viernes, 23 de marzo de 2012

TORTILLA DE CALABACIN
























Cuento los días pensando en el cambio de horario, adoro los dias largos y luminosos, síntoma inequívoco de la tan deseada primavera, preámbulo de días soleados, de aire tibio que todo lo renueva, señal del buen tiempo que ayuda a que germinen las flores embriagándonos de aromas deliciosos.

Huele el azahar por las calles malagueñas preludio de Semana Santa, se renuevan los colores de nuestras ropas, se desempolvan los trajes de baño, la vida bulle en las calles y plazas.

Por fin los relojes se adelantarán una hora la madrugada de mañana Sábado al Domingo, las manecillas cuando marquen las dos, pasará a ser las tres. Existen multitud de opiniones al respecto, unas en pro, otras en contra; políticos, ecologistas, el sector turístico y energético....quizás no logran ponerse de acuerdo, hay quien opina que el cambio horario modifica el carácter de las personas, otros que es malo para la salud y un largo etcétera.

La culpa de tanto movimiento de las agujas no es otra que la búsqueda de un mayor ahorro energético y curiosamente quienes lo hicieron por vez primera fueron los británicos e irlandeses, que en el año 1916, decidieron realizarlo para no malgastar carbón y no consumir demasiada luz eléctrica. Tres años más tarde, les siguieron España y Francia. Esta medida dejó de realizarse a raiz de la II Guerra Mundial.

En el año 1974, Francia “resucitó” nuevamente la idea, los motivos: la crisis del petróleo; el resto de paises, ahogados por el precio del crudo siguió al país Galo.

Con ésta medida, aunque el día siga teniendo 24 horas, se disfruta un poco más de la luminosidad y claridad del día.

Es por ello, por lo que hoy viernes me he decidido por una sencilla y fácil receta, nutritiva, rápida de hacer a fin de no estar demasiado tiempo pegados a los fogones y disfrutar de un paseo a la caida de la tarde, por la orilla de la mar, por el campo y por las concurridas calles de nuestras ciudades.

¿Como la hice?

Ingredientes: Un calabacín grandecito (o dos medianos), una cebolla blanca dulce, 6 huevos, aceite de oliva virgen (sigo usando de Riogordo, sin filtrar, malagueño), sal.

Para prepararla:

Si el calabacín tiene la piel fina, no es necesaro pelarlo.

Lavar el calabacín antes de trocearlo en rodajas finas.
Pelar la cebolla y cortarla en brounoisse (cuadraditos pequeños)
En una sartén echar aceite de oliva y pochar la cebolla salándola, a fuego lento, con cuidado de que no se queme.
Una vez pochada añadir las rodajas de calabacín y dejar cocinar durante 4 o cinco minutos.
Escurrir en un colador el aceite y reservar el calabacin frito con la cebolla.
En un bol batir las claras de los huevos llegando casi al punto de nieve, añadir las yemas y un poco de sal (al gusto).

Echar lacebolla y el calabacín en el bol y mezclar con los huevos.

Poner la sartén en el fuego con dos cucharadas soperas de aceite y a fuego lento cuajar la tortilla, vuelta y vuelta.

¡¡ Disfruten de un buen fin de semana !!

13 comentarios:

  1. Si haces así las claras seguro que la tortilla sale más esponjosa. Siempre se aprende.
    Oye, gracias por lo del cambio de horario, nunca me entero, si es que lo que yo digo: vales un potosí!!

    Un abarzo.

    ResponderEliminar
  2. Hoy he comido puré de calabacín que me hizo mi mujer con la thermomix pero el próximo día le digo que me haga la tortilla ya que nunca la había probado y debe estar de escándalo.

    ResponderEliminar
  3. Carmen esta tortilla es muy de tu tierra a mi me la enseño a hacer una malagueña hace muchìsimos años y yo se la hacía a mis niños chicos para que asi comieran la verdura con menos "llantos" el caso es que me encanta. Es nuestra cena de muchas noches y me alegra mucho la hayas publicado para todo el que no la haya hecho nunca.

    El cambio de horario coincido como en tantas cosas contigo a mi me da la vida, la luz y las horas de sol influyen mucho en mi estado de ánimo.
    Cuando de un paseo la tarde del domingo me acordaré de ti, mirando al mar como haré yo también. Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Siempre es un placer leer tus entradas son muy interesantes. Esta tortilla se la hago algunas veces a la familia
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Pues ya nos llega hoy el cambio de hora, Carmen la tortilla ha quedado fantástica, una cosa tan sencilla y tan buena, me encanta.

    ResponderEliminar
  6. que buena es esa tortilla, uhmmm me sabe ya a pascua!!

    ResponderEliminar
  7. Carmen esa tortilla te ha quedado fantástica y seguro que muy rica.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la tortilla de calabacín, yo le pongo también algo de patata porque sólo con el calabacín se queda tan suave me cuesta mucho trabajo darle la vuelta.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la tortilla de calabacín te ha quedado estupenda besos

    ResponderEliminar
  10. A mí sí me afecta los cambios de hora: en la llegada de la primavera me da algería, vitalidad, mucha mucha energía. Me encantan los días largos porque los aprovecho más, estoy más feliz. Sin embargo en otoño me chafa un poco, intento que no me afecte demasiado, pero cuando el día se termina a las seis y media de la tarde, mis pilas se descargan muy pronto y no me cunde nada.

    Este fin de semana he experimentado el olor a azahar, también a los pinos de los montes, a flores recién salidas, incluso a jazmines! qué linda es la primevera...

    Como linda y sabrosa tu tortilla de calabacín. A mí me encanta, es una de mis cenas habituales, aunque en esta temporada cambio el calabacín por habas, chícharos, guisantes...

    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  11. nada más ver tu entrada, TORTILLA DE CALABACÍN, me he tirado a por ella, a saborear la dulzura de este producto, la suavidad y encima no aporta muchas grasas, que también hay que tener en cuenta.
    Pero al mismo tiempo, me acerco aquí para leerte una vez más, y sentir esa frescura de la mañana, esa luz tenue que inunda las mañanas, y esos olores a jazmines y azahar, que se disfrutan en Málaga.
    Coger aire, profundamente, aspirar y sentir ese aroma en todo el cuerpo hasta que llega al cerebro y se queda ahí.. un rato...
    Una receta que me encanta, y que hago a menudo. A veces la mezclo en la tortilla de patatas, para que mis nños aprendieran a comer másverduras. Cuando eran pequeños, y veían el color verde del calabaciín y me preguntaban que qué era. Yo les "engañaba un poco" diciéndoles que era la cebolla que venía más vrde, porque era más joven, o las patatas, que algunas eran verdes. Se conformaban y se lcomían. Ahora no tego que engañarles, y ahora aprecian el sabor del calabacín, y ya puedo darle la importancia que se merece, y hacerlo el ingrediente principal de una buena tortilla.
    Encantada de leerte como siempre.

    ResponderEliminar
  12. Buenisima, una de mis preferidas. Besos

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Qué rica la tortilla de calabacín!!, hace tiempo que no hago, tengo que hacer pronto. Nos vemos por la red http://hadacocinera.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...