jueves, 20 de enero de 2011

GAMBONES A LA PLANCHA

Aunque habia cruzado el Atlántico en cuatro ocasiones y tenido la suerte de conocer maravillosos lugares y playas preciosas hasta entonces, como las de Salvador de Bahia (Brasil), Punta Cana y Playa Bávaro (República Dominicana), si pienso en el lugar ideal en mi paraíso particular, desde que lo descubrí hace ahora unos diez años, es Cayo Coco.
Para referirme a él, suelo decir: El paraíso existe y aunque posteriormente he vuelto a cruzar "el charco" en otras cuatro ocasiones más, entre ellas Cancún (Mejico) confirmo mi opinión de mi lugar preferido, sin menospreciar la belleza de los demás que he visitado.

Una peqeña isla de 370 kmts. cuadrados, unida a Cuba por un camino artificial de unos 27 kmts. de largo, donde se encuentran algunas de las últimas playas vírgenes del planeta y aún los flamencos salvajes siguen viviendo en sus aguas poco profundas; la mayor parte del territorio está cubierto de bosques y manglares que solamente reconocen el limite de la arena y sus playas.

Arenas blancas y mar turquesa; una camina y camina cientos de metros y el agua no te cubre, aunque sea sólo un espejismo, llegué a sentir que nadie antes habia pisado esas arenas, así que con semejante agua una de las actividades principales es el buceo, que nos apasiona.

Kilómetros de playas fabulosas, aguas de poco fondo protegidas por una gran barrera de coral, cayuelos cercanos unidos por canales, vegetación de manglar, mar de color turquesa y sol abrasador, fondos marinos fascinantes con una variedad de vida y color realmente espectacular que hicieron mella en mi, ya que la sensación de estar en Cayo Coco es la de estar en el paraiso.

Desde La Habana, volamos en una avioneta pequeñita (algo que me da verdadero pánico), hasta el coqueto aeropuerto de Jardines del Rey; entonces solo llegaban hasta allí vuelos locales; una aventura, un viaje intenso, del que guardo estupendos recuerdos, no solo por los paisajes, el buceo, sino también la comida.

En la misma arena, con preciosas vistas al mar, no se me olvidará los camarones a la plancha en el Restaurante “La Picúa” (picúa es como llaman en Cuba a las barracudas), nunca los volveré a comer tan riquísimos como aquellos.

Hemos vuelto a Cuba en varias ocasiones y no a Cayo Coco, quizás algún dia pueda volver a disfrutar del paraiso caribeño; mientras tanto degustamos en “Mi cocina” los gambones a la plancha cerrando los ojos y rememorando esos maravillosos momentos que allí pasamos.

Es bien sencillo y creo que no enseño nada, no es una receta realmente, pero mi blog no solo puede estar lleno de platos laboriosos, sino que intento dejar constancia de todo lo que se cuecen como yo digo, en mis “fogones”.

Para hacerlos:

Calentar la plancha, poner aceite de oliva, colocar los gambones.

Echarles sal (a ser posible sal gorda).

Tenerlos el tiempo necesario, hasta que estén en su punto, dándoles la vuelta a fin de que se hagan por ambos lados.

Al emplatar, recuperar el aceite de la plancha poniéndoselo por encima a los gambones y echar un buen chorreón de limón,

¡¡ Disfrútenlos !!

12 comentarios:

  1. Los disfrutaremos al igual que tus viajes.
    Se ven verdaderamente ricos.
    Beso

    ResponderEliminar
  2. que envidia que hayas podido ir a sitios tan maravillosos... mi sueño seria poder viajar y ver todooo el mundo!!! tambien me dan envidia tus gambones jejeje besos

    ResponderEliminar
  3. Para chuparse los dedos porque como mejor se disfrutan es comiéndolos con las manos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Como dide La Cicinera, yo con las manos, sino no me saben a gloria.

    ResponderEliminar
  5. Es como mas me gustan, a la plancha, asi que me imagino como estarian en el paraiso, un beso guapa

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Qué envidia!! ¡Cuánto viaje!
    Aiinsss... yo quiero, viajar y gambones.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  7. Como me gustaría viajar en este momento, pero parece que no es posible. De cada viaje guardamos algo muy dentro, y de cada sitio robamos un trocito que lo llevamos para siempre con nosotros. Bonitas playas las de arena blanca y mar turquesa! Pero hasta las próximas vacaciones me quedo con tús gambones a la plancha saboreando y soñando tiempos mejores.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Menudos viajes y menudos boquerones que hemos disfrutado contigo. Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  9. Y mirando a tu mar malagueño seguro que saben a gloria!

    ResponderEliminar
  10. Por favor... no sé que me hace más la boca agua, si las gambas o los viajes (creo que me inclino por los viajes).....
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  11. Ummmmmmmmmm ricos ricoooooos me llevo un platin antes de que se acaben.
    Bicos mil y feli finde wapa.

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen,acabo de llegar a tu blog y me ha encantado¡¡¡¡¡
    Que delicia más buena,me encantan los gambones......
    bueno me doy una vuelta mñ´ás por esas delicias que tienes en tu cocina,y si lo deseas quedás invitada a pasar por el mio,
    un beso enorme Ague.
    Y buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...