jueves, 11 de octubre de 2012

GALLETAS CON DOBLE CHOCOLATE





Creo que los colores tienen un profundo efecto sobre la mente, de hecho los psiquiatras suelen usarlos como ayuda para calmar y tranquilizar a los pacientes con problemas no sólo mentales, nerviosos e incluso de estados de ánimo.   Hay estudios sobre los colores que indican como equilibran la mente, incluso ayudan a transformar obsesiones y miedos

Mi hija suele “autodefinirse” algunas veces en cuanto a sus estudios se refiere como “Proyecto de psicóloga”…e igual cuando termine su carrera universitaria, que le encanta por cierto, tendrá en cuenta que los colores nos rodean y tienen una notable influencia en las personas.

A ella le encanta el color morado, en todas sus tonalidades;  un color que desde la antigüedad, ha sido asociado a la sabiduría, la magia, el misterio, pero además, a la riqueza, sofisticación e inteligencia y con una fuerte protección psíquica para el funcionamiento del cerebro, estimulante de la imaginación y de la intuición, además de ser un fuerte sedante psiquico.

Dicen, según los estudios realizados al respecto, que la gama de violetas y morados son colores de transformación a nivel espiritual y mental, que aportan paz; conectan a la mente con los impulsos musicales y artísticos, al misterio, a la sensibilidad, espiritualidad, compasión y en definitiva a los grandes ideales.   Aunque a la vez, ésas persones que se sienten atraídas por el morado suelen dejarse llevar y vivir en un mundo de fantasía.    En gran medida ella es un poco de todo lo anteriormente expuesto.

Volviendo a la realidad, el color morado, desde épocas remotas es un color vinculado a la realeza.

Uno de los colores de la bandera de Málaga es el púrpura, color que se conseguía en nuestras costas, se obtenían de un molusco, los riquísimos búsanos (Murex trunculus); la púrpura era un tinte descubierto por los fenicios, de un altísimo precio ya que conseguirlo era muy costoso (para obtener un gramo de tinte se necesitaban aproximadamente unos 9 000 caracoles).  En Torre del Mar, se encuentran los restos de una antigua factoría fenicia de nombre Toscanos, donde se han encontrado grandes cantidades de restos y vestigios de dicha industria. 
En Málaga y en "Mi cocina" solemos disfrutarlos cocidos....todo un manjar, en ésta foto pueden observarlos.
 

Era el color favorito durante el Egipto de Cleopatra, su uso era signo de riqueza y alta posición en la época de la antigua Roma, El color morado, es también el color de Thailandia…..y el color predominante en la habitación de mi hija….y en su libro preferido, el que más usa de mi cocina real: “Con las manos en la masa…100 galletas” de Linda Doeser, con un bonito lomo y lazos de su color preferido: el morado.

Desde que compré el libro ha empezado a hornear galletas, ha sido todo un descubrimiento ver como le gusta prepararlas, como disfruta y que les salen realmente riquísimas, trocitos de placeres melosos….así que en “Mi cocina” de vez en cuando hay una estupenda colaboradora: Estefania.

¿Cómo hacerlas?

Ingredientes para 30 galletas: 225 gramos de mantequilla a temperatura ambiente, 140 gramos de azúcar extrafina, una yema de huevo batida, dos cucharaditas de extracto de vainilla, 250 gramos de harina, 25 gramos de cacao en polvo, 350 gramos de chocolate negro (cortado en trozos pequeños) y una pizca de sal.

Para Prepararlas:

Precalentar el horno a 190º C.
Forrar la bandeja del horno con papel de hornear.
Poner la mantequilla y el azúcar en un cuenco, mezclándolo bien con una cuchara de madera, incorporar la yema y el extracto de vainilla y batir todo el conjunto.
Tamizar a continuación la harina, el cacao, un pellizco de sal y añadir los trocitos de chocolate.
Remover todo hasta que quede bien ligado.
Con una cuchara sopera tomar una porción de la mezcla y formar una bola, así con toda la masa.
Colocar las bolas en la bandeja dejando una cierta distancia entre ellas y aplastarlas un poco.
Hornearlas entre doce o quince minutos.
Sacarlas del horno y dejarlas unos diez minutos en la bandeja hasta que se enfríen.

Lo bueno de las galletas caseras es que son fáciles de preparar, están deliciosas….el recurso perfecto para una merienda, un buen desayuno, o para introducir a nuestros hijos en el dulce mundo de las galletas, bizcochos y pasteles, que metan las manos en la masa y les apasione, como a mi hija……en “Mi cocina” que al paso que va tendré que cambiar el blog de nombre: “La cocina de Estefania”.  
Buen fin de semana.

15 comentarios:

  1. Las galletas son maravillosas, pero ahora me estoy enterando yo que comiendo cañaillas me estoy comiendo algo tan importante para los Fenicios, yo eso no lo sabia, solo porque para mi son como las pipas, como me gustan!!! creo que las galletas de Estefania me gustarán casi tanto como ellas. Besitos

    ResponderEliminar
  2. Es divertido hacer galletas, y comérselas después, todavía más. Estupendas estas tuyas de doble chocolate, Carmen Rosa.

    bicos

    ResponderEliminar
  3. Las galletas geniales, las probare. saludos. :-))

    ResponderEliminar
  4. Que buenas galletas, me encantan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. A mi también me gusta hacer galletas y a la peque igual jejejeejej, aunque cuando está en ello corta una y la otra masa a la boca cruda que le gusta igual jejejejejej
    Le han quedado estupendas y que buenas de chocolate, con esos caracoles de primero ñam ñam me conformo
    me encantan todos los colores pero siempre he tirado mas por el azul.
    besosss guapaaaa

    ResponderEliminar
  6. En Cadiz son cañaillas, y se degustan todo el año, las galletas me parece que deben estar divinas, y tu hija tiene el mismo gusto que la mia, en su boda todos los detalles eran malva, hasta el ramo, y la verdad que quedo muy bonito todo, un besito

    ResponderEliminar
  7. Como dice MªJosé, de primero los caracoles, simplemente coidos con una hoja de laurel y luego regados con unas gotas de zumo de limón son un manjar y luego las galletas de Estefanía, que es tu alumna aventajada, que siga así, que la cocina engancha.
    Besos a las dos.

    ResponderEliminar
  8. Te han quedado genial y una vista superapetecible!!!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, los colores tienen mucha influencia en nuestro estado anímico; de echo existen terapias basadas en ellos.
    Me encantan las galletas y si además son de doble chocolate, mucho mejor.

    Buen día

    ResponderEliminar
  10. Como ya te han dicho yo las conozco como cañaillas, son muy divertidas de comer y ademas muy bonitas.
    Respecto a las galletas de Estefanía qué le voy a decir yo a su madre? que seguro que están muy ricas pero estoy convencida que, para ti son las mejores del mundo... ais los hijos cuantas alegrias nos dan muchas veces!

    Muchos besitos para la cocinera y su pinche Toñi je, je.

    ResponderEliminar
  11. Estupenda las galletas y estupendo los bufanos o como bien dice helena cañaillas de pico aquí por mi tierra
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Es curioso porque sólo en Málaga se les llama al revés, es decir a la cañaílla le decimos búsano y al contrario. Yo aún recuerdo como mi padre pedía búsanos en La Campana y estaban riquísimos. Ahora las galletas tienen una pinta estupenda, felicita a la cocinera. Besos!!

    ResponderEliminar
  13. Voy a ver si yo también intento hacer estas magníficas galletas con mis dos churumbeles. Tienen una pinta estupenda. Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
  14. Doble chocolate!!! Una delicia, Carmen. Besitos!

    ResponderEliminar
  15. Que pinta tienen estas galletas, con tanto choco..ummmmmmmm
    Besitos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...