viernes, 25 de enero de 2013

CODORNICES LACADAS ESTILO "PATO PEKIN"



Cuando hace unos dias las hice y vió las fotos, me pidió la receta y por correo electrónico le contaba a mi amiga Mari Cruz, una de las mejores “guisadoras” malagueñas que pueden encontrar en la blogosfera (AQUI llegarán hasta su estupendo blog ) que ya que hay que comer, hay que cocinar cada día....qué menos que tomárselo con filosofía y hacer de ése momento casi obligatorio, un momento divertido y sacar a la vida el lado positivo....y disfrutar que eso es lo que en definitiva buscamos también en la cocina.


Así que procuro por todos los medios que Mi cocina, sin abandonar en lo más minimo, la cocina tradicional, la malagueña, la mediterránea, la de toda la vida, también sea diferente y no sea una cocina monótona; me gusta probar nuevos platos, nuevos retos y viajar con los sabores y los olores no sólo a la cocina de mis mayores, sino también volver gastronómicamente hablando a las cocinas de las partes del mundo por las que he tenido la gran suerte de viajar, disfrutar y en cierta medida aprender.


Con ésta entrada en Mi cocina, no viajo a China, aunque he de reconocer que éstas codornices que hoy he preparado están basadas en todo un clásico de su gastronomía, el famoso Pato Lacado al Estilo Pekin, que en los inicios del siglo XV se convirtió en uno de los manjares preferidos del Imperio Ming y a raíz de éste hecho, empezó a conocerse por el resto del mundo; sino que me traslado mentalmente a Bangkok.


Aunque parezca extraño, y a pesar de haber viajado a China quince años antes, fue en La Ciudad de los Angeles (es la traducción del nombre Bangkok), donde probé por primera vez el auténtico pato lacado pekinés.  
Aquel viaje fue especial, disfruté del restaurante más alto de la ciudad, del más grande del mundo, incluido en el libro guinnes, donde los camareros iban en patines ( AQUI lo pueden ver ) y en el restaurante chino más caro de la ciudad,  recuerdo el precio del plato de sopa abalón que costaba unos 300 euros, un elevadisimo precio en aquella época; este molusco es muy demandado en los mercados asiáticos, los japoneses y los chinos en ocasiones especiales; «para ellos es casi un manjar».
Este restaurante estaba situado en el hotel donde nos hemos hospedado cada vez que hemos viajado a Thailandia The Twin Tower en aquellos años, era un cinco estrella de la cadena Sol.


Las recetas y fórmulas magistrales del famoso pato Pekin son numerosas, pero en todas ellas la preparación de este delicioso plato requiere de una paciencia china ya que su elaboración dura un par de días y deben tomarse todo tipo de precauciones para lograr que los más complejos sabores se fundan en la boca en un juego supremo que sólo ofrece este pato lacado.


La tradición indica que sólo se come la piel del pato y el resto se emplea para otra ocasión, aunque los antiguos mandarines la desdeñaban.   He de reconocer, que ese primer pato, lo mejor, lo más suculento y lo que mejor recuerdo fue efectivamente la riquísima piel.    Como dato curioso, he de contar que había un camarero por comensal y que nos preparaban casi cada porción de comida que nos llevábamos a la boca.    En dicho restaurante fue donde también por primera vez probé los langostinos “borrachos”, pero ésta será otra historia.


Yo no preparo lógicamente el pato, ni el pollo, ni tan siquiera éstas codornices con el tiempo y la paciencia requerida, pero si les puedo asegurar que podrán disfrutar de un exquisito y exótico sabor si preparan cualquier ave siguiendo los pasos que indico a continuación….les aseguro que viajarán su paladar por exóticos lugares sin moverse tan siquiera de sus cocinas.


Prueben y lo comprobarán…¿me acompañan? 


Para dos codornices (si preparan un pato o un pollo, aumentar las cantidades en proporción lógica a la hora de preparar la laca)

Para la laca:

Cinco cucharadas soperas de miel, tres o cuatro de salsa de soja, tres o cuatro de vinagre blanco (yo uso de arroz, pero un vinagre suavito le vendrá bien), una cucharada de vino blanco…(un finito, uso un Montilla-Moriles, andaluz), un diente de ajo machacado, un pizca de jengibre en polvo, una cucharada sopera de maicena y un pelin de sal (hay que tener en cuenta que la soja ya dá el toque salado).

Sumergir las codornices en agua hirviendo durante treinta segundos.   Secarlas muy bien….en éste momento se debería “soplar” entre la carne y la piel para con aire separarlas. (esto como Vds. comprenderán yo lo he omitido, tampoco lo he pinchado, ni les he hecho agujeritos a los pobrecitos)….

Mezclar todos los ingredientes de la “laca”….Meter las codornices en la salsa y dejarlos sumergidos una media hora (cuanto más tiempo mejor)….pero las prisas son malas consejeras y yo no tengo “paciencia” (y mira que me avisan que la paciencia es la madre de todas las ciencias….y yo ni caso…)

Precalentar el horno a 180º C, y  poner las codornices en una bandejita con su salsita y todo…poner en la bandeja del horno un poco de agua, como si lo fuesen a hacer al baño maria…..y dejarlos hacer durante una hora aproximadamente….ir pintando las codornices, darles la vuelta de vez en cuando (pero con cuidado, no las mareen….)   cuando vean que ya no queda casi caldito, con el que queda vayan pintando los pajaritos…..por todas partes…

La miel se habrá caramelizado, las codornices quedarán crujientes y preciosas.

En ésta ocasión, como he “españolizado” la receta, las he acompañado con patatas fritas y un salteado de champiñones con ajito y perejil…pero, si se animan y preparan un pato o un pollo, sigan éstos consejos para degustarlos.

En éste ENLACE  verán como lo hice con un pollo asado a la manera tradicional  


Este es el vinagre de arroz, un vinagre totalmente transparente 


Tan fácil, como comprar ésta salsa que hoy en dia se puede encontrar en cualquier supermercado oriental (yo la compro en Torremolinos), incluso en grandes superficies (Carrefour o Corte Inglés), que ya en la etiqueta indica que es especial para el pato Pekin.
Estas obleas es necesaria, es donde se colocan los ingredientes, se hacen al vapor en un utensilio de madera especial para ello (que venden en cualquier tienda regentada por chinos).   En su defecto, se puede comer con cualquier tipo de crepes.

Cebolleta o cebolla dulce y pepino cortado en tiras alargadas.


Para comerlas:   En el centro de la oblea se coloca la carne del ave, unos cuantos trocitos de cebolleta y de pepino, una cucharada de la sabrosa salsa; se enrolla con las manos y a disfrutar viajando gastronómicamente al lejano oriente.


Buen provecho y buen fin de semana.   

21 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir esta estupenda receta, en cuanto pueda la pongo en marcha.
    besos

    ResponderEliminar
  2. No se como estaran de sabor, pero se ven tentadoras, con ese brillito, a mi marido le encantan las codornices, y siempre se las preparo a la vinagreta, pero me llevo tu receta a ver si le gusta y asi cambia de sabores, un besito

    ResponderEliminar
  3. Dicen de Picasso que es el 'malagueño universal', y estoy de acuerdo. Pero si tuviéramos que nombrar a una 'malagueña gastronómica universal' te llevarías mi voto, Toñi.
    Me gusta que cuentes tus vivencias y viajes por esos mundos de dios - qué maravilla haber podido ir a todos esos sitios tan estupendos - y que luego nos regales estas versiones de lo que has degustado, ole!!!
    Gracias por mencionarme y sobre todo, gracias por ser mi amiga, guapa.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  4. Si te digo la verdad, nunca he cocinado codornices en casa pero con la pinta que tienen éstas no me importaría comenzar.
    Un besito desde Las Palmas y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el pato pekin! Qué artista! Te ha quedado perfecto! Menudo doradito... y qué bien acompañado, con las tortitas y la salsa! Me apunto para comer!

    ResponderEliminar
  6. Una receta fantástica, con un resultado impresionante.
    A mi me gustaría hacerlo, pero con el lío que tengo con el chino de la tienda, igual me vende un frasco de laca para rociar las codornices.
    Un abrazo
    Jorge.

    ResponderEliminar
  7. Sabes siempre que entro aquí, viajo y cocino contigo, todo un placer difícil de encontrar.

    Las codornices para copiarlas sin piedad.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  8. Que color te han quedado, para no dejar ni los huesos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. me encanta! no es por que es la hora de comer,es que las codornices son mi carne preferida y esos rollitos de pato,es lo que cuando ocasionalmente cuando voy a un chino (que yo si voy...ahora está de moda decir que nadie va), es lo que siempre pido,esa forma de pintar la carne me la anoto,me gusta....besitos

    ResponderEliminar
  10. Con qué brillo y fantástico color te quedaron estas codornices, me estan tentando y llamando a hacerlas a gritos.. vamos a comerselas casi con las manos.. tu crónica y tus recuerdos de China maravillosos, son los grandes tesoros que la vida te regaló, lo vivido y sus recuerdos serán siempre tuyos para disfrutarlos y te ayuden a superar otras adversidades.
    besitos!!

    ResponderEliminar
  11. Têm um aspecto irresistivel,adorei !

    ResponderEliminar
  12. Que pinta maaaaaaaaae como siempre te han quedado espectaculareeeees ,el post precioso lo cuentas todo tan bien parece haya recorrido los lugares ,aun no me quito de la cabeza el precio de ese plato de sopa 300 euracos de na maeeeee.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  13. My father, who loves duck, would really enjoy this!

    ResponderEliminar
  14. Ese brillo del lacado que tiene me encanta, creo que voy a probar, pero con muslos de pollo para empezar, crees que quedará bien o se desvirtúa demasiado?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, buenos dias....te quedarán perfectos esos muslos de pollo, máxime con lo buen cocinera que eres. En absoluto, la cocina es experimentar...y si hablamos de desvirtuar, imaginate, yo ya he roto los esquemas, haciendo éstas codornices.
      Espero te gusten.

      Eliminar
  15. Qué gustazo tus codornices orientales. No he podido saborear platos como éstos pero recuerdo que vi en Londres patos ya cocinados y colgados en sus tiendas. No entendía porqué había tantos pero por lo que hoy nos has contado deberían ser estos mismos.

    Saludos y gracias por todo. La publicación que haré mañana me gustaría la leyeras.

    ResponderEliminar
  16. Me encantan tus recetas orientales. Estas fotos "me han llamado", asi que tomo nota. Besitos

    ResponderEliminar
  17. Que ricas, no sabes como me gustan las codornices, tengo pendiente una receta con miel y esta me viene fenomena, me la llevo con tu permiso, te nombraré cuando la haga. Besos

    ResponderEliminar
  18. Toñi hemos comido tu receta hoy hecha con picantones, después de Semana Santa ya la veras publicada con la presentación que tu te mereces!! besitos !

    ResponderEliminar
  19. Hola, he aterrizado por aquí a través de Ana, del blog la cocinera de bétulo y decirte que me ha encantado lo que he visto. Me quedo en este maravilloso blog a seguir deleitandome con todas estas recetas asiaespañolas que me encantan y son una delícia. Por cierto, este finde hice esta receta pero con pollo y quedó delicioso, durante el día la publicré en mi blog, o sea que si te aptetece visitarme estaré encantada :-))
    Muchos besos y enhorabuena por este fantastico blog!
    Saludos, Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, Bienvenida a Mi cocina, que ya es "Tu cocina". He visitado tu blog, me ha encantado. Gracias por nombrarme en tu entrada de ésta receta, todo un gran detalle por tu parte, por cierto, te quedó genial.
      Un beso.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...