jueves, 22 de noviembre de 2012

FABES ASTURIANAS




Cada tarde-noche, con frio, haga calor, durante todo el año…menos cuando llueve, después de una larga jornada de trabajo, bien en casa, en “Mi cocina” e incluso de horas en el escritorio, una vez que mi marido cierra la oficina, cambiamos el “chip” mentalmente al igual que de vestuario y andamos cinco kilómetros en 45 minutos….cronometrados, a paso ligero.

Es necesario para la salud practicar ejercicios físicos y uno de los más simples y beneficioso es caminar, no requiere un esfuerzo extraordinario, ni un equipamiento especial, es barato, aunque se debe ser constante, tener fuerza de voluntad y si, como es mi caso, se tiene la suerte de hacerlo con la persona que quieres y por un sitio precioso, al lado del mar….es realmente maravilloso.        

Aunque no es posible llevar una vida activa, sana y hacer algún deporte con una alimentación inadecuada, que no sea completa ; la nutrición es esencial para la salud, para mantener los niveles de energía que el organismo necesita.
Se sabe que aproximadamente entre un 60% o 7º% del metabolismo de nuestro cuerpo, de nuestro peso en general, viene determinado por nuestros genes, pero el tener más peso del que nos gustaría no queda al azar, puede ser controlado.   Sé que caminar no adelgaza, pero sí ayuda a controlar el peso, con su práctica aumenta la destrucción de las células grasas.

Actúa como supresor moderado del apetito, facilita la digestión y la eliminación, reduce por lo tanto y mantiene el peso….caminar a buen ritmo, he podido leer que quema unas 400 calorias a la hora.
En éstos enlaces pueden leer los beneficios que tiene caminar cada día.  AQUI  y AQUI

Así que sin miedo….anden, caminen, hagan ejercicio, algún tipo de deporte que no sea el tipo “sofing” (entiéndase: tendido en un sofá) y disfruten de nuestros platos tradicionales, de los de toda la vida…..contundentes y completos….. como lo es éstas ricas fabes asturianas….

¿Cómo las he preparado?

Suelo insistir que el resultado final será tan bueno como lo sean sus ingredientes, en ésta ocasión resultaron una exquisitas fabes gracias a la calidad de los productos: medio kilo de fabes de “La Granxa”, media cabeza de ajos asada, una cebolla, dos hojas de laurel, azafrán (en su defecto colorante alimentario, en ésta ocasión usé de la marca Carmencita), sal, medio vaso de aceite de oliva virgen extra y un paquete del “compango” con su chorizo, morcilla, lacon y tocino de panceta, asturianos (aunque comprado en mi carnicería de confianza “Federico” del Mercado Central malagueño, Atarazanas).


Las preparo de la siguiente forma, en tres partes:  Lo explicaré con detalle a fin de que vean que se puede preparar un primer plato sin necesidad de dedicarle mucho tiempo y realizar otros menesteres a la vez…. Si me lo permiten, les cuento….

Suelo poner las fabes en remojo unas doce horas (las dejo por la mañana) en agua con sal.
Cuando llego después de caminar, sobre las 9,30 escurro las fabes y en una cacerola coloco toda la carne (el compango), los ajos asados al fuego y enjuagados, la cebolla pelada y entera, el laurel y la cubro con agua fría.
A fuego fuerte hasta que rompa a hervir, en ése momento espumereo bien, bajo el fuego un pelín y agrego el aceite de oliva y la sal (al gusto) y lo dejo hervir una hora aproximadamente.
Pasado ése tiempo la retiro del fuego y las “asusto”, vamos que le añado agua fría a la olla, tanta como la que haya perdido en ésa hora de cocción, la tapo y le deseo buenas noches.

A la mañana siguiente, a primerísima hora, nuevamente pongo a cocer las fabes (mientras me preparo para salir y desayuno) durante una hora aproximadamente, a fuego lento……la retiro del fuego, miro como está de liquido, repongo un poco y le digo “hasta luego”.

Cuando llego a “Mi cocina”, pruebo una fabe….compruebo que esté tierna y las caliento antes de emplatar….si está aún demasiado “al dente” las dejo cocer un poquito más….
Si el caldo está demasiado liquido se pueden “machacar” algunas con un tenedor y con ello espesarlo.   

No queda más que disfrutarlo…..luego queda la caminata recordando aquella canción que nos enseñaron en la clase de música, en el bachillerato, era mediados de los años 60 en el malagueño Instituto Femenino Vicente Espinel de Calle Gaona que dice así: 

Asturias patria querida, Asturias de mis amores, quien estuviera en Asturias……….  

22 comentarios:

  1. Que gran plato, ahora en este tipo son los que pegan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta buenísima y a mi marido le encantan así que me apunto la recta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  3. No me gusta mucho lo de caminar pero estoy de acuerdo en que es muy beneficioso. La fabada está explicada que seguro sale riquisima, gracias por compartirla. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Para chuparse los dedos¡¡¡ menudo plato, dan ganas de meter la cuchara, un beso

    ResponderEliminar
  5. mmmmm que rico, cuando estuve en Asturias en pleno agosto me puse las botas con la fabada jeje

    besos

    ResponderEliminar
  6. Llega el frío y toca sacar la cuchara, me encanta

    Un saludo CaprichosDjorge

    ResponderEliminar
  7. Llevas razón, nada como una buena caminata ya sea por la mañana como lo hago yo o por la tarde como tú, lo importante es hacerlo.
    Y que te voy a decir de la fabada, que me muero por meter la cuchara.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  8. Madre mia que plato más rico, me pierden los plats de cuchara pero es que este teine un pintón increible. Besos

    ResponderEliminar
  9. !!Olé tu arte, malagueña guapa!!. A ti no se te resiste nada de nada, porque mira que fabada más apetecible y sabrosa nos traes. Vamos que para meterle la cuchara sin pensarselo dos veces, eso si....con bastante pan , que esa salsa no tiene desperdicio alguno, hija mia :)

    besazosss

    ResponderEliminar
  10. Que plato tan contundente. Me encantan y siempre me emocionaba cuando mi madre decía: Hoy tenemos fabes. Las hacía a fuego lento durante varias horas e iba añadiéndole agua poco a poco. Era muy trabajoso pero el resultado era perfecto. No importaba el tiempo, importaba el resultado.

    Y lo del compango asturiano es esencial. Yo lo he probado con compango malagueño y no es lo mismo porque el sabor ahumado de sus ingredientes no tienen comparación con el asturiano. Y con almejas lo probé en Asturias y me encantó. Seguro que con nuestras chirlas saldrán fabulosas.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta Toñi, unas buenas fabas levantan a un muerto, los potages en general nos gustan a todos en mi casa, las fabes con almejes las hago a menudo porque a mi marido le encantan, asi que estoy de acuerdo contigo en todo, hasta en lo de andar jajaja, un besito medio paisana

    ResponderEliminar
  12. Ufff,esos platos me encantan,y te ha quedado el caldo espesito,que rico,me gusta...besitos

    ResponderEliminar
  13. A mi también me encanta andar por la orilla del mar, no lo hago cada día pero si con frecuencia e incluso me llevo la cámara de fotos porque por las dunas he visto conejos
    y alguna garza,(hay marismas cerca)gaviotas...
    Las legumbres son muy sanas y ya habrás notado lo bien que sientan esas judías aun con todo ese acompañamiento.
    ¡Se ven divinas!

    ResponderEliminar
  14. Curiosa manera de hacer las fabes en tres pasos ,tendre que probarla pirque es bien original.
    Caminar es muy bueno ya me gustaria a mi poder hacerlo cada dia.
    Bicos mil wapisimaaaa

    ResponderEliminar
  15. Rico platazo, Carmen! Y más con el frío que ya hace en Madrid. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Fundamental en este plato la calidad de la materia prima de la fabe y del compagno, uno de los platos más habituales en casa y que, comido en el entorno asturiano llega al punto de comunión ente el paisaje y uno mismo. Donde se siente Asturias y se comprende.

    besitos y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  17. Vaya buena pinta que tiene esa fabada. Es curiosa la forma en que la preparas. Yo soy asturiana y nunca había visto esta forma de prepararlas. Yo, como mi madre y mi abuela las pongo a remojo la noche anterior. (tienen que ser fabes de la Granja) Al día siguiente se echan en una cacerola, más ancha que alta, junto con la morcilla, el chorizo y el trozo de lacón,sin más. Se cubren de agua, solo la justa y cuando rompe el hervor, se le quitan las espumas y a cocer a fuego lento, cuando baja un poquito el agua, se repone con un chorrito de agua fría y nunca se remueven, solo se sacude un poco la cacerola. Al final se prueba por si necesita sal. De pinta, igual que las tuyas.

    ResponderEliminar
  18. Pintaza que tienen estas fabes, me llevo la receta tuya, aunque yo las prepaaro de distinta manera, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Contundente, pero no hay que perdérselo es un plato muy rico y andando unos kilómetros cada día quemamos esas calorías de más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta este plato, un plato de cuchara muy bueno y muy calórico, pero con las caminatas que haces no hay problema, yo también voy cada día una hora.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  21. Es uno de esos platos para disfrutar. Me encantan.

    Buena semana

    ResponderEliminar
  22. It looks comforting and delicious.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...