viernes, 18 de noviembre de 2011

SALMONETES DE ROCA AL HORNO














No existe un pescador que no sea un enamorado de la mar.

Los cazadores-recolectores ante-neanderthal del Paleolítico Inferior, que vivían en nuestras costas mediterráneas utilizaban recursos marinos, nuestros antepasados pescaban, es decir atrapaban peces sirviéndose de arpones y anzuelos. Ya entonces se recolectaban mariscos y crustáceos para comer o hacer collares y adornos aprovechándose sobre todo de las mareas; transcurrirían milenios para que las primeras embarcaciones surcaran los mares.

La mitología llena de misterios, decía que todos los dioses y las criaturas del mundo nacieron del océano que circunda al mundo y que "Thetis" fue la madre de todos (mitología griega).

El mar ha sido conquistado a través de los siglos por el hombre, para alimentarse, para viajar y también empujados por la curiosidad de ver sus paisajes y sus secretos profundos, que lo llevó a crear la indumentaria necesaria que nos permitió a partir de principios del siglo XVIII poder explorar esos secretos que se escondían en sus aguas.


Empezar a bucear fue para mi todo un reto, por primera vez buceé en apnea (bucear respirando por un tubo y practicar la inmersión reteniendo la respiración) en el año 1999, dos años más tarde obtuve la titulación (SSI) para bucear con botella de aire comprimido.

Bucear suspendida en el mar es abrir una ventana al mundo submarino, ver sus tonos y contrastes sin igual, vida y paisajes de indudable belleza, es poder estar en otra dimensión.

En las costas malagueñas existen lugares donde aún desde la orilla podemos deleitarnos con una flora y una fauna realmente espectacular; fondos de arena, praderas de poseidoneas, preciosas algas de varios colores y formas, piedras y chinorros blancos, extensiones de rocas habitadas por erizos y anémonas, roqueos repletos de vida, jibias y pulpos, bancos de boquerones, de jurelitos, de salemas, sargos, castañuelas, doncellas, rascacios, de vez en cuando un robalo (lubina) entre las lisas y entre muchas más especies: salmonetes.

El salmonete es un pez precioso, de una librea fantástica en la que se combinan armoniosamente varios colores que van, desde el amarillo hasta el rosa, pasando por tonos violetas, morados, marfil, naranjas, marrones; aunque predomina, sobre todo los que se ven en los mercados el color rojo.

El color rojo del salmonete se consigue escamándolo, sobre todo recién pescado,

Es abundante en nuestras costas dos especies, la de roca, el más común y más típico, y el salmonete de fango, que se reconoce por su menor tamaño, su escaso colorido que tiende al gris, su peor sabor y mayor abundancia de espinas.

Me gusta obsevar cuando buceo la forma de comer del salmonete, en una constante peregrinación, en pequeños grupos, y con sus dos sensibles barbillones o “bigotitos” hoza en el fondo marino, detectando pequeños organismos, es entonces con movimientos continuos cuando cava su hocico en el lecho arenoso y obtienen minúsculos crustáceos que le sirven de alimento.

El salmonete de roca se pesca con trasmallos y el de fango con artes de arrastre.

Fácil para mi poder distinguir uno de otro en el mercado; en ésta ocasión dos hermosos ejemplares de roca, malagueños, que tal y como lo preparé hizo que llegara a nuestra mesa con todo el sabor del mar; francamente el sabor y la textura era prácticamente la misma que la de una langosta, que el del marisco más exquisito, todo un manjar de la costa malagueña: un hermoso salmonete.

¿Como los hice?

Quitarle las escamas (lo suele hacer el pescadero), dejándolo entero, incluso con las visceras.

Precalentar el horno a 180º C

En una fuente especial para hornear echar un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra.

Salar el pescado al gusto, colocarlo en la fuente y bañarlo con aceite de oliva.

Meter en el horno unos quince o veinte minutos dependiéndo del tamaño.

Sacarlos del horno y colocar rodajas de limón alrededor del pescado y volver a introducirlo en el horno un minuto.

Servir salseándolos con el jugo que han soltado.

Simple y sencillamente, hay que disfrutarlos.

Hace unos años le pedí a mi suegro me pintara la jábega de mi abuelo, la Mª del Carmen (la real está en el Museo Maritimo de Barcelona), saliendo del mar, en la orilla, casi en el rebalaje de El Palo (barriada malagueña donde vivió y pescó), con Málaga al fondo, sin los jabegotes, sin mi abuelo. El cuadro, con un mar de levante en calma, con un poco de magón y la jábega a la deriva, quizás después de haber sacado el copo con algún que otro salmonete entre sardinas, boquerones, jureles.......está colgado en mi casa.

Gracias a mi suegro disfruto viendo ésta marina y recordando las costumbres de mis antepasados, la pesca.

13 comentarios:

  1. Que ricos sencillos y sano me gusta mucho como te han quedado besos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.

    Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.

    Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web de
    cocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchef
    para darse a conocer.

    Para suscribirse a Ptitchef vaya a
    http://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o en
    http://es.petitchef.com y haga clic en "Anade tu blog " en la barra la
    parte superior.

    Atentamente,

    Vincent

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los salmonetes y esta receta debe estár tan buena como sencilla es...
    Un saludo.
    Pilar "Padawan"

    ResponderEliminar
  4. Buceas?, que ilusión niña. Me encantaría hacerlo.
    Me encanta el fondo marino.
    Y me encantan estos salmonetes de roca, a los cuales yo tampoco les quito la tripa.
    Ricos de verdad.
    Vamos a ver...cuántos cuadros tienes?, tu suegro es todo un artista.
    Besazos

    ResponderEliminar
  5. Ufffffffff, echaba de menos leerte, Carmen Rosa. Siempre se aprende un montonazo. Me das una envidia con lo del tema del buceo. A mí el mar me encanta, pero el buceo me da respetillo y por eso no me he terminado de animar.
    Ustedes, en Málaga y Andalucía en general, tienen nombres para los peces más similares a nosotros en Canarias. Mi padre disfrutaría leyéndote, porque sabe más de peces que un biólogo marino. Ya te digo.
    Coincido con lo lindos que son los salmonetes y... qué ricos están!!!!! Si hay algo que siempre me ha gustado es comer unos salmonetes fritos, con una ensalada y una cervecita fresca. Y si quedan (raro, raro...), al día siguiente, croquetes de salmonete. Un manjar de dioses!
    Por cierto, si vuelves a pasarte por mi blog, verás que he añadido la cazuela malagueña... Faltaría más!. Estas son las cosas que me gustan que me digan para aprender.
    Un besote preciosa

    ResponderEliminar
  6. Que lujo para el paladar estos salmonetes que nos presentas, y como explicas tu muy bien, si son de roca, son mucho mas sabrosos, y con este color intenso si se entiende un poco de pescado se distinguen a lo lejos, yo también suelo comer salmonetes con mucha frecuencia, más en esta época que en nuestro mercado de Málaga los hay de muy buena calidad y a unos precios muy razonables.
    Que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Los salmonetes de roca se ven fantadticos pero ese bocata de calamates me ha dejao sin sentio ummm por uno matoooo.
    Bicos mil y feli finde wapa.

    ResponderEliminar
  8. Carmen, que ricos,!!!!! sabes? justamente tengo una receta de salmonetes para subir este fin de semana.Nunca los habia probado,y hace unos dias se me ocurrio comprarlos, me encantaron!!, Estos tuyos estan diciendo comeme,!! que buenos!!!, a ver que te parece mi receta cuando la suba,,, un bikoo!!!!! y como siempre ENHORABUENA ,,por la receta y la entrada!

    ResponderEliminar
  9. Ains que ricoooosssss. Tu tambien sufres el instituto semipresencial? Pero es una moda o que??? yo es que flipo!!!!! Mi hijo va sólo los martes y los jueves, de 5 y media a 9 y media, igualito que en mi época!!!!!!! Los demás dias, trabajitos que les mandan los profesores via internet, vamos vamos, y to el santo día dando la varaaaaa

    ResponderEliminar
  10. Esos salmonetes tienen una pinta que se comen con los ojos,
    En general todos los peces de roca tienen un sabor impresionante súper intenso a mar.
    La presentación con el limón muy buena . con esta recela y el bocata de calamares frito yo ya boy comido.
    Gracias por tus recetas.

    ResponderEliminar
  11. Los salmonetes me encantan y esos que has cocinado los quiero para cenar.
    Sabes esa jabea la he visto yo en el Museo Marítimo, y es una preciosidad.

    ResponderEliminar
  12. Las recetas sencillas suelen ser las mejores.
    Hay que ver que bien pinta tu suegro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. como se nota leyéndote que amas el mar :) esos salmonetes no necesitan más historias, perfectos, los has preparado perfectos :)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...