GUISAILLO DE CARNE CON CASTAÑAS

Cuando uno camina hacia el futuro sin la luz del pasado vive en las tinieblas (Pérez Reverte)
Había oscurecido, caía la noche cuando me disponía a irme de aquella reunión en la que me había pasado el rato haciendo fotos con una pequeña y diminuta cámara digital a una tarta de color blanco, con flores de tenues colores.

Mi marido insistía, ya enfadado y acabada su enorme paciencia conmigo, en irnos. Yo le indicaba que tenía que recoger mis pertenencias que iba sosteniendo en mis brazos, entre los objetos un antiguo reloj de madera, de sobremesa con el que hacía juegos malabares para que no llegara al suelo. Él, en el coche, ya desesperado se marchó mientras yo le indicaba que iría andando, la distancia hasta la casa era muy corta, sólo tenía que volver la esquina y andar unos pocos metros.

En la oscuridad de la calle sólo vislumbraba tenues luces de velas que tintineaban en algunas ventanas de aquellas casas iluminadas sólo por la luz cenicienta de los rayos de la luna. Caminaba por intentando llegar a la casa familiar, la letra H de la fila de casitas blancas, pegadas unas a otras en la Calle Santarem, la llamada popularmente “La Calle de los Muertos” por ser el camino del cercano cementerio.

Ni un ruido, ni un alma, nada ni nadie perturbaba el silencio reinante y a cada paso me daba cuenta de que las casas habían cambiado, eran de diferentes colores. Unas burdeos, otras azules, alguna de color amarillo y todas con dos plantas, en vez de un solo piso como yo las recordaba.

Comenzó mi angustia cuando llegué a la letra H, donde estaría mi abuela y mi madre; no, no era la misma casa familiar, nuestra puerta era verde y me encontré dos grandes portones de color madera cerrado a cal y canto. La congoja, la angustia, la sensación de no saber qué ocurría, dió paso a un intenso nerviosismo acompañado de miedo. Llamé a mi madre y pude ver claramente que mi hija estaba en la calle, brillaba en la oscuridad más absoluta, sentada bajo un viejo eucalipto pintando sus preciosos dibujos con muchos colores. ¿Mamá qué te ocurre, qué te pasa? Me preguntaba sin dejar de mirar sus dibujos.

Y en ése momento rompí en un llorar desconsolado, doloroso y brotaron de mi garganta aquellas palabras desgarradoras, gritaba: ¡¡ Me he perdido, me he perdido, mamá, mamá, me he perdido !! mientras mi lágrimas brotaban a la par de mis ojos. Escuché al unísono la voz de mi marido: Toñi, Toñi….despierta, despierta, estás soñando.

Abrí los ojos lentamente, empañados y con el corazón encogido a pesar de que la suave luz de la madrugada pintaba de dorado otoñal la estancia, miré a mi alrededor y me di cuenta de que no, no estaba perdida. Pero el otoño quizás o éstas lánguidas fechas que marcaron mi vida me hacen recordar, añorar incluso soñar buscando en mi “baúl de los recuerdos olvidados” detalles y épocas lejanas.

Busco contemplar su imagen llena de dulzura, sentir el calor de sus abrazos, oír su risa, escuchar su voz contándome sus historias, sus vivencias, sus recuerdos y emociones.

Y así paso la mañana en mi cocina, sintiendo su presencia en los aromas y sabores de lo que preparo, añadiendo sus recuerdos y emociones a lo que cocino. Porque en definitiva de eso se trata cocinar, en gran medida echar en cada receta una pizca de emoción, otra de recuerdos y mucho, mucho cariño.

Hoy, recuerdo cómo ellas, mi madre, mi abuela materna decían ¡¡ Cuanta “jambre” quitaron en la guerra y la post-guerra las habas secas, las algarrobas, la “cebá” negra y amarga como el demonio, las bellotas amargas, las batatas “cocías” y las castañas aunque fueran pilongas !!

Y en éste otoño, en los que la naturaleza se vista de dorados y marrones los bosques de Málaga, con senderos que conectan pueblos blancos de singular belleza y unos paisajes naturales que parecen extraídos de cuentos de leyenda, donde uno de sus productos, la castaña es la reina absoluta; es toda una referencia su producción en la Serranía de Ronda, la Sierra de las Nieves y el Valle del Genal.
Numerosas son las celebraciones en torno a este manjar, como la Fiesta de la Castaña y el Vino de Yunquera, o la Fiesta de la Castaña en Pujerra (ambas a finales de octubre). Además, el primer fin de semana de noviembre es tradición en numerosos pueblos de El Bosque de Cobre, como Genalguacil, Júzcar, Igualeja o Cartajima, la celebración del “Tostón”, en el que se reparten castañas asadas a todos los asistentes.

Y en las calles de la capital malagueña, es a primeros de Octubre cuando cambian los aromas de los jazmines por el de las “castañas asás” y por ende, las comenzamos a encontrar en nuestros mercados, por lo que en nuestras cocinas, ellas, ya sean frescas, asadas o pilongas enriquecen nuestros guisos.

Y la tradición vuelve a nuestros fogones, como éste GUISAILLO DE CARNE CON CASTAÑAS 
Guisos que no sólo alimentan el cuerpo, también el espíritu y el alma.

¿CÓMO LO HICE?
INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS:

Cuarto y mitad de kilo de lomo de cerdo cortado en trozos pequeños, media cebolla grande (blanca dulce), un diente de ajo, dos hojas de laurel, seis granos de pimienta negra, un vaso mediano de vino blanco (fino amontillado), un vaso grande de agua, sal, un cuarto de kilo de castañas, sal y aceite de oliva virgen extra. (En ésta ocasión con Aceites Gil Luna de El Burgo )
LOS PASOS A SEGUIR:

Quitar la cáscara de las castañas. Mientras poner a hervir agua, cuando comience a burbujear introducir las castañas y esperar tres o cuatro minutos, apartar del fuego y cortar la cocción echando agua fría. Mientras aún están caliente ir quitando la piel con cuidado de ir retirándola de los pliegues todo lo posible.
Una vez limpias de piel, poner una cacerola con agua al fuego, volver a introducir las castañas y dejar cocer unos veinte minutos aproximadamente
 Escurrir, enjuagarlas bajo el grifo y reservar.
Mientras, pelar el ajo y la cebolla, cortando en trozos pequeños.
En una cacerola echar aceite de oliva virgen extra de forma que cubra levemente el fondo, poner a fuego medio y una vez comience a humear incorporar la cebolla y el ajo. Ir removiendo procurando que no se quemen.
Una vez que comience a blanquear incorporar los trozos de carne, los granos de pimienta negra y las hojas de laurel, pochando de forma que vayan cogiendo un color uniformemente dorado.
Añadir el vino blanco llevando a ebullición durante unos minutos, 
A continuación incorporar las castañas y cubriendo todos los ingredientes con agua. 
Cuando comience a hervir, retirar la espuma, salar al gusto y dejar cocer hasta comprobar que la carne y las castañas estén tiernas
 y la salsa haya adquirido la consistencia deseada.

Las castañas, como "Mi Cocina", también tienen SABOR A MALAGA y en éste enlace pueden encontrar las empresas que las comercializan.

Visiten Málaga, sus maravillosos bosques, sus Serranías y disfruten de paisajes de ensueño, de sus pueblos blancos, sin olvidar su rica y fabulosa gastronomía, como éste antiguo y tradicional "guisaillo" de carne con castañas malagueñas. 
 
Málaga cautiva y enamora.

8 comentarios

  1. Ummm y a estas horas, menuda delicia de guiso

    ResponderEliminar
  2. Hay veces que los sueños son tan reales que nos parece que todo ello nos acaba de ocurrir.
    Este "guisaillo" me parece delicioso, con productos nada complicados y sencillo, pero sobre todo sabroso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ Cierto, a veces es tan real que da la sensación de que lo has vivido !! Muchas gracias Ana, como tú bien dices, es fácil y sorprendentemente rico, rico...Un abrazo.

      Eliminar
  3. que maravilloso sabor le tienen que dar las castañas
    tenemos que aprovachar que estamos en época
    Besitos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las castañas dan mucho juego en los platos salados...personalmente las uso mucho. Incluso en cremas y salsas. Y como tu bien dices, estamos en época, hay que aprovechar.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  4. Querida Toñi: Qué bonito post a pesar de que los sueños a veces nos jueguen malas pasadas pero esto es parte de la vida. El año pasado estuve en la Serranía de Ronda y compré castañas en una cooperativa. Me dijeron que si no las usaba todas que podía congelarlas y eso hice. Hace unos días las encontré en mi congelador y pensé: ¿Qué hago con ellas? Y esta receta tan fácil y sabrosa voy a realizarla. Un fuerte abrazo y espero que todo te vaya a las mil maravillas como te mereces guapaaa. ¡¡¡ Qué pases muy buena semana!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias mi querida Pepa. Espero que ésta receta, la siguiente que son castañas en almibar e incluso otras que hay publicadas, como crema y salsa de castañas te sean utiles y aproveches ése tesoro que guardas en tu congelador.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.