 



















La jábega es la embarcación pesquera malagueña por antonomasia, con sus dibujos de vivos colores y la presencia de ojos en la proa, con una eslora media de 6 metros y una manga de 1,80, el diseño de su proa y el poco calado la convierten en una embarcación veloz, con ocho remeros, más un timonel con un remo guia o “espailla” (carece de timón) y aunque su nombre procede del árabe “sábaka” (red, enredar, entrelazar), su origen es fenicio.

Hablar de los fenicios es hablar de marinos expertos, en su origen están en las jábegas malagueñas el mascarón o espolón en la proa, sus características y el amuleto del dios egipcio Horus: los ojos; los fenicios adoptaron muchas de las costumbres egipcias.

Los egipcios atribuian al ojo de Horus propiedades mágicas, pintaban los ojos en sus bienes más preciados: los barcos, medios imprescindibles tanto en la navegación en El Nilo, como en el comercio marítimo por el Mediterráneo.

A principios de 1900, mi abuelo Juan Antonio tenía una jábega, el nombre Maria del Carmen (mi abuela). Con ella salía a pescar, sus dos hijos con él desde pequeñitos, ése era su medio de vida; vendió la barca a principios de los años 50, murió en el año 1961. Una parte de él, de mi familia, mis origenes: su jábega, se encuentra en el Museo Marítimo de Barcelona, ubicado en el precioso edificio de las Atarazanas Reales. 



















No tengo palabras para definir los sentimientos que me embarga cuando al visitarla, puedo tocarla, ver todos sus detalles, tal y como la tenía mi abuelo, ya que se conserva intacta. Es realmente emocionante y un orgullo saber que forma parte de la historia malagueña.

Quizás por ello “Mi cocina” sea tan marinera, tan malagueña y tan marenga, por ello el pescado y el marisco sean los productos que más encuentren en mis recetas; procurando seguir con la forma tradicional de mis antepasados de cocinar. Entre ellos el escabeche y qué mejor que unos boquerones malagueños preparados con ésta técnica de semiconserva.

¿Cómo los he preparado?

Limpiar los boquerones despojándolos de la cabeza y las tripas (si se los hace el pescadero estupendo).
Salar al gusto y enharinar (harina de trigo, uso la marca Gallo).
Hacer manojitos: una vez enharinados, sacudir un poco de la harina, colocar un boquerón en la palma de la mano izquierda con la barriga hacia la derecha, el lomo pegado al dedo pulgar; el siguiente boquerón colocarlo al lado, casi encima, con la tripa en la misma dirección y presionar las colas con el dedo índice y pulgar a fin de que se peguen. Así sucesivamente, procurando siempre que sean más o menos del mismo tamaño.
Si los boquerones son grandecitos, de cinco en cinco, si en cambio son boqueroncitos vitorianos (pequeñitos) se ponen unos seis u ocho.
Freir en abundante aceite de oliva, muy caliente. Reservar.
Mientras en una sartén echar un chorreón de aceite de oliva virgen y pochar (sin que se llegue a dorar) dos o tres ajos laminados.
Incorporar una o dos hojas de laurel, un chorreón de vinagre de vino (uso de Jerez), un vasito de agua y azafrán (en su defecto colorante alimentario); salar al gusto y llevar a ebullición durante unos diez minutos aproximadamente.
Añadir una cucharada de orégano y echarlo por encima de los manojitos de boquerones procurando que éstos queden bien empapados.
Consumir una vez que estén frios

¡¡ Disfrútenlos, disfruten de Málaga !!

17 comentarios:

  1. Que bonita la historia de la jábega y tus boquerones uhmmm , un besico grande.

    ResponderEliminar
  2. CARMEN ..me encanta leer estas cosas ..los recuerdos ...los detalles ..la añoranza ..todo hace que cuando la veas sientas que esta a tu lado...eso es muy importante y mas que los visitantes como yo la podamos ver en uno de nuestros viajes y nos acordemos de tu abuelo y de ti ...los boquerones me encantan ...besos MARIMI

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver como nos informas de cosas en una receta: historia, tradición, recuerdos, ... y ese "abanico" de boquerones que nos ofreces y enseñas a confeccionar
    Gracias !

    ResponderEliminar
  4. Qué emoción debe ser conservar algo tan preciado en un sitio donde sabes que la cuidarán, con razón tu cocina sabe a mar, besos.

    ResponderEliminar
  5. Carmen Rosa y cómo ha ido a parar a Barcelona la jábena de tu abuelo?. Desde luego está en perfectas condiciones. Que emocionante!.
    Vayamos a los boquerones, que ricos Carmen, que ricos. Yo a veces los frío así en abanico.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa tu

    Me ha emocionado la historia, que bonito, y que honor , seguro que desde el cielo está encantado de ver que su estimada jábega tiene el honor de estar en un Museo como el de Barcelona

    los boquerones como gustan en casa,....Felicitaciones por todo y mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  7. que alegría poder conservar este tipo de embarcaciones y que sigas pudiendo disfrutar de ella y dar a conocer su historia

    ResponderEliminar
  8. Carmen Rosa, yo he estado en el Museo Marítimo y he visto esta jábena lo que no sabia es que era de tu abuelo, la próxima vez que vaya, y voy mucho, la veré con más detalle y preguntaré la historia.

    ResponderEliminar
  9. Preciosa entrada, y que orgullo debes sentir, mi padre vendio su barca cuando se puso enfermo, murio con 57 años, pero sabia que ya no la podria utilizar y la vendio, espero que la de tu abuelo se quede mucho tiempo para que puedas verla, un besote cielo
    Por cierto los boquerones divinos, los probare esta semana que me voy pa Malaga

    ResponderEliminar
  10. que bonita barca...y un orgullo para ti que todo el mundo vea algo tan importante de tu familia..
    felicidades..
    esos boquerones me han cautivado..que ricos..
    un beso!!

    ResponderEliminar
  11. Una historia familiar, un bonito recuerdo y puedes estar orgullosa de tener antepasados que te traen tantos recuerdos buenos.
    La receta muy original e interesante! Me gusta la idea de boquerones en manojitos!
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Hace mucho tiempo que no voy al Museo Marítimo y cuando vaya la próxima vez tengo pendiente de ver la jábega de tu abuelo. Para ti ha de ser muy emocionante saber que se conserva igual, seguro que te trae gratos recuerdos.
    Fritos es como más me gustan los boquerones, aunque en escabeche no los he probado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Buena receta y mejor historia!!estarás muy orgullosa de ver la barquita de tu querido abuelo en un museo. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Que post tan bonito ,desde luego que tiene que ser emocionante poder tocar la barca con la que pescaba tu abuelo y que este conservada en tan buen estado.
    Si algun dia voy al museo me acordare de ti cuando vea la barca.
    Los boquerones divinoooooooooos.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  15. Los boquerones genial, Carmen, y qué bonito recuerdo esa jábega! Feliz finde!

    ResponderEliminar
  16. ¡Olé por tu abuelo y por los boquerones!
    UN BESO,
    Víctor

    ResponderEliminar
  17. Hola,aunque me dedico a la reposteria tambien me encantan las recetas saladas y esta tuya tiene que estar bueniiiiisima, ademas de ser tan malagueña..
    Un beso
    Paloma
    http//chocolatmalaga.blogspot.com

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...