jueves, 27 de septiembre de 2012

GUISAILLO DE PAPAS CON CARNE


Tal dia como hoy, hace 19 años cerrastes tus ojos dulcemente, te fue apagando una dura enfermedad, en pocos meses, que yo no pude o no quise ver, el dolor me puso esa venda que aún tengo en mis ojos; sigo creyendo que en cualquier momento te veré o escucharé tu voz, como cada día.….

Papá, hazme tata-chín…y él me sentaba en su fuerte mano izquierda, me agarraba con fuerza con la derecha y al mismo tiempo, haciendo los movimientos rotatorios de la noría, decía: chin, tata chín, tata chín….arriba y abajo una y otra vez.
Papá hazme el gatito y con los dientes imitaba a un pequeño gatito maullando…ahora la perdiz:  ahuecando una mano y golpeando con los nudillos de la otra su móflete…me trasladaba a los campos malagueños, simulando el canto de éste precioso pájaro.
Papá, canta…y con una especial voz para el flamenco, me cantaba las canciones de Farina.

Me adoraba y yo a él….era severo, quizás algunas veces demasiado, a veces le decía: eres un “regañón”;  pero a la vez cariñoso, protector, simpátiquisimo, amigo de todo el mundo, abierto, dicharachero, trabajador, guapisimo….y ante todo era mi padre, mi queridísimo padre.
Hoy un día de Otoño, especialmente gris, lloviznando, con ésa languidez y tristeza que dan los días nublados, caen las gotas suavemente como las lágrimas de mis ojos ….quizás me acompaña el tiempo en el sentimiento de pesar.

La receta de hoy, es una muy especial en “Mi cocina”; esas recetas típicas malagueñas que se pierden en nuestro recuerdo, que me traslada a la cocina de mi madre y viajando aún más en el tiempo, a las de mis abuelas…… que sigo preparando con la misma paciencia, a fuego lento, con calma y sin prisas..…a la antigua usanza.

¿Cómo lo hago?

Ingredientes:
Tres cuarto kilos de ternera troceada (se le suele pedir al carnicero de confianza que se especial para estofado), un tomate, un pimiento verde, media cebolla, una cabeza de ajos, dos o tres patatas, dos zanahorias, una alcachofa, guisantes (pueden ser congelados, como en ésta ocasión, aún en estas fechas no tenemos de temporada en Málaga), un vaso de vino blanco (uso un fino de Montilla-Moriles), un “cucharón” (era la medida que usaba mi madre) de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño, de Periana), dos o tres hojas de laurel, una carterilla de colorante alimentario (uso de la marca Aeroplano), sal y agua.
     


Preparación:

En una cacerola plana (no alta) echar agua de forma que se llene un poco más de la mitad, echar la carne, el tomate partido por la mitad, el pimiento cortado por el cento (quitándoles las semillas), la cebolla y la cabeza de ajos que previamente habremos asado directamente en el fuego.

Llevar a ebullición y espumerear.   En éste momento añadir el vaso de vino y el cucharón de aceite y dejar cocer a fuego lento durante una media hora.

Sacar el tomate (desechar la piel), el pimiento y la cebolla con un poquito de caldo y pasar por la minipimer (antiguamente lo dejaban entero en la cacerola…), volviéndolo a echar en la olla.
Añadir la zanahoria cortada en rodajas, la alcachofa (quitándoles las hojas más duras) cortada en cuatro trozos, el colorante alimentario y sal al gusto; dejando que siga cociendo a fuego lento unos quince o veinte minutos.

Picar las patatas a cascos, para ello deben cortarlas con el cuchillo pero sin llegar a cortar el trozo completo, es decir, cuando el cuchillo esté mas o menos por la mitad, lo que quede se separará haciendo palanca con el mismo, con lo que el resto de la patata rasgará de forma irregular en lugar de continuar con el corte perfecto. (De esta forma se consigue que durante la cocción se desprendan mejor los almidones contenidos y ayuden a que el caldo quede más espeso).

Agregar las patatas a la cacerola, al mismo tiempo que los guisantes y las hojas de laurel, dejando cocer hasta que las patatas estén listas (se puede pinchar con un tenedor para comprobar que están cocidas).

Apartar del fuego, dejar reposar y a disfrutar un plato de cuchara, muy malagueño, que se va apeteciendo en estos días otoñales.¡¡ Disfrútenlo !!

Para mis añorados padres José y Francisca, con todo mi amor.

18 comentarios:

  1. Que rico este guiso, me encantan los platos de cuchara, este cae pronto. Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta recetas nos hace recordar a muchos a nuestros padres. Yo particularmente me acuerdo de mi madre porque era uno de mis platos preferidos, además lo hacía igual que tú. Aunque yo de pequeño machacaba las patatas y le pedía a mi madre una yema de huevo, je,je así estoy de crecidito. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. QUE RICO ESE GUISO BIEN CALENTITO Y CON UN BUEN TROZO DE PAN PARA MOJAR, BESOS

    ResponderEliminar
  4. Por muchos años que pasen siempre los tenemos en el pensamiento,comparto tu tristeza.

    El guiso tiene que estar de rechupete.

    abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Una historia preciosa la de tu infancia con tu padre. Y aunque hoy sea un día triste, que esos recuerdos tan preciosos te hagan sonreir porque él estaria contento de verte feliz al recordarle.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Jolín que buen guiso como apetece aunque sigue haciendo mucho calor.

    ResponderEliminar
  7. Pues a qui ya refresco mucho y apetecen este tipo de guisos, te quedo barbaro yo llevo el pan y tu pones el plato vale????..Besos

    ResponderEliminar
  8. Dicen que una persona no muere mientras alguien la recuerde, seguro que tu padre vela por ti y estaría muy orgulloso.
    Un estofado hecho tradicionalmente que con el día que ha hecho hoy ya se apetecía un plato como este.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ay hija, que me sale la lágrima, mi padre se fue hace cinco años y parece que todavía lo veo por todas las esquinas de casa!!
    Este plato también es un clásico de mi casa, también lo llamamos papas con carne, aunque mi madre no le pone alcachofa y le añade tomillo!! Una delicia para mojar mucho pan!!
    Besitossss guapa!!

    ResponderEliminar
  10. Esa pena aun me acompaña a mi por los mios, mi padre se fue muy pronto, con 57 años, cuando mas lo necesitabamos, y mi madre hace 7 años, era ya muy mayor pero no pasa un dia sin acordarme de ella, pero la vida sigue y hay que vivir por los que quedan.
    Vamos a tu receta tan rica, y con tantos recuerdos en tu vida, es el clasico guiso de todas las madres, pero que en cada casa sabe diferente ¿verdad? riquisimo Toñi, un besito cariño

    ResponderEliminar
  11. Qué emotivo han sido tus recuerdos yo que casi no estuve con mi padre siempre he hechado de menos la figura de uno, por lo que te leo estuvisteis muy unidos, es una pena su perdida pero ya ves los recuerdos no desaparecen nunca y eso es el consuelo que nos queda de todo lo vivido.

    El guisaillo riquísimo, no te digo nada de lo que me gusta, me tomaria dos platos.
    Un beso grande y feliz finde semana.

    ResponderEliminar
  12. Es uno de los platos favoritos de mi hija, !!ay dios com la echo de menos, Carmen!!. En fin, en cuanto venga a Galicia para el año que viene, ya me dijo que tenía que preparárselo, y por supuesto, se lo haré cuantas veces quiera. Es un guisote realmente rico, aunque no sabes la cantidad de pan que me meto entre pecho y espalda con esa salsita en el plato jejejeje.

    bicossssssssss

    ResponderEliminar
  13. It looks comforting and delicious.

    ResponderEliminar
  14. Cuantos recuerdos me traes. No puedo por menos que sentirme emocionada con lo que hoy has escrito. Ayer hice yo también un estofado, los mismos ingredientes cocinados de diferente manera pero los dos seguro que buenísimos. Sabes Carmen Rosa que escribes perfectamente las recetas y no queda duda de nada siguiendo tus pasos y también quiero que sepas que me he sentido muy identificada con tus vivencias de hoy. Mis lágrimas surcan mi cara. Buen finde y gracias por tus recetas. Besos Pepa

    ResponderEliminar
  15. Hola mi niña guapa tu

    Muchos dias sin vernos, pero ya sabes, van pasando i ni cuenta nos damos, con el trajín diario verdad ?

    A los mimos les encanta este tipo de guisos, sobre todo a mi hijo que se pone como el "kiku", cada vez que lo preparo

    mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  16. que graciosa a la vez de tierna tu entrada,me ha hecho gracia lo del cucharón de aceite y lo de la carterilla de azafrán,que se nos ponía los dedos amarillos.....

    ResponderEliminar
  17. El recuerdo de los padres es imborrable y mucho más cuando ha sido padres ejemplares.

    El guisaillo de papas delicioso como todo lo que haces, en mi casa es una de las comidas de invierno que no pueden faltar, a mi me gusta más papas que carne, y mi hijo más carne que papas, así que nos compensamos muy bien.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  18. Oh¡¡ no salió mi comentario???te escribí el mismo día de la entrada...te decía que leerte siempre es una maravilla porque leo cosas de mi familia y parece veo a mi abuelo y ami padre haciendo el tin ta ta chin, tan típico de ellos cuando coge un niño en brazos. El guisaillo de papas anda que no está bueno ni nada,que bien prima ya no tengo que andar preguntándole a mi madre por las recetas porque aquí las tengo escritas jijiji, que siempre le pregunto alguna me dice lo mismo..." si es muuuy fácill, no tiene nada...un pimiento un tomate y una cebolla" y ahí se queda con eso se supone debo saber hacerlo jajaaj. UN besito enorme cariño

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...