martes, 12 de julio de 2011

DEDOS DE POLLO REBOZADOS























La palabra comer se incorporó a nuestra lengua en el año 1140, deriva del latín: comedere.

Es un acto cotidiano indispensable para la supervivencia: aportar los nutrientes necesarios al organismo para poder vivir, alimentar nuestro cuerpo y gratificar nuestros sentidos.

Preparar la comida, aunque algunas veces pueda ser una tortura para algunos (no es mi caso), no es simplemente alimentar a mi familia, es compartir, descubrir gustos, recordar y mantener recetas familiares, sus historias, anécdotas y experiencias que vuelco en “Mi cocina” virtual, para compartir un trozo de mi vida, aunque sea a través de unas lineas, con quienes me visitan. Pienso que la comida, no solo debe ser eso: comida.

Quizás a ello contribuya mi blog, que sin querer poco a poco, se ha convertido pués en parte de mi cocina real, su continuación, una extensión, digamos que el broche final de un trabajo que hago cada dia, y que al realizarlo con cariño, disfrutan quienes degustan mis platos.

Me viene en estos momentos el libro “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel, donde se deja entrever que el secreto más importante en la cocina es la pasión y cocinar para enamorar a los tuyos.

Y no solo se disfruta de la cocina, con platos muy elaborados, tambien con recetas fáciles y rápidas de preparar como estas pechugas de pollo rebozadas, que en unos minutos se puede realizar, especial para aquellos dias que no se tiene mucho tiempo o ganas de estar en la cocina; ideal como aperitivos acompañándolas con cualquier tipo de salsa o con una simple ensalada como en éste caso.

¿Cómo las hice?

Cortar las pechugas de pollo en tiras y salar al gusto.

Pasar por harina, luego por huevo batido y por último por pan rallado.

Freir en una sartén con abundante aceite de oliva bien caliente.

(Aunque personalmente aconsejo freidora)

Rapida y fácilmente obtendrán unas crujientes y deliciosas pechugas de pollo rebozadas.

¡¡ Buen provecho !!

12 comentarios:

  1. Tan sencillo como sabroso !!!
    Un abrazo.
    Joan i Sara

    ResponderEliminar
  2. Y asi, en un plis, te encuentras en la mesa un pollo riquisimo. Crujientito por fuera y tierno por dentro.
    Por cierto, tengo el libro que mencionas, creo haberlo leido como 20 veces, me encanta :)

    biquiños guapa

    ResponderEliminar
  3. buen rebozado y crujiente, y yo pensando que era algo con las patas, es q a mi me gustan guisaditas

    ResponderEliminar
  4. Que te crees tu que no me voy a pasar por "tu cocina", jajajajja. Lo llevas claro.
    Con lo que se aprende aquí.
    Estas pechugitas así deben de estar super ricas.
    Una buena idea.
    Besazos

    ResponderEliminar
  5. Fijate con que cosa tan facil, quedas como una reina, y ademas en freidora es como mejor quedan, un beso

    ResponderEliminar
  6. Un plato rico y sencillo. Ideal para estos días que andamos con prisa. Además a los niños les suele gustan mucho.
    UN besín.

    ResponderEliminar
  7. Carmen, qué razón tienes, el ingrediente principal de una receta es la pasión con la que se hace, y en eso creo que no hay quién nos gane a los que, como tú y yo, comparten cada día las recetas. Tu propuesta de hoy es sencilla y rica, me tomo nota para que mis hijos tomen pollo con más frecuencia. Un besazo.

    ResponderEliminar
  8. My children would call this the perfect meal!
    Thanks for inspiring me to cook it for them!
    Mary

    ResponderEliminar
  9. Te han quedado de verdadero lujo que crujiente se ve, me encanta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Unas cuantas manos con todos sus dedos me comería.
    Opino como tú, en la freidora es como quedan mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...