miércoles, 9 de noviembre de 2011

ALBONDIGÓN DE TERNERA EN SALSA


























Tengo la gran suerte de tener unos suegros encantadores, muy detallistas, sé que me quieren y me lo demuestran cada día.

Mi suegra es una persona cariñosa, dulce, paciente, maravillosa y muy buena cocinera de las que he aprendido muchos de los platos que cocino, pero he de agradecerle sobre todo que me introdujera en el mundo de “las croquetas”; mi suegro es un gran artista, abierto, simpatico, con don de gente, un gran pintor que a pesar de sus 81 años no le tiembla el pulso a la hora de pintar sus cuadros, que por cierto uno de los que se encuentran colgados en mi cocina, me dió pie a los colores y emblemas de “Mi cocina” virtual y real (todos los adornos son verdes y los detalles, inclusive en cortinas y delantales son manzanas verdes)

¿Se han fijado que es el encabezamiento del blog?

Cada Miercoles vienen a comer a casa y le comentaba la entrada de ayer recordando el “tapeo” malagueño en los años de su juventud; con mi suegro comparto la pasión por las costumbres populares de nuestra tierra y por la cocina, arte que he de reconocer que domina perfectamente.

Me apuntaba los mesones malagueños que solía frecuentar junto con mi suegra en sus años mozos.

En la entrada de ayer, revuelto de morcilla de arroz con queso curado y miel de caña, apuntaba que me gusta ese olor tan característico de esos mesones añejos, antiguos que me hacen viajar al pasado y que traslado a mi hogar con los platos tipicos de Málaga, recetas ancestrales de una cocina tradicional y casera; uno de esas Tapas, era el albóndigón (almóndigón, como diría un malagueño castizo); uno sólo que lo servían en una cazuelita de barro acompañado de unas patatitas fritas.

Con ésta entrada quiero homenajear a aquellos establecimientos malagueños, según me han ido recordando mis suegros sus nombres, donde ellos disfrutaron y degustaron de nuestra gastronomía:

La Cuchara,Gambrino, La Hostería, Casa Matías, La Paloma, La Extremeña, De Flores, La Buena Sombra, Luciano, La Genuina, Lo Güeno.....y tantos otros que seguro se quedó en nuestro baúl de los recuerdos.

Y un pequeño inciso para uno muy actual, muy de nuestro agrado, donde aún hoy en dia lo siguen preparando como antaño, de unos entrañables amigos nuestros: El Cobertizo, en el Palo.... 

Así que hoy nuevamente “Mi cocina” huele a “mesón” malagueño......

¿Como los hice?

Preparar los albóndigones:
Pedir al carnicero carne de ternera, que la piquen en el momento (aconsejo recién picada, no de la empaquetada, ni de la que ya tienen picada en mostradores).
Poner medio kilo de carne en un bol, añadir dos o tres rebanadas de pan, un vaso de leche, salar al gusto y mezclar bien (pueden ponerse unos guantes de latex y hacerlo con las manos).
A fin de que queden compactas, añadir en el último momento pan rallado o más pan.
Hacer bolas del tamaño de una pelota de tenis, pasarla por pan rallado y freir en aceite muy caliente (en freidora a ser posible) hasta que estén doradas, con objeto de que queden bien “selladas” y no se rompan posteriormente.
Escurrir y reservar en papel de cocina mientras se prepara la salsa.
Para la salsa:
En una cacerola plana, poner un buen chorreón de aceite de oliva virgen y pochar a fuego lento una cebolla y cinco o seis dientes de ajo sin que se llegue a quemar.
Añadir un vaso de vino blanco (fino de Montilla o de Jerez), dos vasos de caldo de puchero (caldo de pollo y carne, pueden ver mi receta en el buscador) y llevar a ebullición durante diez minutos.
Pasar la salsa con la minipimer, de forma que no queden grumos.
Añadir diez o doce granos de pimienta negra, cinco o seis clavos de olor (especia) y dos o tres hojas de laurel.
Echar los albondigones en la cacerola procurando que queden cubierto con el caldo, si es necesario añadir más puchero y dejar cocer a fuego lento durante treinta minutos o hasta que la salsa espese al gusto, procurando con una cuchara de madera darles la vuelta de vez en cuando (que no se peguen).
Picar perejil y echarlo en el ultimo momento, dejar reposar y acompañar con patatas fritas, a lo pobre, con arroz, huevo frito...........como gusten.

¡¡ Buen provecho !! Y disfruten de esos aromas tan especiales que se consiguen en nuestros fogones.

Detalle del cuadro que preside "Mi cocina" pintado por mi suegro: "Manzanas verdes".

13 comentarios:

  1. Que bonito es ese ambiente de familia, ese trato de cariño, ese cuadro de manzanas verdes .... ah! y la receta, ja,ja,.. buenísima, faltaría más.

    Petons

    ResponderEliminar
  2. Muchos recuerdos me trae eso lugares de Málaga,había un mesón en la estación que se llamaba Diego.. recuerdo que las hacia así gordas como esa, tienen una pinta estupenda yo las hago en salsa de almendra.. probare ha hacerlas con tu receta.besos y buena semana

    ResponderEliminar
  3. El albondigon una pasada de rico, lo hare, y el cuadro muy bonito, tu suegro e un artista, besos

    ResponderEliminar
  4. Que suerte poder disfrutar aun de nuestros mayores, que tanto nos aportaron.
    Tu suegro un verdadero artista y tu no ibas a ser menos... buenísima receta la de hoy!!!
    Saluditosssssssss

    ResponderEliminar
  5. Ummmm deliciosas,te han quedado de lujo.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  6. Ummm,que buena pinta tiene este albondigón!!!

    ResponderEliminar
  7. Antes de nada...me encanta el cuadro. Dicho lo cual, pasamos al almondigón.
    Aquí en Murcia tienen por costumbre en algunas tabernas o barecillos una tapa de caldo con pelota, o sea el albondigón.
    Pero con esa salsita, rico, rico. Y un peligro para mojar pan de más.
    Besazos

    ResponderEliminar
  8. Carmen Rosa! Qué pedazo de cuadro tienes en tu cocina. Vaya suegro más apañao tienes. Y suegra también, estoy segura.

    Tu cocina siempre huele a Málaga, y eso es lo que me atrae hasta ti, aparte de que te explicas de maravilla y disfruto mucho con tus lecturas, a pesar de que no tengo tiempo de leerte siempre ¡publicas mucho!

    Este albongigón se sale de bueno, son las 9 de la noche, perfecto para la cena...;-)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Una albóndiga XXL y una salsita muy sabrosa.
    Es precioso el cuadro pintado por tu suegro, vaya artista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Esas recetas de siempre si que son de las que dejan un buen olorcillo en la cocina y no dejan a nadie indifirente.
    Tu suegro es un artista que manzanas mas bonitas te pintó.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Que cosa más rica, los hago seguro y por cierto como pnta tu suegro, que manzanas dán ganas de comerdelas. Besos

    ResponderEliminar
  12. tus recetas un sueño. Estoy recopilando para mis hijas tinerfeñas lo necesario. Gracias.
    Pero mi interes es doble, tu suegro, quiero tener contacto con el. Mi pdre era Antonio Segovia Lobillo, creo que lo conoceria, era academico de San Telmo y le tengo una Fundacion, con sede en Tenerife, pero con Museo en Velez Zmalga mi web es www.fundacionantoniosegovialobillo.org y mi telefono es 822012249 y 615366423. Grcias, es para tenerlo en la Fundacion como pinor malguño, a lo mejor esta ya.
    Un saludo.
    Juan Antonio Segovia
    Presidente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por sus palabras....se lo comentaré a mi suegro.....y enhorabuena por su fundación...me pasaré a ver su web.
      Un cordial saludo.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...