jueves, 10 de abril de 2014

CHOCOS DE TRASMALLO A LA MALAGUEÑA



La ilusión de niño de José Manuel Rosa, nacido en 1952, era levantarse a las 6 de la mañana para ver cómo descargaban el pescado y lo subastaban en el negocio de su abuelo Manuel, en El Palo, frente a la playa, cuya aventura comenzó en 1944, cuando compró una tabernilla frente a la playa.

El pescado se vendía en una explanada fuera y cuando llovía o hacía mal tiempo, la gente se mojaba o pasaba frío; entonces Manuel consiguió los permisos para que aquella taberna marinera se pudiera vender el pescado en subasta.

La pesca marcó la vida de “La  Lonja”, compaginando las funciones de taberna con la de sede de la lonja del Palo.

Por la mañana salían los sardinales y traían las sardinas; durante el día, las barcas con boquerones, jureles y calamares y por la tarde, el arte de pesca del trasmallo que pescaban los chopos, salmonetes y lenguados, que se pesaban en una red con una “romana”,  pesa que aún hoy en día conserva en el restaurante.

Se pescaba menos, había menos pescado y el poco que traían se vendía en la playa misma, por lo que con el cierre de la lonja, el yerno de Manuel, Cristóbal (Tobalo) Rosa, transformó el establecimiento en bar cafetería, un próspero negocio, como recuerda su hijo José Manuel. 

Su abuelo era José Rosa “El rosilla”, el padre de mi abuela Maria del Carmen Rosa, el abuelo de mi madre…mi bisabuelo: José Rosa.

En 1995, Cristóbal Rosa deja el negocio a su hijo José Manuel y al año siguiente este lo reforma y convierte en restaurante, Restaurante La Lonja, situado en primera línea de playa.

José Manuel recuerda no sólo los apodos de los pescadores, sino una curiosa costumbre paleña, cada barca tenía una carta de la baraja, con ella se sorteaban los “boles”, los sitios de pesca;  la barca de mi bisabuelo, El Rosilla, el siete de oros; también está en su memoria la de “El Mijita”, el as de espadas; la de “El Lobo” el dos de oros, la barca de “El Mengarra”, el cuatro de espadas...

Hoy en día un restaurante con  mucha historia, donde prevalece el orgullo de una gran familia de pescadores, de marengos, de gente de la mar, del Palo: “Los Rosillas”….

La pesca con trasmallo se base en que los peces en sus desplazamientos no perciben la red con lo que al tropezar con ella ya no pueden salir, con éste arte de pesca se suelen pescar en nuestra Bahía diferentes especies: sargos, lubinas, salmonetes, doradas, herreras, incluso langostinos…y como no las deliciosas jibias (chocos, chopos…), que llegan “vivitas y coleando” del mercado malagueño a Mi cocina.

Con ésas pequeñas jibias, preparé éste delicioso plato….


¿Cómo hacerlo?

Ingredientes para dos personas:

Seis chocos de trasmallo (de mediano tamaño), una cebolla blanca dulce, cuatro dientes de ajo, un puñado de almendras (usé unas 15, con piel), una rebanada de pan, un cuarto kilo de chicharos (guisantes), dos pimientos chiles pequeñitos (se puede omitir si no gusta con un toque de pique), cinco o seis granos de pimienta negra, dos hojas de laurel, sal, medio vaso de vino blanco (uso un fino Montilla-Moriles), aceite de oliva virgen extra (uso malagueño, de la Axarquia, sin filtrar), dos vasos de agua, colorante alimentario (como usaban antaño, una carterilla, o bien una cucharada pequeña).

Los pasos a seguir:

Picar la cebolla y tres dientes de ajo en trozos pequeños.

Dejar los chocos enteros, con sus cabecitas pegadas al cuerpo, limpiando cuidadosamente su interior bajo el grifo, procurando extraer la tinta.  

En una cacerola echar aceite de forma que cubra el fondo y pochar a fuego lento la cebolla y los tres dientes de ajo, salando previamente y procurando que no se quemen.

Cuando la cebolla esté pochada, añadir los pimientos chiles, la pimienta negra, las dos hojas de laurel y los chocos con el vientre hacia arriba.

Pasado unos minutos, darles la vuelta a las pequeñas jibias y extraer con unas pinzas el jibión (la estructura interna dura, quebradiza y ligera propia de éstos cefalópodos).

Dejarlos hacer unos cinco minutos a fuego lento, dándoles nuevamente la vuelta.

Mientras, en una sartén con medio vasito de aceite, freir los dos ajos restantes junto con las almendras….que no se quemen ya que amargarían; retirar y en el mismo aceite freir la rebanada de pan.

En el vaso de la minipimer echar las almendras, los ajos fritos, el pan, el vino blanco y dos vasos de agua y pasarlo de forma que quede muy fino.

Agregar ésta salsa a la cacerola y llevar a ebullición, añadiendo el colorante alimentario.
Probar de sal y rectificar.

Dejar cocer unos diez minutos y añadir los chicharos, dejando cocer otros diez minutos más, procurando que la salsa no quede demasiado espesa.
Retirar del fuego y dejar reposar unos minutos.

Acompañar con patatas fritas…..  



Mientras servía el plato a mi marido y hacía la foto a mi plato, le comentaba éste mediodía:
Si me hubiese presentado a MasterChef (cosa qué no haría....aunque sé que no se debe decir de éste agua no beberé), y hubiese hecho éste plato, una jibia para Jordi, otra para Samantha, otra para Pepe y la probasen, los tres me hubiesen hecho la ola......(Y sigo sin tener abuela).

¡¡ Buen provecho !!  Y recuerden, disfruten de Málaga, de su cultura (ahora que viene la Semana Santa), de su sol, de su gastronomía, de la mar....siempre la mar.

18 comentarios:

  1. Una historia muy bonita y seguro que muy emotiva, cuantas anécdotas habrán vivido estas paredes, los chocos tienen una pinta inmejorable

    ResponderEliminar
  2. A falta de abuela tienes a esta humilde seguidora y admiradora de tu cocina que no se cansará nunca de elogiar tus platos. Y el Masterchef ya lo tienes en casa criatura, probando tus recetas diariamente y saboreando cada bocado hasta el final. Ese sin duda es el mejor jurado, el mejor crítico, el mejor catador y el mejor admirador que puedas tener. !! Olé el marido de la Toñi que se pone morao !! jajajaja.
    Muy parecido hace mi madre este plato y por supuesto, la menda también. Es delicioso para mi gusto, los chocos quedan tiernitos que da gloria comérselos y sin olvidarnos de mencionar esas patatinas impregnadas de la salsa...es que eso ya son palabras mayores, menuda delicatesem. Un plato para repetir sin duda :)

    Besazos preciosa :)

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita la historia que nos has contado, nos permite conocer parte de tu propia historia familiar, qué gentes más trabajadoras y qué lucha para tirar para adelante.
    Toñi tu receta estupenda, y es que por ahí abajo tenéis una materia prima excepcional, y del acompañamiento ni hablo, por todo hace que este plato sea de 10.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Por aquí también usamos mucho las almendras en salsas y a mi me encantan.
    Seguro que si te presentas a Master Chef arrasas, vamos la ola y un monumento es lo que te hacen con este platazo.
    Besos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy segura que a Jordi, Pepe y Samantha les encantaría tenerte entre sus alumnos y estoy segura de que serías probablemente la campeona. A ver si te animas Ja ja ja.

    Me ha encantado la historia paleña que le he leido a Pedro, paleño 100%, y ligado a la mar su abuelo y su familia paterna. Mi suegro decía que el trabajo de su padre era controlar que no se pescara a destajo, sino que estaba limitado el nº de capturas. Seguro que tu familia y la de mi marido se conocían.

    Los chocos fantásticos. Seguramente conozcas el santuario de la copla, quizás el bar más famoso del Palo, El Pimpi Florida, es de un primo de Pedro. Y aquello es un sitio fantástico para disfrutar y divertirte comiendo marisquito. Y lo mejor la familia. La tia que casi con 90 años sigue yendo todas las noches a hacer las famosas gambas al pil pil !!!

    Besitos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pepa...Dejé de vivir en El Palo hace ya 50 años. Francamente me cuesta volver, ya que es alli donde ahora descansan mis mayores. De hecho, hace más de 30 años que fui a La Lonja con mis padres, desde entonces no los he visitado siquiera, no conozco el Restaurante siquiera de ésta familia materna.
      Aunque he de decirte que hasta hace unos años tuve un local en Echevarrria del Palo, que lo vendí....y como mucho voy al Restaurante El Cobertizo, buenos amigos nuestros.
      Seguro que se conocían la familia de Pedro y la mia, si realmente casi todos los paleños eran familia....lo llegamos a comentar tu marido y yo cuando nos vimos en la presentación de tu gran obra: La Recopilación de ése gran escritor, D.Arturo Reyes, tu bisabuelo....hace muy poquitos meses....
      Si vuelvo...y si puedo disfrutaré de ésas deliciosas gambas al pil pil...de la tia de Pedro...qué arte, con su edad....Enhorabuena!!!!
      Besitos y te deseo igualmente un buen fin de semana.

      Eliminar
  6. Preciosa entrada y deberias de presentarte seguro q te hacen la ola jejejje bssss

    ResponderEliminar
  7. Con las ganas que tengo de ver a alguien conocido en Master chef, ya podías haberte presentado!, que te aseguro que Pepe alucina con tus platos, y es que con esa calidad que compras, y una buena mano,salen platos estupendos, tus historias son muy bonitas y nostálgicas y siempre me gusta leerlas, por que mi abuelo era de la Caleta de Vélez y era "de la mar" como dice mi madre, y ella siempre cuenta muchas cosillas de cuando su padre salia al mar y por eso me recuerda mucho tus historias a las de mi madre......besos

    ResponderEliminar
  8. Sabrosa receta y deliciosa historia de La Lonja,hablando con mi tía Maruchi,que rondaréis la misma edad,recuerdo a tu abuela Carmen, una señora con el pelo muy blanco y unas protuberancias en el labio y una mirada amable y cariñosa...Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, creo que os habeis confundido de persona, mi abuela no era quien describes...tenía, hasta sus 94 años los labios carnosos y perfectos.....no es la misma Carmen. Pondré una foto en el facebook....de cuando ella era joven. Saludos y gracias por tus siempre amables y cariñosas palabras en Mi cocina...."Vuestra cocina, la de todos los paleños".

      Eliminar
  9. una historia preciosa y muy entrañable, con esos ingredientes tan frescos el plato no podria ser de otra manera, absolutamente delicioso, bicos

    ResponderEliminar
  10. ¡Preciosa la historia y riquísima la receta!

    ResponderEliminar
  11. Toñi eres cocinescritora, y sabes contarlo muy bien, del plato que quieres que te diga casi me como la pantalla, riquisimo, este tipo de receta me encantan.
    Como no estare en toda la semana, te anuncio una receta tuya para el dia 21, me cogera en camino de vuelta, por eso la deje programada, ya me diras si te gusto, un besito preciosa

    ResponderEliminar
  12. Que plato más rico Toñi y tus historias siempre tan curiosas y cariñosas, me encanta leerte ya lo sabes, pero más me encantaría estar invitada hoy a tu mesa y poder disfrutar de estos choquitos tan ricos. Besos y feliz Semana Santa

    ResponderEliminar
  13. Tu abuelo Rosa???? No sería familia de mi suegro Antonio López Rosa que vivía en la playa, junto a su mujer Salvadora????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era mi abuela quien se apellidaba "Rosa", Carmen Rosa Garrido...le llamaban "La Rosilla"...igual eran familia!!!!

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...