martes, 24 de julio de 2012

ROBALO O BAILA FRITA




La mar en calma, como decimos los malagueños: como un plato; el agua caliente, vamos “caldito del puchero” y ésa bruma de levante que levanta taró por la mañana temprano, el cielo grisáceo deja escapar algunos rayos de sol, el mar de un color celeste pálido que nos invita a que con unas simples aletas y nuestras gafas de buceo, a adentramos desde la orilla, junto al roqueo, nuestro roqueo, aquel desde donde entré por primera vez, donde me enseñastes a disfrutar de la mar, donde me descubristes ésa maravillosa sensación de presenciar las maravillas de los fondos marinos malagueños.

El agua corre por mi piel, sintiendo las corrientes y las cálidas termoclinas me deslizo suavemente unos pocos de metros, casi sin darme cuenta me sumerjo y me siento como una sirena durante breves instantes, salgo y expulso con fuerza el agua del tubo por el que respiro.

Tras ésa primera impresión, me calmo y miro, entre las algas, picoteándolas, comen hermosos sargos, entre ellos tres sargos “soldados” preciosos, entremezclados con un gran número de grandes salemas, les mira atónito un pulpo desde su tana horadada a los pies de una  cercana roca, a su alrededor unas descaradas “viejas” (gobios) ( intentando “picarle”, sin miedo, me llama la atención una de gran tamaño de cabeza negra y cuerpo rojo carmín, que sin querer le resta vistosidad a las coloridas doncellas, pintadas de verde esmeralda, azul topacio, amarillo limón…dignas de la mejor paletas de un gran pintor; las julias más discretas desparasitan a un precioso serrano de rallas marrones como si fuese su cuerpo un óleo de Picasso, que se deja mimar y cuidar totalmente inmóvil a media agua.

A unos doscientos metros de la orilla me veo rodeada por un banco enorme de pequeños jurelitos, casi los puedo tocar y ellos con curiosidad me miran, me miran mis ojos, están a escasos centímetros de mi cara, bajan, vuelven a subir, me rodean……y se pierden en la lejanía, en ése amplio mar, en ése azúl inmenso que parece no tener fin, que puedo ver a mi alrededor; miro hacia abajo y a diez o quince metros, el fondo, arena blanca, sólo arena dibujada como si de un desierto con sus dunas se tratara, salpicada de vez en cuando por alguna concha marina y pequeños grupos de salmonetes hurgando y buscando su alimento.

Vuelvo hacia la orilla y pequeños grupos de chanquetes, un banco de boqueroncitos vitorianos, un pequeño grupo de lisas, entre ellas un robalo o una baila (en Málaga los marengos no le dicen lubina, el robalo es el macho, la baila es la hembra) pasan a mi lado rápidamente, dejando atrás un pequeño grupo de herreras.   Me dirijo aleteando con suavidad a los roqueos de la orilla y resguardados de las corrientes, miles de pequeñísimos peces, puntitos que casi no se distinguen en la oscuridad de las oquedades.
Algas de diferentes formas, verdes, amarillas, marrones que como hojas de cualquier bosque movidas por el viento,  se mecen elegantemente por las corrientes marinas, acariciando los “morcillones” (mejillones), al mismo compás que las anémonas y los espirógrafos, dejándose ver los cohombros y algún que otro centollo que pasa a la carrera con las pinzas amenazantes entre los erizos negros, morados y marrones.

Una explosión de vida, de color.  No se trata de otro mundo, es éste, es aquí, es la costa malagueña…
Ese mundo en el que me “sumergistes” de tu mano, de ésa mano a la que me aferré en mi vida, esa mano de la que me llevas, la mano que me guía, esa mano amiga a la que me agarro y a la que me uno a ti con fuerza, con todo mi cariño.

Hoy, no podía dejar de subir una receta marinera.   He preparado un robalo o una baila de nuestras costas (no me gusta decir salvaje, aunque también se encuentran en nuestros mercados de piscifactorías), de una forma sencilla y fácil,  en la que se puede apreciar su fina carne y su sabroso sabor a pescado.

¿Cómo la hice?

Limpiar la lubina quitándole las tripas, descamándola y abriéndola por la mitad (se le puede pedir al pescadero que lo realice).
Enjuagarla bien y salar al gusto por ambos lados.
En una sartén antiadherente echar un chorreón de aceite de oliva virgen extra (uso actualmente de Riogordo, malagueño) de forma que cubra todo el fondo y una vez caliente poner el pescado boca abajo, dejándolo hacer durante unos diez minutos aproximadamente (depende del grosor del mismo) o hasta que veamos que esté doradito.
Dar la vuelta y dejar “freir” unos cinco minutos, hasta que comprobar que está hecho, con cuidado de que no se haga demasiado y quede seco.
Emplatar, quitar con sumo cuidado la espina central, y las raspas más grandes que se vean a simple vista, echar el aceite de la sartén por encima y un buen chorreón de limón.

¡¡ Solo hay ya que disfrutar de la mar !!

Para mi marido con todo mi amor.

6 comentarios:

  1. Hola CarmenRosa lo primero es darte las gracias por suscribirte a mi blog. No conocíca tu blog ( perdone que la tutee)y me hecho miembro solo con leer su último post. Preciosas palabras dedicada a tu marido.
    Mientras estaba leyendo me han entrado unas ganas de sumergirme en el mar, bueno y un hambre terrible al ver las fotos.
    Recetas muy malagueñas que me encantan, más de una me la voy apuntar.
    Lo dicho me quedo sin dudar, haces un gran trabajo, y gracias por compartir tus recetas.
    Un cordial abrazo de una paisana!!!

    ResponderEliminar
  2. Mira Carmen Rosa te voy a contar una anécdota que te va a hacer gracia, un día mi marido fue a pescar (llevábamos poco tiempo en Almuñecar) y llega muy contento y me dice: te traigo un róbalo. Yo lo miro y me enseña el pescado. Y le digo eso es una lubina. No veas la discusión en casa ja, ja.
    Cuando lo sacó del agua un pescador de toda la vida de aquí le dijo lo del róbalo y me lo defendió a muerte.
    No hubo manera de entrarle en razón. ( Yo eso del róbalo no lo había oído en su vida)
    Así que nos lo comimos en silencio cada uno, muy convencido que el contrario estaba equivocado.
    Ya le he llamado para que te lea, y nos hemos dado la mano en son de paz, nos has dado la razón, agacho la cabeza y le perdono.
    Ja, ja. perdóname si me he extendido demasiado pero te juro que todo lo que te he contado nos ha supuesto muchas discusiones....
    Un beso princesa marenga de los mares, siempre aprendo contigo.!

    ResponderEliminar
  3. No sabia de ese nombre pero vamos da igual un pescado riqísimo y bien fresco de tus costas no necesita mucha ornamentació para disfrutarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. que curioso, se ve de lujo. esto con algo frio de beber y ue bueno.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Siendo un pescado tan fresco cuanto más sencilla la receta mejor se aprecia su sabor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Con esta forma de describirlo se me van a quitar las ganas de volver a bucear, ja, ja,ja lo haces a la perfección así que yo me quedo en el sofá y tu me vas describiendo las inmersiones ja,ja,ja. Del róbalo que te voy a decir... exquisito. Buena dedicatoria. Saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...