viernes, 16 de septiembre de 2016

HELADO DE COCO (SIN PRODUCTOS LACTEOS, NI HUEVOS)



Sí, a mí también me suele ocurrir, como a casi todo el mundo, cuando se habla del coco, automáticamente nos viene la imagen de playas paradisiacas, arena blanca, bebidas refrescantes con ron y pensamos en El Caribe.       A mi memoria me llegan aquel lugar de Cuba, que cuando lo visité por primera vez dije que era “El Paraiso”, una preciosa y en aquellos años, casi virgen isla llamada Cayo Coco.

Pero gastronómicamente, el sabor del coco siempre me une a Oriente, me vuelve a llevar a Asia, a los sabores y aromas de Thailandia e India sobre todo.  En Oriente se le considera una fruta sagrada.

Su origen exacto no está muy definido, se cree que éste fue en el archipiélago de Malaya, del Oceano Pácifico, muchos consideran que proviene de Asia del Sur, más concretamente del rio Ganges (India), aunque los más antiguos conocidos provienen de Bangladés.

Los cocos son mencionados en el poema Mahawamsa de Sri Lanka del siglo II al I a. C. El posterior Culawamasa dice que el rey Aggabodhi I (575-608) plantó un jardín de cocoteros de 3 ioyanas (unos 25 km) de longitud, probablemente la primera plantación de cocos registrada.

En sanscrito (Lengua indoeuropea que se conserva en los textos sagrados y cultos del brahmanismo escritos entre los siglos xv y x a. C. en la India), la palma de coco es conocida como "kalpa vriksha", que significa "el árbol que da todo lo necesario para vivir", pues todas sus partes se pueden usar.

Cuando los europeos llegaron a América, éste fruto no existía en ninguna de sus costas; había palmeras, pero no eran cocoteros.

No aparece hasta al siglo VI, siendo importado a Egipto de la zona del Océano Indico, pero pese a que Marco Polo lo denominara como "la nuez del faraón" y decía de él que era comida para un hombre al ser carne y leche, no impresiono mucho.

Se hicieron comunes en el mercado Europeo en el siglo XIX, gracias a las nuevas rutas del comercio. Pero no debemos olvidar que el fruto de cocotero, flota en el mar y ha sido dispersadas ampliamente por los océanos y mares, mediante las corrientes y llevada por los individuos y grupos humanos de la zona intertropical desde un lugar a otro.

Actualmente se cultiva tanto en el continente asiático (India, Ceilán, Indonesia) como en América central y meridional y en África.

Llámado el “árbol de la vida”, sus frutos se aprovechan para la industria, la ganadería, cosmética, medicina, agricultura y con su pulpa, en la alimentación se obtiene Manteca de coco, agua de coco, aceite de coco (En éste ENLACE pueden leer las propiedades y usos)  
y como no…..leche de coco.  

La pulpa se puede consumir cruda, entera o rallada; o bien asada, seca y en todas sus versiones forman parte de diversas y múltiples preparaciones culinarias.

La leche se obtiene exprimiendo la pulpa del coco una vez triturada.  Y es fácil conseguirla hoy en día en cualquier supermercado o tienes orientales especializadas.

Con ella, con la leche de coco y coco rallado, preparo éste delicioso helado. ¿Se animan a prepararlo? ¡¡ Aún queda mucho, pero que mucho verano !!  Por lo menos en ésta Costa malagueña, donde el Sol es difícil que nos abandone.

¿Cómo lo hice?

Ingredientes:
115 gr de azúcar, seis cucharadas soperas de coco rallado, 60 ml.de agua, una lata de leche de coco (unos 200 grms.).

Los pasos a seguir:

En una cacerolita poner el agua con el azúcar, llevar a ebullición removiendo hasta conseguir un almibar muy ligero. 

Retirar del fuego y dejar enfriar.

Mezclar el almibar con la leche de coco en un cuenco y con la batidora mezclarlo bien de forma que quede “montada” como si fuese nata.

Echar el coco rallado,


remover bien de forma que queden todos los ingredientes debidamente integrados.

En éste momento, si se va a hacer el helado manualmente, meter en el congelador tapado con papel film durante dos o tres horas, removiendo bien cada 30 minutos a fin de evitar que se cristalice.

Si en cambio, se va a realizar con heladera, verter la mezcla en la máquina siguiendo las instrucciones del fabricante.

En mi caso, una vez sacado la parte de la máquina heladera que tiene que estar en el congelador previamente, poniendo la máquina en marcha hay que verter la mezcla,
dejarlo unos 40 minutos

una vez finalizado el proceso, echar el helado en el recipiente que se vaya a guardar, en el congelador

 no consumiéndose hasta pasado unas cuatro horas aproximadamente.  
Ya sólo queda servirlo y disfrutarlo…..degustarlo y pensar que se está en El Paraiso.

3 comentarios:

  1. hola te ha quedado fantástico, que delicia de helado, el coco me encanta, bueno en casa a todos y de todas maneras.
    besossss

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado leer y saber más acerca de los cocos, me ha parecido muy interesante, el helado seguro es delicioso, se ve cremoso y rico rico,besos

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón Toñi, nos queda verano para rato.Este helado de coco debe de ser rico y muy refrescante. Magnifica receta.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...