lunes, 13 de mayo de 2013

CHAMPIÑONES RELLENOS DE CHORIZO



En la geografía española se habla diferentes lenguas dependiendo prioritariamente de la región en que nos encontremos, entre ellas existe una relativamente conocida: el zincaló o romaní ibérico, llamada vulgarmente el “caló”;  que es el idioma utilizado por el pueblo gitano español en todo el territorio nacional.


En el castellano se encuentran algunas palabras de clara influencia romaní, como es el verbo “chorizar”, que es el acto de “robar”.     “Robar” en caló se dice chorar y “ladrón”, chori; de aquí posiblemente, por una asimilación a la villanía del que roba, a los ladrones se les llama “chorizos”.    Nada más lejos de la vileza de un “chorizo”, queda la grandeza de un “chorizo” comestible ¿no creen?.


El origen en el castellano de la palabra chorizo, nos  llega a nuestro rico idioma del latín “salsicium” (salado). 

Probablemente sea el chorizo el primero de los embutidos españoles por su antigüedad y extensión, que mereció la atención de la Real Academia de la Lengua, que en 1.726 definía “chorizo” como “pedazo corto de tripa, lleno de carne, regularmente de puerco, picada y adobada, que normalmente se cura al humo”.


Los ingredientes principales del chorizo son: la carne y tocino de cerdo, el pimentón, el ajo y la sal; hay que tener en cuenta que antes del descubrimiento de América, los embutidos eran blanquecinos, o negros si llevaban sangre como en el caso de las morcillas.


Ya en el siglo IX a.de C., Homero, en la Odisea, hace mención de la tripa rellena con sangre y grasa que puede asarse al fuego (referencia más antigua que existe con relación al embutido).

Aunque hay constancia de las celebraciones que realizaban los Celtas para las matanzas y que introdujeron en nuestra Peninsula.

Pero no fue hasta la Edad Media, en el año 1.276 concretamente tuvo lugar en Augsburgo, cuando, los gremios profesionales promulgaron el reglamento de que los sacrificios de animales debían llevarse a cabo en mataderos públicos y regularse su comercio, obligándose al cumplimiento de ciertas normas higiénicas.


A nivel nacional, parece ser que el primer matadero estuvo ubicado en Málaga, y según  una Cédula Real de 1498, se ordena su traslado hasta Sevilla, en 1525.

En esta época, la inspección y los decomisos fueron encomendados a los llamados “fieles o veedores” de los mercados, representantes de la autoridad municipal, sin estudios específicos y determinados para la inspección científico-sanitario lógica y adecuada.



Son muchísimos y de una calidad excepcional los “apellidos” de alcurnia para los chorizos españoles, no hay que olvidar el chorizo de Cantimpalo (Segovia), el de Pamplona, el chorizo de Potes (Cantabria), el de Candelario (Salamanca), los de Guijuelo, los de Jabugo y un largo etcétera.  



Pero son los chorizos malagueños, los que predominan en los guisos de mi cocina.   Famosos los de la comarca del Guadalteba, concretamente los de Ardales, sin olvidar los de la Serranía de Ronda como son los de Arriate y los que siempre han estado en mi recuerdo, en mi memoria….los de los pueblos del Valle del Guadalhorce, Cártama, Alhaurin el Grande y Alhaurin de la Torre, de donde es oriunda mi familia paterna.

Con estos sabrosísimos chorizos malagueños, preparé el relleno de unos hermosísimos champiñones.


¿Cómo los hice?   



Para dos champiñones: un chorizo (malagueño a ser posible), dos dientes de ajo, una ramita de perejil, sal, dos cucharadas soperas de vino blanco (usé un fino Montilla-Moriles) y aceite de oliva virgen extra (en ésta ocasión del precioso pueblo de Ardales).



Los pasos a seguir:



Limpiar los champiñones:



Cortar la parte inferior del tallo que ha estado en contacto con la tierra y lavarlos  bajo un chorro de agua fría, sin sumergirlos, para evitar que absorban el agua y pierdan parte de sus sabores y cualidades.  Secarlos con papel de cocina.



Separar el sombrero del pie o tallo (sujetar ambas partes realizando un movimiento rotatorio).



Trocear los dientes de ajo, el perejil, el tallo del champiñón y el chorizo.



En una sartén con un chorreoncito de aceite de oliva dorar los ajos y los trocitos de los tallos de los champiñones con cuidado de que no se lleguen a quemar, añadir el chorizo y remover durante dos minutos.   Agregar el vino y dejar evaporar.  Probar de sal (el chorizo ya de por sí es salado) y reservar caliente.



Mientras, engrasar una plancha o sartén, con aceite de oliva y una vez caliente colocar el champiñón por la parte donde se ha quitado el tallo, dejarla uno o dos minutos y darles la vuelta, dejándolo hacer un minuto… con cuidado de que no se quemen.



Emplatar los champiñones rellenándolos con el chorizo y decorándolos con perejil picado.



¡¡ Buen provecho !!

10 comentarios:

  1. Que malagueños te han quedado estos champis, a mi me gustan pero a Manolo mucho más.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  2. QUE RICOS CHAMPIÑONES MADRE MIA ENTRA POR LOS OJOS.BSSSS

    ResponderEliminar
  3. Bien, pues yo te copio muy cariñosamente la receta de estos champis pero los míos serán chorizos gallegos, evidentemente jajajaja. Se salen de la pantalla Carmen Rosa, entran por los ojos que no veas chiquilla.

    besitos

    ResponderEliminar
  4. Que relleno tan delicioso, me encanta como se ve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta receta, que deliciosos tienen que estar estos champiñones con este relleno

    ResponderEliminar
  6. Qué plato tan apetitoso, y vaya foto, parece que se pueden tocar y oler. Yo los haré con chorizo de mi tierra, asturiano. Buscaré unos champiñones hermosos, como esos que nos muestras. Gracias por tus recetas tan buenas y por el trocito de cultura, siempre tan interesante y curiosa.

    ResponderEliminar
  7. Malaga me queda un poco lejos para ir a por los chorizos, pero los de mi tierra (La Marina Alta) no tienen nada que envidiar, y seguro que esta receta me sale casi tan buena como a tí.
    Me ha encantado al igual que estoy encantada con tu tierra
    Un beso
    http://desdelacuinadelhort.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Nunca los he tomado rellenos de chorizo, si de jamón como suele ser habitual pero con lo apasionada que soy yo con este embutido ya estoy tardando en llevarlo a la práctica por ampliar procedencias añado a tu lista los embutidos de Villarcayo (Burgos) donde casualmente también publico una tapa con embutido.. si es que yo creo que tenemos comunicación telepática jijijiji... Un beso muy grande!!

    ResponderEliminar
  9. Mira que he rellenado champiñones....pero nunca de chorizo, no sé por que no se me ha ocurrido pues tienen que estar muy ricos, tanto que los próximos caen así, yo compro un chorizo de Igualeja que también está muy rico, y es que tenemos muy buenos productos...besos

    ResponderEliminar
  10. Que receta más rica, y que bien explicado todo, pero se te ha olvidado una variedad, la partía de chorizos que nos están sacando hasta la sangre, que digo yo que sera para hacer morcillas !!!!! .
    En fin que me caliento y me conozco mejor te choriceo la receta jejejeje. Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...