lunes, 25 de marzo de 2013

LECHE FRITA CON AROMA DE NARANJA



Por más que he intentado comprobar el origen de éste delicioso postre, he llegado a la conclusión de que el lugar de procedencia coincide curiosamente con los sitios donde cada vez que visitaba por motivos profesionales los encontraba en las cartas de los restaurantes, como postres caseros, me refiero concretamente al Norte de nuestro país.


Se cree que surgiría como una forma de aprovechar el exceso de leche, al igual que por el mismo motivo, conservación y aprovechamiento, se preparaban las cuajadas, los quesos, la mantequilla o los múltiples postres caseros, entre ellos la leche frita, uno de los más conocidos y tradicionales tanto del Pais Vasco, Cantabria, Asturias y la zona de Castilla y León. 


Si mi memoria no me falla, la primera vez que lo probé fue en Valladolid en mi primera visita a tan histórica ciudad, tuvo lugar en un estupendo restaurante ubicado en la Plaza Mayor en el año 1978, entonces pensé ¿Cómo se puede freir la leche?.

Aquella cena con los distribuidores de la empresa donde yo trabajaba quedó totalmente eclipsada (a excepción del postre) por la visión de tan monumental Plaza, cuadrada y porticada sobre columnas.  

Valladolid, es una ciudad realmente preciosa, no es de extrañar que Carlos I decidiera hacer de ella la capital del Imperio español (desde 1601 a 1606) y que Cervantes viviera y escribiera allí parte de la mejor obra de nuestra literatura, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.


Curiosamente la Plaza Mayor de Valladolid fue plaza de mercado y escenario de celebraciones populares, como el Viejo Coso taurino, donde los antiguos palcos hoy en día están habitados.   En Valladolid, vivió Cervantes y quizás allí escribió parte la mejor obra de nuestra literatura, El Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.


Ingenio gastronómico que no les faltaba a nuestros antepasados a la hora de realizar recetas, a la hora de conservar alimentos y aprovechar los recursos de la naturaleza…de inventar tan riquísimos postres, como la leche frita….


Nunca me había atrevido a prepararla, de vez en cuando me llega el “miedo escénico” del acabado final, el ¿seré capaz? que solemos tener quienes nos adentramos en los fogones con  algunas recetas o técnicas hechas por primera vez.   Y ésta era una de esas ocasiones, hasta que vi el PASO A PASO de mi amiga REME, magnifica bloguera, estupenda cocinera malagueña y bellísima persona.  Gracias Reme, por éste empujoncito...


Este fin de semana pasado me decidí a prepararlo, pero cambiando los ingredientes que le dan aroma al postre, en vez de limón, lo hice con naranja y como apreciarán la inexperiencia contribuyó a que estéticamente no me quedaran demasiado bien, aunque he de decir que al natural y desde otro prisma se aprecia perfectamente la forma de "flor" de cada trozo.


¿Cómo lo preparé?  


Ingredientes:


Medio litro de leche, 80 gr.de Maicena, la piel de una naranja (procurando que no tenga la parte blanca), 80 gr.de azúcar, una rama de canela, harina de trigo (para empanar), dos huevos medianos, aceite de oliva suave (para freir), azúcar y canela molida (para rebozar).


Los pasos que seguí:


En un vaso de leche fría diluir la maicena.

Mientras endulzar el resto de la leche con el azúcar y ponerla a cocer, con la piel de la naranja y la canela llevándola a ebullición y retirándola del fuego dejarla un rato para que se infusione.

Retirar la cáscara de la naranja y la rama de canela.

Poner nuevamente el cazo en el fuego y cuando comience a hervir, echar el vaso de leche donde se ha disuelto la maicena, removiendo para que espese durante un minuto y apartar del fuego.

Echar la leche en un recipiente rectangular que esté húmedo (así conseguiremos que se despegue fácilmente cuando haya que desmoldar), dejarlo enfriar y meterlo en el frigorífico (aconsejo de un día para otro, así cogerá más cuerpo).  

Una vez desmoldado hay que cortarlo en trozos, lo más habitual es darle forma cuadrada o rectangular yo usé unos moldes de hacer galletas en forma de flor (se pueden realizar del tamaño y forma que deseen).

Echar en un recipiente la harina de trigo y en otro batir los huevos.

Emborrizar cada trozo primero en harina, pasarlo por huevo batido y freírlos en abundante aceite caliente.

Una vez dorados los trozos por ambos lados, pasarlo a un plato con papel de cocina, a fin de que absorba el aceite.

Colocar en un plato azúcar con canela y rebozar los trozos, o bien espolvorear el azúcar y la canela por encima.

Un riquísimo postre, que pensándolo bien viene a ser unas croquetas dulces, unos trocitos de una bechamel dulce, de color dorado, con una textura cremosa y consistente, una delicia para el paladar

Málaga tiene algo en común con la antigua capital española, con Valladolid, y es que la catedral de ambas ciudades no etán terminadas.   A la Catedral malagueña la llamamos “La Manquita”, La Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación es un grandioso templo, una de las joyas renacentistas…inacabada; le falta una torre.   Pues bien,  a la Catedral de Valladolid, la llaman “La Inconclusa”, en el proyecto inicial del siglo XVI estaba concebida con cuatro torres y el proyecto de la obra quedó sin terminar, nunca se realizó la planta trazada por Herrera, debido principalmente a la falta de recursos económicos.

10 comentarios:

  1. muy rica me encanta la leche frita bssss

    ResponderEliminar
  2. Llevo un montón de tiempo diciendo que voy a hacer leche frita, (nunca la he preparado), el toque de naranja me encanta.
    Anoto la idea.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. A mi me encanta la leche frita, te ha quedado con un aspecto estupendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un postre que en casa encanta!!y a ti te quedo barbara¡¡¡quien se resiste a algo tan rico¡¡y es que la veo y babeo uumm...Besos

    ResponderEliminar
  5. Que receta tan rica!! con el hambre que tengo a estas horas y viendo estas exquisiteces! ;D
    un saludo y feliz semana

    ResponderEliminar
  6. adoro las recetas tradicionales!! no me canso de verlas!

    ResponderEliminar
  7. Carmen Rosa, que abandonada te tengo, menos mal que puedo seguir lo que publicas al menos por facebook.

    Yo también he hecho la leche frita de Reme, es una auténtico manjar. El toque que le has dado de naranja seguro que es riquísimo.

    Mis leches fritas las publicaré mañana seguramente.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Aunque a mi padre todo lo dulce le perdia, este postre era uno de sus favoritos, en casa recuerdo que no se le llamaba leche frita, sino pastelillos de gloria, figurate !!!! mi madre lo bordaba, pero yo nunca pude probarlo, me daba no se qué, y el otro dia estando con amigos, uno de ellos bajo al bar donde estabamos una bandeja llena gluuppp, y por no quedar mal con el , lo probe y me quede "flipá" jajajaja que rico por dios, pobre de mi pobre madre, cuantas veces me dijo, si no lo pruebas no sabrás si te gusta!!! pues si, si no se prueba nos perdemos durante muchos años cosas tan exquisitas como la que tu nos traes hoy. Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen:

    Parece que me leeras el pensamiento, la leche frita es uno de mis postres favoritos, no quiero imaginarmelo con el toque de manzana.
    Besicos

    ResponderEliminar
  10. El origen de las cosas tradicionales es algo curioso porque todo surge de la necesidad, me gusta mucho. Tu leche frita tiene una pinta fantástica!

    besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...