miércoles, 2 de noviembre de 2011

CROQUETAS DE JIBIA (SEPIA)



























Cocinar en un mundo de prisas, donde las tecnologías acaparan buena parte de nuestro, tiempo es complicado, la facilidad de encontrar comidas preparadas ayudan a aquellas personas que suelen decir “no tengo tiempo para cocinar”, aunque el hacerlo sea una actividad sumamente placentera, en muchas ocasiones no es nada complicado, no necesariamente se necesita mucho tiempo ya que todo es cuestión de organizarse y ante todo es mucho más barato y sano que los platos precocinados que cada día tienen más adeptos en las grandes superficies. Es cuestión de prioridades.

De hecho, poco a poco mucha cocina tradicional se va perdiendo, pero igual que mi generación recordamos con cariño los platos preparados a fuego lento, con paciencia y con productos naturales, por nuestras madres; esos pucheros, los potajes, las recetas, las croquetas, etc. yo espero y deseo que nuestros hijos, la juventud de hoy en día tengan el recuerdo de las comidas de antaño

Animo a dedicarles un poquito de tiempo, a hacer croquetas en casa, tener siempre congeladas a mano, pero caseras.

Cuando me pongo manos a la masa, yo misma me digo: “Ya estoy croqueteando” y no es que sea Doña Croqueta, famoso personaje de principios de los ochenta “Doña Cocleta” que hizo famoso Simón Cabido, con su acento “inglés” y su famosa y floreada indumentaria, ni por supuesto Goya (Beatriz Carvajal), personaje de “La que se avecina” que su especialidad en la cocina es hacer croquetas, pero sí he de reconocer que no pueden faltar en “Mi cocina” y que he llegado a adquirir con la practica, especializarme en la técnica culinaria de “croquetear”.
En ésta ocasión las hice de jibias.

¿Cómo las preparé?

En una cacerolita con agua poner a cocer los trozos de jibia (en ésta ocasión las hice con las aletas y las patasm una buena forma de aprovechar la parte más dura del animal y que no uso cuando las troceo para la plancha, la jibia en salsa, o los trozos fritos), salándola al gusto.
Llevar a ebullición, espumerear y dejar unos quince o veinte minutos, o hasta que esté blandita.
Picar en trozos muy pequeñitos una cebolleta (cebolla fresca) y reservar.
Sacar la jibia, reservando el caldo y picarla en la picadora.
Poner en una sartén un chorreón de aceite de oliva virgen y pochar a fuego lento la cebolla sin que se llegue a quemar.
Añadir la jibia, una cucharada pequeña de nuez moscada y mezclar bien con la cebolla y agregar harina dejándola tostar sin parar de remover durante dos minutos.
Echar un vaso del caldo de cocer la jibia y dos vasos de leche, mezclando bien todo el conjunto, removiendo con una espátula de madera hasta que la masa no se pegue en las paredes de la sartén.
Dejar que enfríe y repose la masa (dos o tres horas) a temperatura ambiente.
Darle forma a las croquetas, pasarlas por huevo batido y posteriormente por pan rallado.
Freir en abundante aceite muy caliente ( así se formará una capa dorada, fina e impermeable de tal manera que no puede entrar aceite en su interior, pero quedarán crujientes y doradas exteriormente, por lo que aconsejo freidora).

¡¡ Buen provecho !! Ya saben: manos a la masa y disfruten de la cocina.

9 comentarios:

  1. Carmen Rosa, hice unas croquetas de pulpo hace un par de años y en casa nos chpamos los dedos, pero de jibia y hechas de este modo... me las llevo!!!!
    Por cierto, coincido contigo. Para mí no es cuestión de falta de tiempo, porque tú y yo trabajamos y, sin embargo, cocinamos, congelamos y tan a gusto que nso quedamos. Es cuestión de gusto. Quien no quiere molestarse, buscará cientos de excusas para decir que hacer eso llevará mucho tiempo y no es así. Generalmente cocino en 20 minutos. Me esmero en algunas cosas, pero mis comidas de a diario no me llevan más de 20-30 minutos y comemos sano y de rechupete.
    Un besoteeeeeeee

    ResponderEliminar
  2. Que buenas tienen que estar me las anoto para probarlas, ya que me gusta hacer croquetas de diferentes sabores.
    Muxus

    ResponderEliminar
  3. Hoy he comprado dos jibias para hacerlas en salsa de almendras, la lástima es que las aletas y las patas las he puesto en una cazuela de arroz que hemos comido hoy, sino las hubiese aprovechado para hacer estas deliciosas croquetas. Como siempre te han quedado geniales. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón. A veces la falta de tiempo no es una excusa para comer cosinas ricas y caseras. las croquetas tienen que quedar muy ricas de esta manera. Me gustan, besinos.

    ResponderEliminar
  5. Vaya nos pusimos de acuerdo para croquetear jajaja
    Las de jibia me encantan, será porque vivimos tan cerca del mar????
    Ah y me encanta que la llames jibia en vez de sepia jajaja
    Saluditossssssss

    ResponderEliminar
  6. Pues nunca las he probado de jibia, se ven bien ricas. A mí, la verdad las croquetas es un plato que se me resiste un poco en la cocina, tengo que practicar más.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  7. Qué buenas, menudo aperitivo de lujo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues debe ser que yo no soy croquetera, porque me salen ricas, pero esa forma, tan bonita, como que no.
    Y de jibia, no se me hubiera ocurrido. Y se ven ricas o sea que catándolas la pera.
    Besazos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...