jueves, 4 de abril de 2013

LEMON CURD (CREMA DE LIMON)



Año 1969, fue entonces cuando la conocí, quizás ella contaba con unos setenta años, era una mujer alta, esbelta, muy elegante, con cabellos blancos, peinaba una corta melena ligeramente rizada, ojos azules y dulce sonrisa, con una voz suave, tenue y agradable.


La recuerdo en su jardín, cuidando esmeradamente sus plantas, las acariciaba con sus largos y huesudos dedos, las margaritas, geranios, pensamientos, lavanda y violetas daban color y olor a todo el entorno.     


Me viene a la memoria con su sombrero bajo los tenues rallos de  sol, en aquel precioso jardín, donde una ligera brisa hacía brillar y sonar los colgantes de viento anacarados, de finas conchas marinas, que caían desde las esquinas del porche cercano provocando una sonoridad armoniosa, casi celestial.        Y las en las frías tardes de invierno, con la chimenea encendida, ella tocando el piano, mientras con sus amigos, todos ingleses, me sumergía en un agradable letargo con una taza de té con limón en mis manos.


Durante un año, quizás más, después de mis matutinas clases en una afamada academia en la céntrica y preciosa calle Larios de la capital malagueña, tomaba el autobús hacia su casa, hasta bien entrada la tarde; así cada día, me instruía en su idioma, su forma de ser, su cultura y su gastronomía.

Aunque no hablaba español, hizo amistad con mis padres, con mi familia…..llegando a ser una más entre nosotros, le teniamos mucho afecto y un especial cariño.      

Ella ahora descansa en el Cementerio Inglés (San Jorge), el cementerio anglicano, situado en la avenida Pries, el primer cementerio protestante de España, construido en 1831


Un lugar con mucha historia, una de las primera tumbas que albergó el cementerio fue la Robert Boyd, un joven irlandés liberal que acompañó al General Torrijos, fusilado en 1831  en las playas de San Andrés; en el descansan los poetas y escritores Jorge Guillén y  Gerald Brenan y su esposa, la escritora estadounidense Galme Woolsey, así como los militares norteamericanos fallecidos en las costas de Málaga durante la Segunda Guerra Mundial, así como las víctimas del naufragio del buque-escuela de la Armada Imperial alemana “Gneiseau”, que naufragó cerca del puerto de Málaga.


En Málaga la ley local prohibía los enterramientos de los no-católicos a la luz del día, y especificaba que debían ser trasladados a la orilla del mar a la luz de las antorchas y enterrados de pie en la arena, siendo dejados a merced del mar; William Mark, que había sido testigo de éstas prácticas, fue nombrado Cónsul Británico en 1824 se propuso obtener un pedazo de tierra que pudiera servir a la comunidad inglesa como cementerio. Finalmente, en 1829, las autoridades malagueñas cedieron una parcela para este fin.  Fué el primer cementerio para uso de los cristianos no católicos de España.


Hoy en día, forma parte del legado histórico de Málaga.


Ella me enseñó su idioma, su cultura, su gastronomía……

Quizás por todo ello ésta riquísima crema de origen y tradición inglesa me traslade a aquellos días tan lejanos en el tiempo y tan cercanos en mi memoria, el clásico “lemon curd”


¿Cómo lo hago?
    
      Ingredientes:

    

     200 gr. de azúcar normal, el zumo de dos limones, cuatro yemas de huevo  y 100 grmos. de mantequilla, ralladura de la piel de un limón (sin la parte blanca).



Los pasos a seguir:

     En  un cuenco de cristal batir las yemas de huevo junto con el azúcar, la ralladura del limón, el zumo y colocarlo dentro de una cacerola con un poco de agua.



A fuego medio ir removiendo con cuidado de que no llegue a hervir la crema durante unos diez minutos aproximadamente, hasta que tenga una consistencia de natilla.



Apartar del fuego y pasar la crema por un colador



Añadir la mantequilla a temperatura ambiente, resblandecida e ir removiendo hasta que esté completamente integrada.



Dejarla enfriar en el frigorífico, donde perfectamente puede durar varios dias.



Ideal para rellenar pasteles o untar en galletas, tostadas….o sencillamente disfrutarla sin más….
 
En memoria de aquella gran señora, mi amiga, mi profesora, Miss Violeta E. Woolridge.

9 comentarios:

  1. Esta crema la preparé hace ya un tiempo, que cosa tan rica, sirve para un montón de cosas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, se la tomé prestada a Miguel Hinojosa de La reposteria de Miguel y está deliciosa, como todas tus historias, acababa de visitarte cuando he visto que habias vuelto a publicar y aqui estoy de nuevo, ya ves no me canso jejejeje. Besos y buen finde

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado de relujoooooooo ,no te imaginas lo que me gusta el lemon curd si pudiera me lo llevaba toitoooo te ha quedado de relujo como todo lo que haces.
    Las salchichas con la piña super originales a mi seguro que me van a gustar ,todo lo que lleve piña me encanta.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre una deliciosa receta y una preciosa historia para contar... enhorabuena!!!
    Saluditosssssssss

    ResponderEliminar
  5. Una muy interesante introducción para una no menos interesante crema,

    No conocía esta crema, tiene pinta de ser muy rica, la tengo que intentar hacer a ver como me sale.

    ResponderEliminar
  6. Has hecho un bonito homenaje. La receta de debe de estar deliciosa sbretodo al hacerla con tanto cariño y recuerdos.

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia, casi he podido imaginarme el jardín donde cuidaba las flores. Y la crema de limón, riquísima, para infinidad de utilidades

    ResponderEliminar
  8. La crema la conocía y la utilizo en muchas ocasiones porque el limón me apasiona pero la historia de tu profesora y amiga Miss Violeta me ha transportado a su casa, te he visto tomando la clase y he notado la mirada de ella, su dulzura y el cariño mutuo.
    Preciosa y emotiva historia. Un beso preciosa y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  9. Vaya, interesante la historia del cementerio. Y esta crema estupenda para rellenar otros pasteles, ingleses o no, y disfrutar una tarde con un nocturno de Chopin en la cadena (o el spotify). Un besote.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...