miércoles, 23 de noviembre de 2011

QUISQUILLAS DE MALAGA, DEL MAR DE ALBORAN, COCIDAS


























Los meses con “erre” (es un dicho muy antiguo) son los mejores para saborear esas maravillas culinarias que son los mariscos en general.

Estoy convencida de que unas quisquillas frescas, de nuestras costas, no siendo congeladas, sosas, sin gracia, si tiene el tamaño adecuado, cocida en su punto, están más sabrosas que las gambas y los langostinos. son las reinas del paraiso de los crustáceos decápodos.

Las quisquillas que suelo comprar en los mercados malagueños, bien en el de Huelin o en el de Atarazanas (el central), la de nuestro Mar de Alborán (comprendido desde Gibraltar al Cabo de Gata), son practicamente desconocidas fuera de las provincias que baña (Málaga, Granada y Almeria). Quienes no la conocen suelen decir que son camarones grandes, nada más lejos de la realidad.

La razón por la que “nuestras” quisquillas resultan casi inéditas fuera de nuestras costas, son varias:

Una de ellas es por el pequeño número de puertos que la capturan, sólo ocho en Andalucia (Estepona, Marbella, Fuengirola, Málaga capital y La Caleta de Velez en Málaga; Motril en Granada y Almeria capital y Adra en Almeria).

Influye lógicamente el habitat de la quisquilla, suelen vivir en los fondos rocosos del litoral que es territorio vedado para la pesca de arrastre, por lo que su captura es mediante el método artesanal de nasas.

Y por último y más relevante, que sus capturas son tan escasas que su comercialización suele finalizar en la propia lonja local, llegando poca cantidad a los puestos de los mercados.

Por lo que cuando llegan a “Mi cocina” son las reinas del paraíso de los crustáceos decápodos y la reina de “Mi cocina”.

El cocerlas no tiene mayor secreto, por lo que he llegado a pensar no subirlas al blog ya que no es una receta, pero no he podido dejar pasar la ocasión de dejar constancia de uno de los platos más exquisitos de Málaga.

Para cocerlas:

En una cacerola poner agua con sal (la suficiente, que aunque parezca demasiado salada, para que al probarla sepa a mar) y llevar a ebullición.

Echar las quisquillas y esperar a que vuelva a hervir el agua, dejarla cocer un minuto (se nota que están cuando comienzan a flotar).

Escurrir el agua en un colador, al mismo tiempo que las dejamos bajo el grifo bajo el agua fria.

Aconsejo consumirlas a temperatura ambiente (no metidas en el frigorífico).

En algunos ocasiones se les suele poner una o dos hojas de laurel (es cuestión de gusto).

Acompañar con un buen vinito blanco de la tierra, muy frio.


Si la mar está de temporal como en éste cuadro pintado por mi suegro, donde se contempla el Faro de Calaburra en Fuengirola (Málaga), mi playa favorita, mis roqueos, mis fondos marinos preferidos. seguro que no se podrán pescar muchas quisquillas ¿no creen? El Cuadro, "El faro", está en casa....muy cerquita de "Mi cocina"





¡¡ Disfruten de Málaga, disfruten de Andalucia !!

11 comentarios:

  1. Me encantan los crutáceos mandame un platito que estas quisquillas se ven deliciosas
    besos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. que buena es la quisquilla, me encanta, y estoy de acuerdo contigo con la diferencia de la quisquilla de arrastre y la de nasa. Me acuerdo que en mi mesón las llamábamos.. "salvajes" jajajaja, son deliciosas, y chupar la cabeza es un placer.
    Nosotros las cociamos de otra forma... el agua hirviendo pero sin la sal.
    Mientras poníamos un recipiente con agua muy fría e incluso con cubitos y la sal. Removemos bien la sal y cuando esté cocida la quisquilla, como dices tres minutillos,se pasa al agua fria con sal.
    Este cambio de temperatura hará que cojan la sal por "osmosis" y además al estar el agua fría, hará que la carne quede prieta.
    No quiero decir con esto que dude que te salgan de cine eh??, te dejo mi consejo por si quieres probarlo alguna vez :)) un besazo

    ResponderEliminar
  3. Es un buen producto, y la información que nos has dado fantástica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que ricas están las quisquillas, tiene un sabor a mar fantástico. Me gustan más los mariscos pequeños que los grandes, tienen más sabor.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  5. Un Barbadillo, rico, rico. Y esas quisquillas tan ricas. Aqui de esas no llegan, te lo puedo asegurar.
    El cuadro precioso. Lo que te dice Toñi, lo he oido yo a muy buenos cocineros, es cuestión de probar.
    De todos modos, yo te cojo un par de ellas.
    Besazos

    ResponderEliminar
  6. Me apunto encantada a las quisquillas y al Barbadillo, Carmen! Qué delicia! Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Pues justo mi pueblo lo mencionaste ahí y es uno de los que las capturan. Así que sé que son las quisquillas y lo ricas que están.
    Ummmm que rico plato para tapear con una cervecita bien fría, verdad????
    Saluditosssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por seguirme, gracias por sus comentarios y sobre todo por las visitas.

    1º ANIVERSARIO, GRACIAS A TI !!

    Un saludo, Los Caprichos de Jorge!

    ResponderEliminar
  9. Que ricaaaas seguro, no hay como comer el marisco fresco wapa.
    Bicos mil.

    ResponderEliminar
  10. Qué plato más estupendo de quisquillas.
    Cuántos recuerdos de Fuengirola donde vivía un tío de mi madre y me encantaba ir a verlo cuando iba por el sur, siempre hacía una escapadita para visitarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Un platito así de quisquillas es toda una exquisitez y cómo mejor están es comiendolas ahí saben mucho mejor.
    saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...