viernes, 24 de abril de 2015

BIZCOCHO RELLENO DE MERMELADA DE NISPEROS DE "SAYALONGA" CON COBERTURA DE CREMA DE MANTEQUILLA




Sayalonga…… Hasta el nombre lo tiene bonito éste blanco pueblo de la axarquia malagueña, que pese a parecer tener origen andalusí, como la mayoría de los pueblos malagueños, fueron los romanos quienes le otorgaron su nombre, viene a significar “falda o túnica larga”, haciendo clara alusión a su ubicación en media ladera del valle del rio Turvilla.

Sus calles estrechas, empinadas, sus paredes blancas llenas de flores, de belleza e historia que han marcado durante siglos el paso de diferentes pueblos, desde el hombre prehistórico, del que existen algunos vestigios pasando por fenicios, romanos, árabes...

Ya los Romanos cultivaron en Sayalonga productos de huerta, aprovechando para ello la cercanía del río y su clima, empleando unas terrazas preexistentes junto al río, que tal vez fueran y son de diseño fenicio.

Los romanos dejaron de una forma fehaciente de huella, una rama de una calzada romana pasaba junto a lo que hoy se conoce como Ventorrillo de la Aljibe.    Esta calzada era la que desde Málaga iba hasta Almuñecar, atravesando el Parque Natural, la vía conocida como "Vía de Antonino”.

Vestigios árabes que también se hacen visibles en Sayalonga, donde es de reseñar el Alminar Árabe de Corumbela (pedanía de Sayalonga), construido en el Siglo XII, que está en un estado de perfecta conservación.

De Corumbela fue el Rey de Málaga Bisma I, un rey ilustrado al que siempre le gustaba estar rodeado de artistas, bajo cuyo mandato se terminó de construir la maravillosa Alcazaba de la capital malagueña.

Por las antiguas acequias árabes, discurren las aguas todo el año, al igual que en su caudaloso rio que en su correr por el valle va formando albercas naturales, con una gran vegetación de rivera; cuenta la leyenda que el Cid Campeador bebió agua en una de sus visitas por la zona, en una de sus fuentes.

Alrededor de Sayalonga se extienden cientos de hectáreas de árboles frutales y subtropicales, siendo el níspero los que dan sabor y color a la primavera malagueña.
 
De hecho, el pueblo está rodeado por miles de árboles que cada primavera dan como fruto estos nísperos, también conocidos en otras latitudes como níspolas, que son consumidos no sólo en la provincia de Málaga, sino que también son exportados a países europeos.

¿Sabían que Sayalonga es el mayor productor de nispero en Andalucia?
Nutritivo, sabroso, dulce, carnoso y muy jugoso. Son las características principales de los nísperos de Sayalonga, una fruta muy saludable que recibe su merecido tributo cada primavera desde hace cerca de cuarenta años.

El Níspero es un fruto procedente del sudeste de China. Su Introducción en Europa se produjo a finales del siglo XVIII. En España se inició su cultivo en la costa valenciana, extendiéndose durante el siglo XIX por toda la costa mediterránea hasta llegar a Sayalonga procedentes de una finca existente en Nerja. Lo trajeron a Sayalonga a la Huerta de Romero.

En nuestra localidad el primer árbol del níspero se hallaba en el “quijero” de la acequia denominada “de la Huerta Romero”. Se le conocía como “el níspero grande”. El fruto que producía era muy pequeño pero de un sabor sumamente dulce.

Bajo ese árbol nacían plantones de nísperos que se fueron transplantando por todo el río.
A pesar de provenir del mismo origen, cada nuevo níspero que se transplantaba crecía de una clase distinta pero dentro de la variedad que podemos denominar “níspero del terreno”.

En éstas fechas, entre los últimos días de Abril hasta casi mediados de Junio suelen recogerse en éste enclave  privilegiado, tropical, en éste enclave del rio Turvilla, cientos de toneladas de nísperos, éste producto malagueño.   

Cada primer domingo de mayo se desarrolle este evento popular en el que los asistentes pueden degustar la propia fruta, así como sus dos principales productos derivados, como la mermelada y un delicioso licor de ésta dorada fruta malagueña.

Desde hace un cuarto de siglo, el primer Domingo de Mayo se celebra la fiesta gastronómica del Dia del Níspero, declarada como de Singularidad Turistica Provincial y de Interés Turístico de Andalucia.

Desde éste rincón malagueño, desde Mi cocina, les animo a visitar, descubrir y a disfrutar de éste precioso lugar de la Axarquia, Sayalonga, conocer su historia, su cultura, degustar no sólo sus dulces y deliciosos nísperos, sino los productos típicos de la zona: mermelada de nísperos, licor de nísperos, aceite y como no su amplia gastronomía……

Hoy con unos nísperos de Sayalonga he preparado éste pastel…relleno de mermelada de nísperos.

¿Cómo lo he hecho?

Ingredientes para la mermelada:
250 grms.de nísperos, pelados y sin hueso, 100 grms. de azúcar, medio limón, una cucharada pequeña de café de canela molida y una cucharadita de esencia de vainilla.

Ingredientes para el bizcocho:
170 grms.de mantequilla, 140 grms.de azúcar blanca, 3 huevos, 140 grms. de harina especial para bizcochos (se encuentra en cualquier supermercado), una cucharada pequeña de levadura en polvo especial para bizcochos y un yogur blanco.

Ingredientes para la crema de mantequilla:
6 cucharadas de mantequilla ablandada (lo suelo hacer en el microondas), 150 grms. de azúcar glas y una cucharada sopera, la cáscara rallada del medio limón y media de leche entera.


Los pasos a seguir:

Preparar primero la mermelada para ello:

Pelar el limón y trocearlo (con cuidado de que no queden semillas ni trozos blancos).

En una cacerolita echar los nísperos (sin piel y lógicamente sin los huesos) troceados y a fuego lento dejar cocer durante unos diez minutos aproximadamente.

Echar el azúcar y el limón dejando cocer durante quince minutos más o menos a fuego lento, removiendo de vez en cuando hasta conseguir la consistencia de mermelada.

Agregar la canela y la vainilla y dejar otros cinco minutos.

Retirar del fuego y pasar por la minipimer de forma que quede lo más fino posible.  Reservar dejando enfriar la mermelada.

Mientras precalentar el horno a 180º C y engrasar con mantequilla un molde para hornear, forrando la base con papel especial para horno.

En un cuenco batir el azúcar junto con la mantequilla hasta que esté cremosa y blanquee.

Añadir los huevos uno a uno, sin dejar de batir.

Tamizar en el cuenco la harina junto con la levadura, removiendo continuamente.

A continuación añadir el yogur, mezclando bien todo de forma que quede la masa homogénea.

Echar la mezcla en el molde y hornear durante 40 minutos aproximadamente (va en función del horno, yo lo pongo en el centro, calor arriba y abajo).

Sacar del horno y dejar el bizcocho que se enfrie totalmente.  

Preparar la crema de mantequilla.

Batir la mantequilla con el azúcar, la ralladura de limón y la leche hasta que la mezcla quede cremosa.

Para montar el pastel:

Cortarlo por la mitad, quedarán dos trozos.  Untar la mermelada de nísperos en la base del bizcocho, 


taparlo con la otra mitad y untar con generosidad la crema de mantequilla por el exterior…..

Y a disfrutarlo......

Y mi consejo de hoy:  No se pierdan el próximo Domingo, 3 de Mayo la XXXI “Dia del Nispero en Sayalonga”….disfruten de Málaga, disfruten de la Axarquia.



miércoles, 22 de abril de 2015

CAZUELA DE ARROZ CALDOSO CON BOQUERONES Y CHICHAROS



Casi cada día camino junto a la mar, una hora en la que mis ojos no pueden dejar de mirar hacia la playa; el paisaje que en invierno aún deja divisar la orilla y el romper de las olas, conforme se va acercando el verano, al entrar la primavera se vuelve para mi monótono y aburrido, en gran medida me da tristeza el contemplar filas y filas de hamacas, lonas cubriéndolas intentando proteger de los vientos y miradas indiscretas a los posibles clientes.

Chiringuitos (que ya no son merenderos) alineados, unos tras otros y entre ellos, el poco espacio libre ocupados por islas de palmeras ¿quien de mi edad recuerda palmeras en la orilla del mar?, como si de un oasis en pleno desierto se tratara o viejos hidropedales de plástico descoloridos por los rayos del sol.

Conforme voy andando a paso ligero, raro es el día que me pregunto ¿Dónde quedó aquella estampa malagueña? ¿Qué fue de los tornos que ayudaban a los marengos a sacar las barcas de la mar alineados con el mismísimo rebalaje? ¿Y las jábegas y los elegantes a la vez que estilizados sardinales?....quedan en la memoria, en el recuerdo, en el corazón de los marengos que como yo, aún hoy en día añoramos las costumbres y las estampas marineras perdidas en el tiempo.

Tengo sin embargo impregnado el sentido de ésos aromas marengos, marineros de mi gente, de mi familia, de mis mayores desde mi lejana infancia, cuando a mi olfato llegan el olor del mar, del salitre, de brea, de maderas mojadas, de los espetos de sardinas de las playas del Palo, de las cazuelas aderezadas con hierbabuena por mi madre….ésa marenga que freía el pescado como nadie, que preparaba las anchoas y las arencas con manos expertas.

Manos que aún puedo ver observando las mías mientras limpio el pescado…..como puedo ver las barcas y las artes de pesca símbolos olvidados de nuestra evaporada cultura marinera malagueña, delegada al recuerdo en pro de las nuevas industrias: el ladrillo y el turismo.  

Respiro hondo, cierro los ojos mientras paseo por la orilla de la mar imaginando divisar las airosas velas latinas, en las caídas de los mástiles a proa, inmortalizadas como en mi memoria, en blanco y negro en las antiguas fotos marineras o en los coloridos cuadros costumbristas que adornan museos y algunas paredes de mi casa, gracias a mi suegro (gran pintor malagueño que aún hoy en día a pesar de sus 83 años sigue dando vida y recordando los maravillosos cuadros costumbristas malagueños).

Los malagueños "sardinales", que hasta mediados del siglo pasado se contaban por docenas, alegraban y daban vida a nuestra bahía se han ido perdiendo en el rebalaje….navegando en el ocaso hasta su desaparición en paralelo junto con las jábegas.

Esas barcas malagueñas que compartieron temporales, marejales, pesqueras…unas empujadas por el viento gracias a la vela, la otra a remos, ayudando al sustento de la gente unida a la mar y que con el paso del tiempo, los propios malagueños las abandonaron, las dejaron morir.

Ya las playas malagueñas no huelen a la mar, a los aparejos, ya no se ven redes, ya no hay barcas en el horizonte, ya sólo queda algún que otro torno olvidado con las maderas podridas……..ya no hay marengos en las playas malagueñas.

Pero aún en mis paredes cuelgan los cuadros que me pinta mi suegro con motivos de la mar, de pescadores, de barcas, de jábegas como la de mi abuelo, la Maria del Carmen...

Mis paredes huelen a boquerones frescos, a cazuela de fideos o arroz con almejas, a sardinas o jureles asados como antaño, a hierbabuena…. respiro profundamente y huele a mar, a la mar de mis mayores….de las playas y de la Málaga de mis recuerdos, fluyen en mí una vez más nostalgia y añoranza de mi niñez.

¿Y cómo no va a oler mi cocina a la cocina de antaño cuando cocino como mis mayores? En ésta ocasión, una cazuela de arroz caldoso con boquerones y chicharos…¿gustan?

¿Cómo la hago?


Ingredientes para dos personas:

Unos doce boquerones de tamaño grande, un tomate mediano maduro, un pimiento verde, media cebolla blanca, cuatro dientes de ajo, medio vaso de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño), un puñadito de arroz por comensal, chicharos (a ser posible de temporada, en su defecto pueden servir congelados, la cantidad al gusto, aunque debo indicar que suelo poner un puñadito por comensal), una rama de hierbabuena por plato, una cucharada pequeña de colorante alimentario, media cucharada pequeña de pimentón (pimiento molido dulce), una patata mediana y sal.

Los pasos a seguir:

Limpiar los boquerones, quitándoles la espina (la raspa, como dirían antiguamente), enjuagarlos bien y reservarlos.

Lavar y picar el pimiento y el tomate en trozos pequeños.  Trocear igualmente la cebolla y los ajos.

En una sartén echar el aceite y a fuego lento pochar la verdura, salando previamente, removiendo de vez en cuando, procurando que no se queme.

Cuando esté listo el refrito, apartar del fuego y agregar el pimentón.

En una cacerolita echar agua (aquí mi hija me diría…¿qué cantidad?); más o menos media cacerola (siendo ésta de un tamaño mediano), pueden ser unos dos litros….

Añadir el refrito y el colorante alimentario, llevar a ebullición, dejando cocer unos quince minutos.    

Mientras pelar la patata y cortar en rodajas (de un dedo de grosor aproximadamente), añadiéndolas a la cacerola junto con el arroz.

Cocer unos diez minutos incorporando seguidamente los chicharos, dejando hervir otros cinco minutos más o menos.

Apartar del fuego añadiendo los boquerones abiertos a la cazuela, tapando a fin de que se cueza el pescado con el calor residual del caldo y repose el arroz.

Servir junto con una ramita de hierbabuena en el plato…..  


El mar…..siempre la mar en mi vida.   En memoria y en honor de mi familia materna, gente de la mar, marengos del Palo.

lunes, 20 de abril de 2015

PASTEL DE PLATANO, CANELA Y JENGIBRE CON CREMA DE MANTEQUILLA



Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar;
aquellas que aprendieron nuestros nombres ,
esas...¡no volverán!.....
Gustavo A. Becquer


Después de un largo día, sentada en los escalones de mi porche, miro al frente; ya cae la tarde y el crepúsculo me ofrece un cielo despejado, en el horizonte la montaña se presenta majestuosa, coronada de algunas nubes rojizas que me dejan contemplar la luna nueva.

Es un momento de tranquilidad, de paz….sólo roto por los chillidos agudos de vencejos, aviones y golondrinas en su ir y venir, mejor dicho volar y revolotear haciendo pasadas, piruetas, giros imposibles, esquivando tejados y chimeneas de las casas; con sus ruidosos trinos se me asemejan a los niños, alegres de vivir, de jugar, de volar….

Extasiada ante la visión privilegiada de ésas imágenes, observando sus mágicos vuelos en el atardecer de un día cualquiera, pienso que quizás se apresuran para tomar la última comida del día ésas primeras golondrinas, aviones y vencejos que me anuncian el buen tiempo….la llegada plena de ésa primavera-verano malagueña.

Mientras, sonrío y sueño, las miro y admiro…mientras me termino una taza de te sentada en mi porche, en la escalera mirando al cielo.

Y junto con la reconfortante taza de te, un trozo de pastel recién horneado…..en ésta ocasión un delicioso pastel de plátano, canela y jengibre, cuya receta la he tomado de mi libro 500 pasteles (Susannah Blake).

Un suave y tierno pastel de plátano, que he glaseado con una exquisita crema de mantequilla; con él he podido aprovechar plátanos muy maduros que sin darme cuenta quedaron atrás, demasiado blandos para comer.



¿Cómo lo hice?
Ingredientes:

Para el pastel:
2 plátanos maduros, 2 huevos medianos, 175 ml.de aceite de oliva, 3 cucharadas soperas de leche entera, 300 grms. de azúcar morena, 150 grms. de harina especial para bizcochos, una cucharada sopera de levadura en polvo, una cucharada sopera de canela molida y media cucharada de jengibre en polvo.

Para la crema de mantequilla:
6 cucharadas soperas de mantequilla a temperatura ambiente, 150 grms. de azúcar glas y una cucharada y media de leche.

Los pasos a seguir:

Precalentar el horno a 180º C.
Engrasar un molde circular de unos 20 cmts. y untarlo con mantequilla.

En un cuenco aplastar los plátanos con un tenedor e incorporar los huevos batiendo hasta que queden bien integrados.

Añadir sin dejar de remover el aceite y la leche, agregando a continuación el azúcar, removiendo de forma que queden todos los ingredientes bien mezclados.

Tamizar la harina, mezclada con la levadura, la canela y el jengibre, sin parar de remover hasta que quede una mezcla homogénea.

Echar la mezcla en el molde y hornear aproximadamente durante unos 45 minutos (o hasta que introduciendo un pincho en el centro del pastel, éste salga limpio).

Una vez listo, sacar del horno, dejar enfriar.

Mientras se hornea y se enfria preparar la crema de mantequilla.

Para ello, en un cuenco batir el azúcar, la mantequilla y la leche hasta que la mezcla quede cremosa y homogénea.   

¡¡ Disfruten del momento, de la vida...de la naturaleza !!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...