lunes, 14 de abril de 2014

LIMONES "CASCARÚOS" MALAGUEÑOS



 
LUNES SANTO MALAGUEÑO

¿Que tú no has visto al cautivo
Del barrio la trinidad?
¿Que tú no has visto al cautivo?
Pues yo te voy a explicar
Lo que siente un malagueño
La noche del lunes santo
Viendo al cautivo pasar.
Imagínate un velero
Que se ha salido del mar;
y por las calles navega
Con las velas desplegás.
Y un escalofrió lento
Te va sacudiendo el alma…. (parte del Poema de Isabel Gomez Gallego).


Lunes Santo malagueño, noche de multitudes en las día grande de vivencias para un pueblo que humaniza a su Dios, lo viste de blanco purísimo y mientras camina sobre su trono de caoba y plata llevado a hombros, lo mecen sobre la alfombra de claveles rojos que lleva bajo sus pies, al son del paso marengo de los hombres de trono y todo un pueblo sigue a Jesús Cautivo, el Señor de Málaga.

Y Málaga huele a incienso, a azahar…..

Y en Málaga se une el fervor, el sentimiento religioso y popular, los aplausos y la alegría ante las manifestaciones religiosas, con el recogimiento y el silencio; así el malagueño vive la tradición, eso que llamamos La Pasión de Málaga….

Tradición que la chiquillería disfruta desde que tiene uso de razón, esperando pacientemente en la calle, pendiente de los nazarenos, de hacer bolas con la cera de las velas, pendiente de esos puestos ambulantes que aún, incluso para los mayores es toda una tentación.

Carromatos de dos ruedas, puestos ambulantes, donde conseguir trozos de cocos bañados con chorritos de agua (difícil de averiguar y casi imposible saber de donde sale esa fuentecita de agua corriente), palodú, cañas de azúcar, alcatufas remojadas, manzanas rodeadas de rojo caramelo enganchadas en un palo, turrones (de vaya a saber Vd de cuando), almendrados de caramelos, altramuces…..

O los puestecitos de almendras fritas….o el vendedor ambulante vendiendo el “ricooooo coqui”.

Pero no puedo dejar atrás, el puestecillo de limones “cascarúos”…..con sal o bicarbonato, tan tradicional en la Semana Santa Malagueña.   



También llamado limón dulce. Sólo se localiza en las huertas que son regadas por el río Guadalhorce, en la comarca malagueña que toma su nombre.

El limonero fue introducido por los árabes en el área mediterránea entre los años 1.000 a 1.200, siendo descrito en la literatura árabe a finales del siglo XII los cuales han sufrido numerosas modificaciones debidas a la selección natural y a hibridaciones naturales hasta llegar al limón dulce.
Hay referencias de esta variedad de limón en la localidad de Pizarra, ubicada en la comarca del Guadalhorce desde el año 1751.

Es un cultivo característico y muy importante en la provincia de Málaga, pero a diferencia del limón común en esta zona, de sabor fuerte y ácido, el limón dulce no se utiliza en zumos y condimentos sino como postre.

El árbol es de aspecto menos redondeado que los demás cítricos, presenta numerosas espinas, éstas son cortas y fuertes,  las hojas son algo más grandes que la de los naranjos y desprenden un característico olor a limón.


El fruto es tipo hesperidio, de aspecto igual al limón estándar llamado así porque la cáscara que lo rodea es más gruesa que la de otras especies, pertenece a la variedad “Real”, variedad muy antigua y actualmente en regresión.

Al limón “cascarúo” se le llama así porque tiene la cáscara muy gorda, la gracia y el salero del argot malagueño.

El limón se pela y se le deja parte de lo blanco junto con la pulpa, lo hacemos trocitos y le echamos un poquito de sal, o bicarbonato  y ¡a comer!. ¿Se atreven?


Si gusta lo ácido, alucinarán con su sabor.

Son limones menos fuertes que los normales, pero aún así, hay que ser valiente para comerlos. ¿Se animan? 

Yo tengo la suerte, de poderlos coger del hermoso limonero de mi querida amiga y vecina Paqui, quien junto con su marido Miguel, cuidan y miman ése limonero que tengo justo enfrente de mi casa, que veo y disfruto cada día...

Mi consejo: No dejen de venir y disfrutar de la Semana Santa Malagueña…probablemente una de los mejores lugares de España para vivir y sentir la Semana Santa.

19 comentarios:

  1. Gracias por tu post tan interesante amiga pero lo del limón con tu permiso le pongo mejor un poco de sacarina o azúcar se me ponen los dientes largos jajaja.Besosss

    ResponderEliminar
  2. El limón Cascaruo.....Mejor con Sal....me encanta. Gracias por tu artículo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir las costumbres, vivencias y productos de la tierra y gastronomía malagueña con todos los que no somos de aquí, pero que estamos viviendo y tenemos y sentimos un trozo de Málaga. (Así me siento aquí)... Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me entro dentera solo de pensarlo, pero suelo añadir limon a la mayoria de los arroces y algunos guisos, pasa una buena semana, mañana nos vamos a Madrid, alli nos reuniremos parte de la familia, mis Malagueños no pueden pero para la otra semana estaremos alli con ellos en la comunion de mi nieta, un besitoguapa

    ResponderEliminar
  5. Preciosisimo post lleno de sabor, de sensibilidad, de recuerdos... Muchos besos amiga!!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito tu artículo!!!! Interesantísimo y lleno de Málaga! Kisses!!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo si me animo pesiosa por que me encanta chupar los gajos de los limones y si estos son mas dulces que los que se venden por aqui como no voy a quedarme sin probarlos .
    Los chocos divinisimooooooooooos ademas de estar de muerte relenta como todo lo que sale de tu cocina.
    Bicos mil y feliz semana Santa wapisima.

    ResponderEliminar
  8. Ayer, domingo, estuve precisamente allí, disfrutando del Domingo de Ramos y de las ricas tapas y pescaíto que tenéis. Y sí que los conozco, por varios compañeros de trabajo que me habían traído, y me encantan! La próxima vez que baje a Málaga te aviso y nos conocemos, ¿vale? Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias....será un placer conocerte personalmente.

      Eliminar
  9. Tienes un blog, muy bueno todo un placer encontrarte por internet y me llego al alma esa explicacion de nuestro lunes santo. ¡Ole nuestro Cautivo!
    Un saludo desde Mi Dornillo. http://lacocinadeestela.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Yo si que me animo, por supuesto. Siempre me he comido los limones como si fueran naranjas, asi que sin problema :)


    Besinesss

    ResponderEliminar
  11. Un limonero cascarúo tengo yo en mi patio q junto a un naranjo de sangre lo hacen muy especial.

    ¡Que maravilla de blog!

    Recetas malagueñas junto con historias de aquí.

    Te animo a q no lo dejes nunca, cosas tan valiosas como las q describes son las q se pasan de padres a hijos y nunca quedan recogidas gráficamente.

    Enhorabuena.

    Pd. ¿Alguna receta con naranjas de sangre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por sus palabras...y por visitar Mi cocina, que ante todo es como habrá podido comprobar muy malagueña.
      No tengo ninguna receta con naranjas sanguinas....pero le aconsejo ¿Por qué no prueba una ensalada malagueña con ellas...con su bacalao y sus aceitunas aliñás?....quedarán deliciosas...
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  12. No los conocía, muchas gracias por la información.

    ResponderEliminar
  13. No los he comido en mi vida así. Pero hay que ver con estos blogs, la de cosas que estoy conociendo con vosotras y aprendiendo.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  14. Uhmmm la de limones que he comido en calle Carretería esperando a mi Cautivo, a mi me gusta con bicarbonáto, ainss de pensarlo se me ponen los dientes largos y nunca mejor dicho, ahora veo la Semana Santa en Estepona, y aquí esas tradiciones no las hay de hecho cuento lo de los limones y no se lo creen....besos y buena semana santa

    ResponderEliminar
  15. Ay Toñi, qué contenta y emocionada me siento de que nuestro gran cocinero haya entrado por fin en tu cocina. Estoy segura de que seguirá acudiendo a este lugar tan maravilloso en el que yo por ejemplo me siento como en casa. Sabes que hasta las lágrimas se me han saltado cuando he leído su comentario. FELICIDADES WAPA.

    ResponderEliminar
  16. Qué típicos estos limones en nuestra Semana Santa, sólo de oir su nombre me salivea la boca!!! Un beso

    ResponderEliminar
  17. Jo, pues no sabía que los cascarúos fueran más dulces. Aquí tenemos, pero siguen siendo potentes y muy cítricos. Deben ser deliciosos. Desconocía por completo esa tradición malagueña de comerlos en Semana Santa, a cachitos y casi como un dulce.

    ¡Cuánto nos enseñas!

    Besitosssssssss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...