lunes, 18 de abril de 2011

MERLUZA FRITA EN SALSA CON MARISCOS

Málaga, ciudad perfumada en primavera por el olor del azahar de sus naranjos, del salitre de la mar, “pescaitos” fritos y espetos, de los cirios de los nazarenos, del incienso y del romero de la Semana Santa malagueña.

Ese es el olor de mi Málaga en estos días, cuando los tronos de sus Cristos y sus Vírgenes recorren sus calles, llevados a hombros por los malagueños, meciéndolos al compás de una saeta, como mecen las olas las barcas en nuestra Bahia.

Y un dia como hoy, un barrio: La Trinidad, con él toda la ciudad y una sola devoción: El Cautivo, que todos los Lunes santos, desde su iglesia de San Pedro, tiene ese poder de convocatoria tan enorme, es uno de esos momentos que El Cautivo identifica a un barrio y, conforme pasan los años, a toda una ciudad.

El Señor de Málaga arrastra tras de sí una marea ingente de devotos llegados desde los puntos más diversos y alejados: con su túnica blanca, es el icono de la devoción personal de muchos malagueños, aunque no sea cristiano.

Es reconocible a distancia, sobre el mar de cabezas por Calle Mármoles, aunque cuando más sobrecoge verle es sobre el puente de la Aurora, parece que camina cuando la brisa juega con su blanca túnica, sobre un monte de claveles rojos

Hoy, tarde de Lunes Santo malagueños, ocho campanas vuelan en la Trinidad, pero el Cautivo no paseará por su barrio, ni su madre que otras semanas santa, a lo lejos, muy lejos debido a la multitud que parece un caudaloso río de penitentes cautivos del de la blanca túnica, sigue sus pasos, debido a la lluvia, ¡¡ ojalá escampe !!. Llora el cielo y llora quienes viéndole pasar se emocionan y quedan cautivos con el recuerdo para siempre, del Cautivo andando por las calles de Málaga.

Yo seguí al Cautivo en dos ocasiones, la primera tendría seis años, mi madrina de promesa: descalza, con los ojos vendados y un cirio encendido, yo de su mano detrás del Cautivo; por segunda vez en el año 1995, mi queridísima amiga y comadre Ana, vino de Madrid con una promesa, ir detrás del Cristo más malagueño, una experiencia que no olvidaremos en la vida.

Me unía una buena amistad con el hermano mayor de la Cofradía, hablé con él y al salir el trono, nos pusieron a las dos justo detrás, delante de los Regulares (los soldados que le acompañaban por todo el recorrido), antes y delante de todos los penitentes; algo totalmente inusual, impensable e increible y casi imposible, que nos permitió ver y sentir de cerca todo el fervor y la pasión por Jesús Cautivo durante todo el recorrido, casi pudiendo tocar su trono y disfrutando de su paso sin poder dejar de admirarlo; pero así nos sucedió. Algo único e irrepetible.

Ana: para ti, ésta entrada, en éste día tan especial en nuestro recuerdo.

Nada mejor, que una entrada de las costumbres de mi tierra, que un plato marinero: Merluza frita con marisco.

¿Cómo la he preparado?

Salar los trozos de merluza, de unos tres centímetros de grosos.

Enharinar, sacudir a fin de que no quede mucha harina impregnada y freir en aceite de oliva. Sacar la merluza de la sartén y reservarla en papel de cocina para que éste absorba el aceite.

Pelar las gambas y reservar la carne por un lago y las cáscaras y cabeza por otro.

En una cacerola poner agua con un poco de sal y echar los mejillones una vez limpios; llevar a ebullición, una vez abiertos sacarlos y reservarlos en una de las dos conchas.

En el mismo agua cocer las cáscaras y cabezas de las gambas. Colar el caldo y reservarlo.

En una sartén amplia y plana (tipo paellera), colocar un chorreón de aceite de oliva virgen, dos dientes de ajo laminados, freir sin que se lleguen a dorar.

Agregar las almejas, los langostinos y gambas (enteras, sin pelar), un chorreón de vino blanco (usé un fino Montilla-Moriles) y el caldo de cocer los mejillones y las cáscaras de las gambas y un puñadito de chicharos (guisantes) cocidos previamente (yo lo preparé en el caldo de cocción del marisco); llevar a ebullición durante unos minutos.

Añadir los trozos de merluza y perejil muy picado, unos minutos de cocción y agregar los mejillones.

Málaga es para olerla, para disfrutarla, para vivirla de cerca, como de cerca tuvimos Ana y yo al Cautivo ésa noche de Lunes Santo.

11 comentarios:

  1. Que precioso texto el que has escrito. Mi ciudad también huele a azahar y a cera de cirios. Que no perdamos nunca esos olores.

    Había visto en la tele que El Cautivo no había salido... que pena verdad? aquí tampoco ha salido la del Porvenir, aunque las demás de momento, si.

    Y bueno, vamos al plato, que con la emosión de los Pasos y los Tronos se me va el santo al cielo. Un plato de lujo. Me encanta la merluza frita, y así como tú la has preparado está que se sale.

    Un abrazo y feliz Semana Santa.

    ResponderEliminar
  2. Un plato riquísimo para esto dias de Semana Santa.

    Dicen que por hay hace mal tiempo, que lástima despues de esperar todo el año y de los dias tan buenos que hicieron la semana pasada.
    Pero por qué será que siempre en Semana Santa y caiga cuando caiga siempre tiene que llover???.

    Que lo pases muy bien y que sea feliz.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa, estos dias huelen todas las ciudades de Andalucia a todas estas cosas que tan bien nos cuentas, la pena es que va a llover este año, espero que se equivoque el del tiempo, porque es una pena tantas personas que viven de estos dias, pero que le vamos a hacer.
    Tu merluza se ve muy tentadora, y tu relato precioso, besos

    ResponderEliminar
  4. Ummmmmmmmm rica ricaaaaaaaaa y el post precioso wapa.
    Feliz semana santa ,bicos mil.

    ResponderEliminar
  5. Ojalá y escampe, se de lo que hablas y hay que verlo para sentir todo lo que cuentas. es indescriptible.
    La receta Carmen Rosa de 10.
    Un beso y que disfrutes de Málaga en Semana Santa.

    ResponderEliminar
  6. Como disfrutas hablando de tu Málaga, consigues transportarnos allí.
    Esa merluza tiene que estar muy buena con esos ingredientes tan frescos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Se me olvidaba, ojalá mejore el tiempo.
    Os lo deseo de coracón.
    Más besos

    ResponderEliminar
  8. Yo lo que menos tengo de Málaga es la pasión por los tronos...No me gusta nada la Semana Santa...El jueves me quito de enmedio, menos mal que no vivo en el centro....

    Lo que sí me gusta, como siempre son tus platitos, y este me lo comería de buen gusto. ¡Qué rico!

    Unbesote

    ResponderEliminar
  9. menudo acompañamiento que le has puesto a esa merluza, es un plato de 10.
    besos!
    www.recetasparamarcianos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Carmen Rosa me acostumbre tanto a tús recetas de marisco, que no puedo vivir sin hechar un viztazo cuando tengo dudas. Tú eres una experta en eso! Me encanta este plato. Buenissssimo!
    Que pases felices fiestas con tús seres queridos!

    ResponderEliminar
  11. Ya he visto por la tele que la lluvia a deslucido algunas procesiones.
    La receta se ve muy buena con estos mejillones tan frescos.
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...