miércoles, 7 de diciembre de 2011

ROSCOS DE VINO DULCE DE MALAGA (MOSCATEL)



























En pocos dias empezarán las fiestas navideñas, cada vez se iluminan las calles semanas antes y ya lucen desde hace muchos días en hogares y comercios la decoración con los simbolos propios de ésos días que se avecinan: árboles de navidad, estrellitas, nacimientos, etc. incluso los villancicos populares suele ser la música de fondo de muchos lugares desde principios de Diciembre.

Nos “venden” el mes de Diciembre como época de felicidad y alegría, donde el altruismo y la buena voluntad flotan en el ambiente, nos empujan a consumir, qué hay que comprar, cuando regalar, qué comer y con quién hacerlo.

Aunque he de reconocer que las fiestas navideñas son bonitas, especialmente para los niños, con el paso de los años quizás para los más mayores, se nos convierten en días tristes, un poco más amargas y sensibles, dejamos atrás ésa ilusión que tuvimos cuando fuimos niños, o cuando nuestros hijos eran pequeños, nos “obligan” a evocar a los seres queridos que ya no pueden volver a casa porque no están fisicamente entre nosotros, o a quienes no pueden volver por otros motivos (distancia, personal o económico), como nos canta el “triste” anuncio del turrón

Pienso con más ahínco en las personas que sufren, que les faltan salud, que no tienen trabajo y no llegan a final de mes, que pasan hambre, en quienes están solos y no tienen una mano amiga, en quienes necesitan consuelo y no lo encuentra, en que existe violencia en la tierra, y que no sólo hay que quererse en unos días concretos porque así está establecido por la sociedad.

Quizás por todo ello, por mi filosofía de vida, por mi forma de ser y de pensar, procuro que pasen fugazmente, huyendo sobre todo de las imposiciones sociales y del empuje al consumismo, también porque siempre quise que ésa serie de valores que se intenta potenciar durante éstas fiestas se tuvieran todo el año, día a día.

Deseo que el verdadero espíritu navideño esté por encima de los días, de los meses y del calendario, que la nobleza, los buenos deseos, los corazones dadivosos y las sonrisas estén siempre para quien las quiera y no se diferencie un Enero, de un Junio, de un Septiembre de un Diciembre.

Y aunque intento no caer en tópicos, no puedo ir contracorriente, entro en la dinámica de las costumbres populares y familiares, como en ésta ocasión que he preparado roscos de vino moscatel y de anis, tal y como los hacía mi madre.

Roscos que se preparaban en invierno y que aún no sé porqué van unidos a Navidad, aunque deberían comerse en cualquier fecha del año ¿No creen?

Así que no puedo huir de las costumbres navideñas aunque quiera, no me puedo escapar, máxime si me piden que los haga y puedan disfruarlos los seres queridos que me rodean y también motivada por la petición de la receta por personas que siguen mi blog.

La receta de los roscos, me la solicitó una fiel y condicional seguidora, una malagueña, marbellí: Maria Calvo, una de mis primeras “amigas” de los 1042 en Facebook, a quien le dedico ésta entrada en “Mi cocina”

¿Como hice los roscos de vino moscatel?

Poner en una sartén diez cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (A ser posible de Periana, de Málaga.....) y cuando esté caliente freir en él la cáscara de un limón, procurando que no se queme.

Desechar la cáscar y dejar enfriar el aceite.

En un cuenco batir la clara de dos huevos y poner a punto de nieve.

Añadir las yemas sin dejar de batir, agregar diez cucharadas de leche, cinco cucharadas soperas de vino dulce (moscatel de Málaga), una cucharada sopera de canela molida, tres o cuatro cucharadas soperas de azúcar y un sobre de levadura en polvo (antiguamente se echaba una cucharada de bicarbonato). Removiendo todo el conjunto.

Una vez mezclados todos los ingredientes, agregar harina de repostería y a continuación el aceite (ya frio) que teniamos reservado.
La cantidad de harina, la que admita la masa hasta que se haga una masa manejable y no se peguen en las paredes del recipiente.

Dejar reposar unos quince minutos.

Untar las manos con aceite o bien con harina (prueben con lo que les resulte más cómodo y fácil) y hacer tiras gruesas, uniendo los extremos dando la forma de rosquillas.

Freir en abundante aceite, no muy caliente, para que no se quemen por fuera y queden crudas interiormente (si es necesario ir retirando de vez en cuando la sartén del fuego).

Escurrirlos bien y pasarlos por azúcar.

24 comentarios:

  1. que ricos, tienen una pinta buenisima pero nunca me atrevo a preparar estos roscos porque no le tengo el truco a la harina. la harina la que admita o me salen duros o secos. como cuanto utilizas?

    ResponderEliminar
  2. Vaya pintaza Carmen Rosa!!! Estos son súper viciosos, me los comería todos!! Gracias por la receta.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  3. yo soy fan de la navidad, y no por eso caigo en todos los tópicos (alguno si que me gana la partida).
    También me faltan seres queridos,de hecho sólo(y nada menos :)) tengo a mis dos hijos y a mi marido, y pienso en todo lo que está por arreglar en el mundo, pero eso me pasa todos los días del año.
    Asi que procuro pasar estos días valorando lo que tengo, las pequeñas cosas que nos hacen felices, y dando gracias por ellas.
    Debo ser una cursi pero asi lo siento :)

    Y mira que ejemplo tan claro de lo que digo... ese plato de rosquillas te alegra una tarde entera, entre que las haces, y mientras las disfrutas y disfrutan... se echa un rato de lo más feliz.

    besos y feliz puente

    ResponderEliminar
  4. mañana estoy en Malaga.... no es broma!!... y no pienso perderme estos roscos malagueños... ni la porra ... ni....

    ResponderEliminar
  5. Que buenos se ven, estos me los llevo que quiero probarlos, y tienes razon es en estas fechas cuando se suelen hacer, aunque yo se los hago a mis hijos cuando me los piden sea diciembre o julio jajaja.
    Esta semana ya estoy metiendo todo para navidad, es que no sabes la cantidad de dulces que tengo que llevarme para Madrid, todo caserito, en fin que vamos a disfrutar de la familia que es lo mas importante de las fiestas, un beso cariño

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes: Por supuesto aprovechar la ocasión para saludar a tod@s aquell@s que visitais "Mi cocina" y agradecer sus visitas y sus comentarios.
    Demisalero, la harina la voy poniendo poco a poco, hasta que compruebo que no se pega la masa en las paredes del cuenco y que queda compacta...la cantidad la que pida la masa...así, no indico cantidad porque es dificil...ayer no la pesé. Lo que sí, utilizo harina especial para reposteria, de la marca Harimsa, la compro bien en El Corte Ingles o en Carrefour....y recuerda, la cocina es experimentar y probar....verás como te salen perfectas.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Estos los hago yo este fin de semana. Me chiflan, aunque nunca los he hecho como tu, por eso me llevo la receta. Y fíjate que casualidad, esta mañana en Carrefour he comprado una botella de vino Málaga pensando en usarla para algún postre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Estos roscos te han quedado de 10 tienen que estar deliciosos tomo nota
    besitos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Aunque mi opinón es muy parecida a la tuya, tengo que reconocer que las Navidades me gustan.
    Posiblemente por una tradición que debemos mantener, al margen de lo comercial, y que nos da la oportunidad de reunir a familias y grupos de amigos que, por la rutina del alocado ritmo de vida que tenemos, no nos resulta fácil de hacer.
    De cualquier manera, como de lo que se trata es de producir felicidad, lo mejor es hacer esos roscos tan estupendos que nos has preparado, invitar a los amigos y verás la cara de satisfacción que se les pone.
    Saludos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  10. Carmen Rosa pienso como tu. Las Navidades cuando empiezan a faltar los seres queridos ya no son lo mismo, pero bueno, intentando no caer en el consumismo las celebraremos como buenamente podamos.
    Y para empezar esos roscos de vino tiene una pinta excelente.
    Ricos, ricos deben estar.
    Besazos

    ResponderEliminar
  11. Copio estos roscos para mi hijo que le encantan.

    ResponderEliminar
  12. Que buenos son estos dulces, no conozco a nadie que no le gusten. Te han quedado de fábula.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Que roscos mas originales wapa nunca lis he comido con miscatel seguro estan de vicio.
    Tomo nota y los guardo en mi libreta de pendientes.
    Bicos mil wapa te han quedado de lujooo.

    ResponderEliminar
  14. Que ricos¡¡ Con vino Moscatel no lo he probado, como tengo el vinito en casa pues me llevo la receta a ver si me animo y los hago.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  15. Los roscos me parecen una delicia, que estoy segura que un día de estos probaré. Me da igual que sea en la época navideña, o incluso después. Pienso como tú, cuando algo está bueno, no hay que dejarlo sólo para la época tradicional.
    De lo demás, opino y pienso como tú.
    Conforme los años van cayendo sobre una, todo esto adquiere otra dimensión.
    Faltan personas, y la familia suele estar más triste, no sólo en Navidad, sino durante todo el año. No es la misma alegría que cuando éramos jóvenes, y no teníamos tantos problemas.
    Ahora vemos lo que sucede a nuestro alrededor, cómo está la vida, cómo hay gente que sufre, cómo familias pierden sus casas, etc.. etc... y pensar en celebrar una fiesta que se ha convertido en consumismo, no me gusta nada.
    Yo intento pasarlas tambén rápidamente, deseando que llegue pronto el día 7 de enero (este año más, que Laura canta ese día en Montilla, Córdoba).
    Disfruto de esos días con mi familia, veo reir y cantar a mis sobrinos, veo a mis hijos ilusionarse con sus amigos, con sus reuniones...
    Y cada vez me gustan las fiestas más sencillas, más tradicionales, y hacer dulces como nuestras abuelas es una forma de recuperar esos momentos de antes.
    qué rollo he metido, y no sé si está bien explicado, que es de noche, estoy a oscuras, me duele la cabeza y el cuello y no sé muy bien lo que digo. pues eso, que me encantan tus rosquillas, que es a lo que íbamos. ¿le doy al Enter?

    ResponderEliminar
  16. Un buen cafetito y me tomaba un par de ellos con una buena compañía por supuesto!!

    Un saludo, Los Caprichos de Jorge!

    ResponderEliminar
  17. Pero por favor... que cosa tan rica... Yo quiero una bolsita con esas delicias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. que buenos Carmen!! aunque yo de momento los tengo prohibidos,, tengo que mantener alejado el azucar.!! te han salido genial!!! bikosssss

    ResponderEliminar
  19. Me recuerdan tanto las rosquillas de mi abuela! sólo que nunca llegué a tener su receta. Tengo que probar esta a ver si es similar. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Yo creo que las navidades son para los niños son tan inocentes, pero los mayores vemos la realidad y es otra cosa no todo es felicidad y tocar la pandereta.
    Así que prefiero un plato de tus roscos un café y una buena tertulia pero todo el año.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. ¡Muy ricos!. Me quedo tu receta.
    Buen día

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...