martes, 15 de noviembre de 2011

SALMON A LA PLANCHA CON SALSA DE "MONDARINAS" Y CILANTRO














Cuando mi abuela materna decía el nombre de su madre, Clementa, con la candidez de mi niñez pensaba: tiene nombre de mandarina, ésta maravillosa fruta otoñal que abunda en nuestros valles malagueños: la mandarina clementina.

El nombre de mi bisabuela proviene del latín “clemens”, que significa dulce, benigno, bueno, clemente........

Al igual que el resto de los cítricos, la mandarina llegó a nuestro pais desde Asia, a principios del siglo XIX, su nombre alude al color de los trajes que utilizaban los mandarines, máximas autoridades y gobernantes de la antigua China, el apelativo quizás un tanto irreverente no tardó en convertirse en la denominación oficial para diferenciarlas de sus “hermanas” las naranjas.

Las clementinas es un cruce entre las mandarinas y las naranjas silvestres de Argelia, son de un color naranja intenso, de forma esférica aplanada y comúnmente carecen de semillas, con un sabor dulce y a la vez más fuerte y ácida que la mandarina común.

Pero ¿he dicho mandarina?, pues rectifico, he querido decir “mondarina” (vendrá de mondar, pelar.....pienso) como decimos los malagueños.

En ésta ocasión con su exquisito jugo preparé una salsa para acompañar unos filetes de salmón a la plancha.

¿Como lo hice?

En una cacerolita poner un chorreón de aceite de oliva virgen y pochar a fuego lento un puerro y una cebolla pequeña blanca, fresca, hasta que se dore un poquito, salpimentándolo previamente.

Diluir en un vaso de zumo de “mondarinas” clementinas una cucharada pequeña de miel de caña malagueño (en su defecto, cualquier tipo de miel), echarlo en la cacerolita y llevar a ebullición, dejandolo hervir unos cinco minutos.

Añadir medio vaso de nata (especial para cocinar, ligera no espesa) y dejar hervir hasta conseguir la consistencia deseada.

Agregar cilantro fresco picado y apartar del fuego. Reservar.

Mientras cocer rodajas de patatas y reservar igualmente.

Pasar los filetes de salmón por la plancha muy caliente engrasada con aceite de oliva.

Una vez hechos salar al gusto.

Emplatar colocando las patatas, el salmón y salsear.

¡¡ Buen provecho !!

8 comentarios:

  1. Alaaaaaaaaa..... pedazo de plato de salmón! Me parece super original, el regustito a mandarina creo que le tiene que ir muy bien al plato... muy rico!

    ResponderEliminar
  2. Con lo que me gusta el salmón y las mandarinas ya me falta tiempo para entrar en la cocina a hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. Una rica salsa para este pescado tan delicioso. Un plato estupendo.
    UN besín.

    ResponderEliminar
  4. Los citricos me encantan en la cocina, le da un toque a todos los platos increibles, y ese salmon seguro que estaba de rechupete, un besito

    ResponderEliminar
  5. pues me gusta eso de mondarina.. de mondar.. claro que si !! :)
    ese salmón se ve de cine! que rica cena uhmmm :)

    ResponderEliminar
  6. Claro mondarinas, porque hay que mondarlas previamente. Nada, aprendida ya la clase de hoy, vamos a lo que vamos.
    Ese salmón tiene una pinta de ricooooo, madre, lo peligroso es el pan para mojar en la salsa.
    Deliciosa receta.
    Besazos

    ResponderEliminar
  7. Ay, Carmen Rosa, me he tropezado con esta receta, viendo la que has publicado hoy de pastel de salmón con acelgas.
    A mí, el salmón me gusta marinado, ahumado o a la plancha y esta receta con la salsa de "mondarinas" me ha encantado!! Y mucho más, porque has ido a llamarlas como las llamamos nosotros: mondarinas, ole.
    Y qué me dices de los peros, que no son manzanas, sino peros...
    Estupenda receta, guapa.
    Besitos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...