martes, 3 de abril de 2012

POLLO AL AJILLO


























Hace unos días cumplí años, 57 abriles. Aunque procuro descumplir, animimacamente hablando, conforme van pasando los años me voy dando cuenta que cada vez, con más frecuencia me viene a la memoria mis recuerdos infantiles, los momentos vividos y las personas queridas que ya no están, sobre todo mis padres. Sin tristeza, sí con la añoranza a mis seres queridos, pero sin dejar de disfrutar y valorar a las personas que quiero y que me rodean, sobre todo mi marido y mis hijos.

En ésa medida igual me ocurre con la cocina, suelo echar la vista atrás sin dejar de reconocer la amplitud de recetas, medios e ingredientes nuevos con los que podemos cocinar hoy en día; quizás añorando productos ya perdidos o difíciles de conseguir, y sobre todo los sabores de antaño. Por ello, siempre procuro dentro de mis posibilidades, seguir fiel, recordando los sabores de siempre, procurando seguir los pasos de quienes me enseñaron y me inculcaron la cocina tradicional, la de nuestra tierra, la cocina malagueña de mis antepasados.

Procuro comprar productos frescos, las verduras de la huerta malagueña, frutas de temporada, pescados y mariscos de nuestra bahía, los aceites malagueños, quizás lo más complicado lo tengo en la carne, pero en nuestros mercados, sobre todo en Atarazanas puedo encontrar carnes y productos ante todo nacional y a ser posible criados a la antigua usanza, sobre todo el pollo y los huevos.

Hace cincuenta años era casi un lujo, algo tan habitual actualmente, poder comer pollo casi cada día, por lo que muchas familias, teniendo espacio los criaban en sus casas. Una de ellas, mi madrina, los criaba en su hermoso patio junto con conejos y algún que otro pavo. Cada tarde, de paso a casa de mi abuela, la visitábamos y mientras mi hermano hacía acopio del azucarero o del merengue que casi cada tarde preparaba mi tía Mercedes, yo prefería “meter mano” a los cubos y amasar el alfrecho, con el pan duro y el agua, mejunje éste que se convertía en un manjar para los pollos y gallinas, junto con el maíz. O bien, darles de comer a los conejos su alfalfa recién cortada que traía mi padrino de la Peluza en el Palo.

Aunque cuando más disfrutaba era ayudándola a abrir los huevos, cada vez que nacían los polluelos.
Una de las formas de preparar el pollo más tradicional, es al ajillo.

¿Cómo hacerlo?

En una cacerola plana o sartén poner a calentar aceite de oliva virgen extra (estoy usando actualmente de Riogordo, sin filtrar, malagueño), de forma que cubra el fondo.
Una vez caliente echar el pollo troceado (suelo pedirlo al carnicero) salándolo al gusto.
Taparlo con una tapadera (de las agujereadas a fin de que pueda salir el vapor) y dejarlo el tiempo suficiente para que esté dorado y no se pegue al darle la vuelta a los trozos.
En ése momento, echar una cabeza de ajos sueltos, haciéndoles a cada diente una incisión (un corte) sin que se lleguen a partir y dejarlos freir junto con el pollo.
Una vez que esté dorado por todas partes, echar uno o dos vasos de vino blanco (Montilla-Moriles), cinco o seis granos de pimienta negra, dos o tres hojas de laurel y llevarlo a ebullición. Tapar nuevamente la cacerola y dejar que se evapore el liquido, removiendo de vez en cuando.

El vino se habrá evaporado, pero habrá dejado su inconfundible sabor; los ajitos estarán tiernos, dulces y sabrosos………quedará el pollo con el aceitito malagueño….por lo que necesitarán una buena hogaza de pan “cateto” para ir mojando.
Acompañar con unas patatitas fritas, unas aceitunas “partías” aliñadas y un vinito dulce moscatel malagueño.

12 comentarios:

  1. Ni más ni menos, Carmen Rosa. Eso es un pollo al ajillo en condiciones, lo demás son tonterías!!
    Buena receta y buena entrada, como siempre.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Te gano por 6 más, así que... Felicidades amiga y a cump`lir muchos más.
    Este pollo que rico!. Bien dices que hace 50 años el pollo era articulo de lujo.
    Besazos

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades por tu cumple y también por la receta, que bueno un pollo al ajillo de los de siempre, a mi también me recuerda a la casa de mis padres.
    Por cierto hemos coincidido porque también acabo de publicar un pollo en salsa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades.
    Me encanta el pollo preparado de esta manera.
    besos

    ResponderEliminar
  5. FELIZ CUMPLEAÑOS CARMEN ROSA mi niña!!!! En unos días cumpliré yo mis 40... jejejeeje
    Qué gracia lo que cuentas sobre las gallinas y pollos de tu tía y sobre cómo te gustaba meter la mano en ese potingue para darles de comer.
    A mí personalmente me gusta mucho el pollo al ajillo. Con muuuuuuuuuucho ajo!!!! Es que en casa somos muy fans del ajo. Nos vuelve locos a Marc y a mí. Nos los comemos a puñados, bien frititos.
    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades!! Este es uno de mis platos preferidos, me encanta.

    ResponderEliminar
  7. Carmen Rosa, muchas ¡¡felicidades!! y que cumplas muuuuchos más y, qué mejor manera de celebrarlo que con una maravillosa receta que te trae tan bonitos recuerdos y, es que el tiempo vuela y casi no nos damos cuenta, por ello "Carpe Diem" (vive el momento).
    Por cierto, el pollo al ajillo tiene una pinta queeee... no veas.
    Besotes preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho este pollo, hace tiempo que no lo guiso, pero en cuanto pases estos día me pongo a la faena.

    Feliz Semana

    ResponderEliminar
  9. Feliz cumple princesa ya eres otro año más joven! y el instinto te ha llevado a una receta acertadísima por que el ajo tiene un montón de beneficios terapeúticos:
    Estimula las mucosas gastrointestinales provocando un aumento de las secreciones digestivas y de la bilis.
    Es diurético.
    Aumenta las secreciones bronquiales, por lo que se dice que es expectorante, desinfectante y descongestionante.
    Su consumo frecuente provoca vasodilatación (aumento del diámetro de pequeños vasos sanguíneos; arteriolas y capilares) lo que hace que la sangre fluya con mayor facilidad y que disminuya la presión sanguínea.
    Por todo ello, el consumo habitual de ajo es muy recomendable en caso de parasitosis intestinales, cualquier proceso infeccioso y para aquellas personas que tienen hipertensión y riesgo cardiovascular.

    Toma ya! y con tu receta sólo cabe añadir que es delicioso!

    ResponderEliminar
  10. Perdona el retraso Carmen... muchísimas felicidades! Espero que sigas deleitándonos con estas delicias y con tus palabras muchos más!!! Un beso muy muy fuerte!

    ResponderEliminar
  11. The garlic chicken looks fantastic!

    ResponderEliminar
  12. Muchas felicidades aunque sea con retraso que rico está el pollo al ajillo te ha quedado con una pinta muy rica besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...