jueves, 16 de junio de 2011

PERDIZ ESTOFADA A LA MIEL CON AROMA DE CANELA Y VINO MOSCATEL MALAGUEÑO


























Hacía frio, era Domingo y habiamos quedado todos los compañeros de la empresa en la que he trabajado durante más de la mitad de mi vida, para comer juntos con nuestras familias, fue hace unos 19 años ; llegamos hasta Villanueva del Rosario.

Este bonito pueblo está situado a unos 40 Kmts de la capital malagueña, es un lugar de extraordinaria belleza con unos parajes preciosos como la Sierra de Camarolos y del Jobo, en cuyas faldas se encuentra la Dehesa de Hondonero que én esa época del año generoso en lluvia, pudimos disfrutar de unos paisajes de ensueño de nuestra fértil tierra malagueña, verdes valles, campos de cereal que se mezclan con rotundas arboledas y las oscuras manchas verdosas de los montes, donde siempre hubo abundancia de caza menor, una de las actividades con más arraigo en ésa zona, la cacería.

La carne de caza por lo tanto es tradicional en nuestra provincia, y encabezada por la perdiz se encuentra en multitud de platos tipicos malagueños.

Ese día, al finalizar el almuerzo, salimos al exterior y vi una imagen que ha quedado grabada en mi mente: la exposición de una partida de caza. En mi vida había visto tal cantidad de perdices alineadas y expuestas después de una gran cacería. Fue impresionante.

La perdiz, (alectoris rufa) es la reina de las especies de la caza menor en España, habitan en estepas, en la base de los montes, en los campos de secano, y de cultivo de cereales y en los grandes viñedos.

Sus hábitos sedentarios motivan que individuos de bastante edad no hayan salido nunca de la comarca que los vio nacer, suelen vivir en bandadas que oscilan entre los 8 a 14 ejemplares, prefieren andar a volar y acostumbra a escarbar con la intención de darse soberanos baños de tierra para cuidar su higiene y de esta manera, con la tierra y el polvo revuelta entre sus plumas, se mimetizan.

Hoy en día se pueden comprar en el mercado y no necesariamente provienen de la caza, sino de granjas especializadas para su venta y consumo durante todo el año.
En ésta ocasión las he preparado estofadas, una por comensal, no obstante pueden sustituir la perdiz por cualquier otro tipo de ave, ya sea pollo o carne de pavo.

¿ Como la hice?

Atar con hilo de bramante las patas y salpimentar las perdices.
En una cacerola, se rehogan con aceite de oliva virgen (usé de Periana, malagueño), sacar y reservar.
En el mismo aceite pochar dos cebollas grandecitas picadas en trozos pequeños, salándola previamente, hasta que estén doraditas.
Colocar nuevamente las perdices en la cacerola y terminar de erogar durante unos minutos, que estén doradas
Añadir dos vasos de caldo (en ésta ocasión lo hice diluyendo dos cucharadas soperas de Bovril concentrado de carne), un vaso de vino blanco y otro de vino moscatel (vino dulce malagueño); que cubran las aves.
Disolver en el caldo dos cucharadas soperas de miel de caña (de la Axarquia malagueña, aunque en su defecto pueden poner miel de flores), dos ramas de canela y tres hojas de laurel, probar de sal y llevar a ebullición.
Mantener la cocción a fuego lento durante unos cuarenta y cinco minutos aproximadamente, hasta que estén tiernas y reduzca la salsa.
Acompañar con patatas a lo pobre (busquen mis diferentes recetas en el buscador del blog) y al emplatar no olviden quitar el hilo bramante.

He adornado al animal con tomillo limonero plantado en mi porche para hacer la foto, disculpen y no se rian del lugar elegido para colocarlo, ya no tenía remedio .........

Y recuerden el final de los cuentos.... Fueron felices y comieron perdices.

6 comentarios:

  1. Pues mira Carmen, no he probado nunca la perdiz. Y si, la verdad es que tengo ganas de hacerlo, pero nunca me decido.
    La tuya tiene un aspecto riquisimo, con ese toque de canela y ese vino moscatel, menudo aroma y sabor que tiene que tener.

    bicos

    ResponderEliminar
  2. Tan sólo con leer el nombre de la receta ya se sabe que estará genial, con esos ingredientes y tus manos....

    ResponderEliminar
  3. He tomado codornices, pero perdiz nunca. Me ha encantado esta receta y en cuanto pueda la pruebo. Ademas me han llamado la atención esa mezcla de sabores tan deliciosos....
    un biquiño

    ResponderEliminar
  4. A mi marido seguro que le fascinaria comer una de estas, yo no soy asidua a las aves y menos a las pequeñas, pero desde luego el plato esta pa quitarse el sombrero, un 10 por lo menos, besos

    ResponderEliminar
  5. Te puedes creer que nunca la he probado, desconozco su sabor, aunque tu receta tiene muy buan pinta y la tortilla de espinacas de la entrada anterior me gusta mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que perdiz! que aspecto así preparada. Me ha encantado.
    Besazos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...