jueves, 28 de julio de 2011

PECHUGA DE POLLO EN SALSA DE DURAZNOS CON AROMA DE RON AÑEJO



























En los primeros años del siglo XX, el banco de Amberes (Bélgica) crea una compañía llamada Compañía de los Ferrocarriles Suburbanos.

Uno de los múltiples proyectos de la compañía era unir Málaga con Granada a través de la costa y subiendo por Velez Málaga, debido a la guerra no se llevó a cabo, sólo llegó hasta Ventas Zafarraya .

Mis abuelos paternos trabajaban en dicha compañía, eran guardarailes del paso a nivel de la barriada malagueña donde nací, El Palo, con el tiempo algunos de mis tios y mi padre, empezaron a trabajar en Suburbanos.

El tren de vapor que salía de Málaga, se desplazaba junto al mar, camino de Vélez y llegaba hasta Ventas de Zafarraya, en cuya estación trasladaron a mi padre, durante unos meses a principio de los años 50, siendo a final de ésa década cuando pasó a ser conductor de autobuses Suburbanos, en la misma compañía, en la línea Málaga-Periana.

Era un autobús de la marca Pegaso, pintado en amarillo, que hacía el recorrido de 60 Kmts. en más de cuatro horas, paradas incluidas prácticamente sin tráfico, siguiendo la linea de costa hasta Torre del Mar y a partir de Velez hasta llegar a Periana, a través de carreteras estrechas que serpenteaba entre un vergel de olivos, vides, encinas y melocotoneros, maravillosos paisajes. Llegaba al atardecer, hacia noche en la única pensión y volvía a salir de madrugada; así año tras año.

Yo hacía el trayecto de pie, en la escalerilla de subida del conductor, agarrada al asiento, disfrutando del paisaje y orgullosa de mi padre, a quien todo el mundo quería y saludaba.

Debido a las escasas y dificiles medios de comunicacion mi padre era un lazo de union para todo el mundo, con la capital malagueña; por su forma de ser y su caracter tan abierto, cariñoso y amable nunca tenía un no para nadie.

Periana se encuentra en la ladera de la Sierra Alhama a 500 metros sobre el nivel del mar, donde imperan sus casas pintadas de cal, con un blanco reluciente , sus calles estrechas y sus plazas repletas de sombras invitan al paseo y que no han perdido la reminiscencias de los pueblos blancos de la Axarquia malagueña.

Periana está unida a la memoria de mi padre y gracias a él, valoro sus productos, para mi (con todos los respetos) las mejores uvas moscatel, el mejor aceite y los mejores melocotones (duraznos como se les llama) son los de Periana.

De su aceite suelo hablar en “Mi cocina” con mucha asiduidad, ya que lo uso con frecuencia; Olivos centenarios, de la variedad verdial, de color verde intenso, cuyo nombre dio lugar a los populares fandangos conocidos como “verdiales”

En cuanto a los melocotones, quizás los más sabrosos del mundo, los “duraznos” de Periana, este aterciopelado fruto de carne prieta, su olor, su sabor y textura es realmente excepcional; pese al extendido reconocimiento del que disfruta, es curioso que fue introducido hace aproximadamente doscientos años por un vecino del pueblo apodado “El Rojo” que fue a Argentina a visitar a un familiar, trajo plantones de este árbol, sembrándolos en la finca de los “Altabacares”; la benignidad del clima, la fertilidad de la tierra ayudó que su producción se extendiera por la zona.

El último fin de semana de cada mes de Julio, se celebra el día del melocotón “durazno”, por lo que quiero homenajear a ése pueblo tan unido a mis recuerdos y a los de mi familia con ésta receta.

¿Cómo la hice?

En una cacerola plana poner un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra, verdial, de Periana.
Dorar las pechugas de pollo, salándolas previamente y reservar.
Pelar los melocotones, quitar el hueso y partir en dos mitades, dorarlos en el mismo aceite y reservar.
Pochar una cebolla y dos dientes de ajo muy picaditos, dorándolos sin que se lleguen a quemar y volver a colocar las pechugas en la cacerola y mezclar.
Retirar del fuego, regar con ron añejo (usé ron Varadero, cubano) y flambear.
Volver a poner en el fuego una vez apagada la llama y agregar caldo de pollo (usé caldo del puchero, pueden ver mi receta en el buscador o primeros platos) hasta cubrir la carne y dejar hervir unos minutos.
Retirar el pollo y pasar por la minipimer la salsa junto con uno de los trozos de melocotón hasta que quede sin grumos.
Echar el pollo y los trozos de melocotón en la cacerola, llevar a ebullición y a dejar cocer a fuego lento durante veinte minutos, hasta espesar la salsa al gusto.
Probar de sal.
Servir con los trozos de “duraznos” .

Como guarnición aconsejo unas patatas fritas o como en ésta ocasión un arroz frito tres delicias (pueden ver mi receta en el apartado de recetas chinas o arroces)

¡¡ Disfruten de Málaga y buen provecho !!

11 comentarios:

  1. Este fin de semana voy a Fuengirola a la fiesta de la cerveza, asi que voy a disfrutar de tu Malaga. La receta es estupenda, un contraste de sabores exquisito. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hija de mi vida, menudo plato has preparado. Que combinación de sabores más apetecible, creo que tanto con patatas fritas como con el arroz tres delicias, va perfecto.
    Mira que tienes imaginación, eres sorpendente.

    biquiños guapetona

    ResponderEliminar
  3. Con ese nombre, esos ingredientes y esta fotografía....quien se resiste?

    ResponderEliminar
  4. Aquí estoy yo.
    Me encanta como escribes, ya te lo he dicho, a que si?.
    Me devuelves a la niñez, aunque no sean los mismos recuerdos. Pero me devuelves a ella, eso seguro.
    Estas pechugas con los duraznos, tiene que estar exquisita por la combinación de sabores. Tengo que probarla.
    Ya te cuento.
    Besazos

    ResponderEliminar
  5. que rica la combinacion de ingredientes por los sabores tan diferentes, muy buena.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que recuerdos mas bonitos de niñez y lo que se disfrutaba entonces.
    La receta estará riquísima.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la historia y por la receta, la he publicado en mi blog de Periana y Pedanías con la intención de que conozcan tu blog en la zona de Periana y te sigan desde todos los puntos del mundo.

    Un abrazo y gracias por todo.

    Tengo mucho interés en tener más fotos del ferrocarril en la zona de Periana, si localizas alguna hazmelo saber a través de mi correo electrónico perianaysuspedanias@gmail.com

    ResponderEliminar
  8. Bonitos recuerdos y deliciosa receta, Carmen! Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Yo no sé cómo te quedaría el plato, pero la salsita que se ve me está llamando.
    Como ya te he dicho algunas veces, me encanta todo lo que cuentas antes de las recetas, y me emociona y te agradezco esos recuerdos que compartes. Me gusta leerte cuando ya me quedo sola por las noches en el salón, por eso aprovecho hoy para leer todo lo que tenía atrasado.
    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  10. Que bonito Malaga y toda su costa!! Me gusta mucho esta receta tiene q estar deliciosa, besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...