jueves, 9 de marzo de 2017

PINTARROJA EN ADOBO



Eran mis abuelos paternos los guardeses y controladores del paso a nivel en El Palo, vivían allí, en aquella casa de dos plantas junto a las vías del tren, justo encima del puente cuyos muros soportaban año tras año la fuerza de las aguas torrenciales de aquel arroyo siempre seco que con el paso del tiempo se convirtió en calle, una calle que como las dulces y torrenciales aguas del rio, llegaban a la mar.
 
Sí, aún guardo en mi retina cada rincón, cada mueble, cada olor y aroma de la cocina de mi abuela y mi tia Paca; aspiro y en el aire flota aquel café de pucherete, la leche caliente y el pan recién partido untado con la zurrapa de la manteca "colorá" que mi tia preparaba con arte y esmero, siguiendo los pasos de mi abuela Antonia. 


Desde los escalones de la casa de mis abuelos que daban a la via del tren, mirábamos al frente y contemplábamos el ir y venir de aquellos hombres de El Palo hacia la taberna “Quitapenas” que hacía esquina con la calle Santarem (la llamaba Calle “los muertos”), por ser el camino que llevaba hasta el cementerio.


Cuentan los antiguos paleños que el nombre a la taberna provendría, por conclusión lógica, del desahogo que se daban allí los clientes después de haber despedido a sus seres queridos, por su ubicación estratégica en la proximidad del Cementerio.   Los cortejos fúnebres se hacían antes a pie, con el ataúd en muchas ocasiones a hombros, de modo lo que los deudos pasaban invariablemente por el “Quita penas” para llorar a sus difuntos.



Era en aquella taberna donde comprábamos el vino dulce, el aguardiente, un sifón (una bebida gaseosa a presión), las botellas de gaseosas “La Pitusa” hasta que llegó “La Casera”….

y como no, allí podían entrar los niños; era una época en la que tomar un poco de vino dulce, como decía el slogan: ¡¡ Dan unas ganaaaaas de comeeer !!



Corría los años finales de los 50 y principios de los 60, cuando acompañaba a mi padre y  a mi abuelo a tomarse un blanco, aquel vinito que siempre, como él decía, le daba la vida .     

El olor a vino rancio impregnaba el ambiente, mezclado con el humo de los Goya, o los chéster sin boquilla, tabaco que liaba mi abuelo Diego con pericia entre sus dedos amarillos y agarrotados por la edad.



El serrín esparcido por el suelo se mezclaba con el barro mojado de las huellas que iban dejando los clientes, chirriaba al compás del seco ruido que hacía el hábil tabernero con la tiza en el mostrador de madera, sumando o multiplicando las cuentas de lo que cada uno iba consumiendo.      El jilguero, encerrado en una pequeña jaula de madera, cantaba haciendo coro a las voces que sonaban en la vieja radio, grandes del cante hondo, del cante flamenco Marchena, Fosforito o Farina…..



Canciones que mi padre repetía, mientras mi abuelo sorbía una “esconchada” taza de “cardillo de pintarroja” (Pinchando AQUI tienen la receta)


mientras yo, embelesada le escuchaba mientras le daba buena cuenta a la concha de altramuces que tanto nos gustaban a los niños de antaño.   Deliciosas y nutritivas "chuches" infantiles que servían de aperitivo en los bares.
(Historia de las Bodegas Quitapenas de EL PALO: Aunque la tradición vitivinícola data de 1.670, En 1.825 Ramón Sárez y su esposa María Aguilar heredan unas obradas viñas en la localidad de Cútar, situada en la Axarquía malagueña, dedicándose al cultivo de la vid, la elaboración de vinos y el laboreo de pasas.  En 1.870 Ramón Suárez hace testamento a favor de sus hermanos dejando a su sobrino, Francisco Suárez Pineda, su capataz por aquel entonces, las viñas, paseros y el lagar. En 1.878, cuando la enfermedad de la viña "Filoxera" se extiende por toda la Axarquía, se traslada con su familia al Valle de las Viñas de Miraflores del Palo.


Aquí es donde traslada también el negocio de vinos y comidas, ubicándose en la Calle del Mar, en la finca conocida con el nombre de "La Huertecilla", fundando en 1.880 las conocidas Bodegas Quitapenas.

Generación tras generación siguieron conservando el buen hacer del vino, adquiriendo, con el transcurso del tiempo, fama entre los numerosos arrieros que hacían un alto en esta casa situada en la carretera de Vélez - Málaga, lugar que pronto empezó a conocerse como las bodegas "que nos quitan las penas".   Su hijo, José Suárez Villalba años más tarde, y tras haber heredado el negocio familiar, traslada la casa de comidas y las bodegas de vinos a la Calle de Málaga, número 42, actualmente conocida como Avenida Juan Sebastián Elcano, instalando el lagar de pisa de uva y la nave de botas.

Pero ésta éra la taberna frente al paso a nivel, antes incluso de que el tren pasara por El Palo, frente a la casa de mis abuelos.


Fuente de información, un gran historiador y conocedor de la historia de ésta barriada malagueña Carmelo del Palo)



Y en aquellas antiguas tabernas de Málaga, con sus vinos dulces, blancos, amontillados…que quitaban las penas, con cada vaso daban una tapa de “pescaito” frito: boquerones, pulpos, pintarroja en adobo……



Como hoy en “Mi Cocina”, les animo a disfrutar de una ración de ésos adobos que son famosos en mi tierra.   En ésta ocasión de pintarroja, siguiendo la tradición familiar, de mi línea materna, marengos, gente de la mar, pescadores del Palo. Escualo que llegaba a nuestras cocinas directamente de la mar...

Aunque si no lo encuentran, lo pueden realizar con cualquier otro pescado...rosada, lubina, rape, etc.  


¿Cómo lo hice?  

Ingredientes:


Pintarroja (suelo hacer dos, generalmente las suele quitar la piel el pescadero, e incluso cortarlas en pequeños trozos tal y como se ven en la foto).


Dos vasos de vinagre de vino, cuatro dientes de ajo, dos cucharadas soperas de orégano seco, dos hojas de laurel, una cucharada sopera de pimiento molido (pimentón, suelo usar pimentón de La Vera, que le da un sabor muy especial al adobo), sal, harina y aceite de oliva para freir. 



Los pasos a seguir:


En un bol echar el vinagre de vino (un vinagre de calidad, pero que no sea muy fuerte), los ajos troceados (sin piel), el orégano, el laurel y el pimiento molido y un pelín de sal. Remover todo el conjunto.


Echar el pescado procurando que quede totalmente cubierto y dejar macerar unas cuatro o cinco horas.


Pasado éste tiempo, escurrirlo bien con un colador, dejarlo sobre papel de cocina a fin de que absorba el líquido del adobo.


Salar el pescado al gusto e ir enharinándolo conforme se vaya friendo,
pasar los trozos de pintarroja enharinados por un cedazo ( artilugio cuadrado de madera cuya base metálica es un colador) a fin de quitar el exceso de harina.

Poner abundante aceite en una sartén honda en el fuego, cuando esté bien caliente, ir friendos los trozos de pescado en pequeñas tandas, procurando siempre mantener el aceite caliente.


Volver a colocar sobre papel de cocina.rvir acompañado con ensalada de lechuga (a ser posible de la variedad llamada “malagueña”) aliñada con sal, limón y aceite de oliva virgen extra.

12 comentarios:

  1. que bonitas las historias que nos cuentas!! algunas me traen recuerdos, ese serrín en el suelo ... aisss. me recuerda a mi padre, frente a los fogones, siempre echaban serrín, y luego barriamos... y esa gaseosa.. me traes recuerdos de olores, sentimientos y vivencias.
    Sabes? hoy he comido pintarroja!! hice un caldito con ella, del mismo color de este que nos muestras, con sus patatitas, buenisima.
    Tampoco le hago remilgos a tu adobo , no te vayas a pensar, y con tu permiso lo tomaría con all i oli, que ya sabes que los alicantinos nos comemos todo con all i oli, jajajaja.
    besazos!!

    ResponderEliminar
  2. Cuantos recuerdos me traes siempre querida Toñi, no deberíamos nunca de olvidarnos de nuestras raices, nuestros ancestros, nuestra tierra y aquellos maravillosos sabores. Gracias por aportar tanto a mi memoria, nunca te lo podré agradecer lo suficiente!! Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Pues es un pescado que aqui tambien conocemos mucho, asi en adobo es como mas se suele comer en bares y en las casas, toñi acabo de editar una receta Gaditana de las que hacia mi madre, puse tu enlace al final porque no se como tengo que ponerlo para ese intercambio de recetas Malagueñas-Gaditanas, si no es asi por favor dime como lo pongo, lo voy a poner en Facebook y le pondre tu enlace tambien, un beso

    ResponderEliminar
  4. Nunca he comido pintarroja ni creo que aqui llegue a la pescaderia como siempre es un placer venir a visitarte y disfrutar de tu maravilloso post que recuerdos tan bonitos al leerte me ha venido el recuerdo de los chigres de Asturias donde tambien ponian serrin en el suelo y servian el sifon con el vermut ademas de la gaseaosa Pitusa de la cual tengo una botella pues en casa se compraba la caja que era metalica y una vez vacia venia el repartidor se la llevaba y te dejaba otra mi madre siempre le pone gaseoa al vino a mi no me gusta siempre digo que eso es estropear el vino .
    Muchas gracias por compartir con quienes te visitamos tantos recuerdos de tu tierrra por unos momentos mientras te leia me he imaginado aquellos lugares y a los hombres portando las cajas hasta el cemnenterio aqui hasta hace unos años aun se hacia .
    Tomo nota de tu adobo ya te contare cuando lo haga.
    Bicos mil wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  5. El pescado en adobo está muy rico Toñi, no he comprado nunca la pintarroja, pero si otros pescados.
    Es tan bonito compartir todos esos recuerdos, porque es lo que nos queda siempre de las personas que ya no están.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Siempre es un placer leerte, cuentas las historias con un cariño muy especial.Tengo la duda de si la pintarroja es la cría de algún tipo de tiburón o es ya una especie adulta. Por mi tierra es muy complicado por conseguir este pescado, pero como tú bien dices se podría hacer también con rape o cualquier otro pescado. Aunque lo suyo sería poder probar ese pescaito que tú has preparado.
    Gracias por la receta.
    Saludos, Manolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias Manolo....muchas gracias ante todo por tus amables palabras. Te comento, la pintarroja que se consume no es cria, son adultos, tienen ése tamaño, como mucho el largo de un metro. Tal y como ves en las fotos, es de la familia de los tiburones, pero son realmente pequeños.
      Nuevamente gracias por tus visitas al blog y tus comentarios.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  7. Querida Toñi: Como siempre tus frases, tus palabras hacen remover muchos sentimientos y experiencias que a muchos nos vienen a la memoria, cuando leemos tus publicaciones. Los recuerdos de antaño, que nunca volverán pero que están grabados en nuestra retina, en nuestro olfato, en nuestros gustos culinarios.

    Cuando escribes del Palo siempre recuerdo a mis suegros que eran paleños 100%, y me vienen a la memoria todos ellos: Los Román y Los Santos.

    Los Román también tenía una freidura, y estoy segura que tu familia y la de mi marido se conocían bien.

    Me encanta la pintarroja en adobo, el caldillo que por cierto nunca me he decidido a hacer pero que tanto me gusta.

    Es el momento de prepararlo así que la próxima semana voy a intentar comprarlo y hacerlo. Me quedo con tus recetas, que son una gran guía.

    Muchos besitos guapa y feliz finde


    ResponderEliminar
  8. Siempre disfruto de tus historias y tu forma de contarlas.Nunca he probado la pintarroja, a pesar de vivir en Málaga. Pero ya he apuntado la receta y no pasará mucho antes de que la haga. Un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  9. Qué bonitas vivencias Toñi y que papel tan importante han juegado los abuelos en nuestras vidas. Tu adobo de pintarroja riquísimo, en Marbella se conoce popularmente con el nombre de "gatilla" y como el cazón preparados casi siempre en adobo.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar
  10. Ya sabes que por aqui es más conocida como "gatilla" y era una de esas "tapitas" que podias encontrar en cualquier bar del pueblo. Incluso había (hace mucho) una freiduría donde comprabas pescaito frito en un "cucurucho" de papel... influencias de mi tierra gaditana, por tenerla muy cerca. Me encantan tus historias y recuerdos... un beso

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la pintarroja aparte del caldillo y en adobo suelo echarla a la cazuela de fideos y a la de patata...
    Me gusta mucho como adornas las recetas con tus comentarios

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...