martes, 26 de marzo de 2013

POTAJE DE COLES (2ª Receta)




Como todos los días, como cada mañana, hoy una vez más disfruto mirando al horizonte desde un mismo punto, puedo admirar unas vistas espectaculares de la Bahia malagueña; suelo observar la ciudad casi por completo, a lo lejos las montañas que las rodea donde sobresale de un blanco impoluto en la distancia Sierra Nevada, contemplo como muere el Valle del Guadalhorce camino del Mediterráneo, del Mar de Alborán, que en éstos días el caudaloso rio ha pintado parte de sus aguas de color marrón, ése caudal que deja atrás un terreno rico en cítricos y campos llenos de maravillosos productos en las ricas vegas malagueñas.   


La provincia malagueña, famosa por su luminosidad, su calor y el Sol que prácticamente está presente casi todo el año, ha dejado paso a nuestra amiga la lluvia en éste último y largo invierno; aunque la primavera ha llegado cargada de nubes grises, presagiando la continuidad de días cerrados, lluviosos, tormentosos y con una temperatura poco habitual para quienes vivimos aquí. 


Al contemplar ésta estanpa, miro la mar, la siento, la huelo y con éste tiempo, noto también el murmullo del monte, del campo; se mezcla el olor a salitre, con el de azahar, con el tomillo y el romero, cierro los ojos, huele a tierra mojada, al mar, al campo, estoy en Málaga, en pleno Valle del Guadalhorce.     


Me gusta cocinar los productos de ls huerta malagueña, a ser posible lo que nos ofrece la tierra y la mar en su momento; me enseñaron desde pequeña a reconocer y a saber cuando se recolecta o cuando se pesca.


En ésta ocasión, he preparado coles, tanto como primer plato, un ejemplo es ésta ensalada, como en rollos estilo oriental o ensalada que publicaré en breve.


Pero hoy no puedo dejar atrás éste plato de coles tan malagueño, antes de que nos dejen las lluvias, antes de que por fin nos abandonen los días nublados y grises y que las calores se adueñen de nuestros soleados días.  


Este potaje de coles, un plato tradicional malagueño que prácticamente ha quedado relegado a las ventas y restaurantes de los Montes de Málaga, es uno de mis preferidos, aún hoy en día me pregunto como de pequeña no me hacía mucha gracia que digamos.  Un plato contundente que admite todo tipo de carnes, pollo, ternera, cerdo y lógicamente embutidos, no le puede faltar su chorizo y su morcilla, sin dejar atrás un buen trozo de tocino, tal y como lo hacía mi madre y que publiqué en una de las primeras entradas del blog.


Aunque en ésta ocasión he preparado una versión un poco más ligera, por supuesto dándole su tiempo, preparando a la antigua usanza, a fuego lento un buen puchero.   

¿Cómo lo he hecho?


Ingredientes para el puchero:


250 gr. de garbanzos remojados (echar los garbanzos la noche anterior para reblandecerlos en agua con un puñado de sal), una zanahoria cortada en trozos pequeños, una patata cortada en cascos, un trozo de ternera (uso de jarrete), un muslo de pollo, un hueso fresco de ternera (tuétano a ser posible), un trozo de tocino fresco, un hueso añejo, un trozo de manteca salada, un trozo de tocino añejo, un trozo de “pellejo” añejo, media col cortada en trozos pequeños, media taza de arroz de grano redondo y agua.


Ingredientes para el sofrito:   

Un trozo de cebolla blanca (dulce) y dos o tres dientes de ajo picados en trozos muy pequeños, una cucharada de pimiento molido (pimentón dulce), cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño).


Los pasos a seguir:


Llenar una olla grande con agua y en frio echar los garbanzos enjuagados previamente, la ternera, el pollo, el hueso fresco, el añejo, el tocino, la manteca salada, el tocino añejo, el pellejo añejo, el hueso añejo y llevar a ebullición.  Estar pendiente y cuando empiece a hervir, espumerear tantas veces como sea necesario.

Añadir la zanahoria y la patata entera, dejando cocer a fuego lento (espumerear nuevamente hasta que quede el caldo limpio y bien blanco).

Dejar cocer unas dos horas aproximadamente, hasta comprobar que los garbanzos estén tiernos.

Desechar la manteca, el hueso añejo, el tocino añejo y el pellejo.

Hacer el refrito:

En una sartén echar el aceite de oliva y pochar la cebolla y los ajitos a fuego lento con cuidado de que no se quemen.  Antes de que se doren agregar la cucharada de pimentón, remover y echar el sofrito a la olla.

Agregar la col picada y dejar cocer unos diez minutos, añadir el arroz, rectificar de sal y dejar unos diez minutos más.

Dejar reposar y servir muy caliente.


La carne de ternera, pollo, el tuétano y el tocino se puede servir de segundo plato, acompañando todo el conjunto con un trozo de morcilla cocida en agua; a ésta opción en Málaga se le denominá “pringá”.


¡¡ Buen provecho !!


Disfruten de Málaga, de su Semana Santa, de su sol, su mar, su lluvia, sus campos, de su gastronomía…..

14 comentarios:

  1. Que rico hija, eso si que es un potage, a mi me encanta esos potajes con olor a comino, y aun se apetecen, no ya por el frio sino por la lluvia que no quiere irse, esta mañana le hice una foto a un arbol en la avenida y estaba rodeado de hongos, parecian chanpiñones grandes, fijate si hemos recibido agua, un besito

    ResponderEliminar
  2. Que buenas,son parecidas a las coles de matanza que se hacen en Extremadura,me encantan

    ResponderEliminar
  3. Nunca lo he probado, que buena pinta se ve. Me llevaba un platillo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ha sido verlo y entrarme ganas de coger la cuchara y empezar a comer un buen plato de este potaje. se ve delicioso.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Que bien te quedo!! y aqui con el tiempo que tenemos me sentaria que ni te cuento..Un plato super...Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué plato más rico, a mí es que la col me gusta con todo.
    Te ha quedado de lujo.
    Besotes, mi niña.

    ResponderEliminar
  7. De esos platos que a mi y a mi marido nos rechiflan, que lo hago muy a menudo porque aqui aprendía a hacerlo por esta zona , tan cercana a tu maravilloso Valle del Guadalhorce, y donde se hace también. Contundente, sabroso, completo y maravilloso. Gracias Toñi por darnos a conocer tanto arte!! Feliz semana santa y muchos besos!!

    ResponderEliminar
  8. En Cádiz se hace parecido y es una delicia, Carmen! Qué envidia el paisaje que te rodea... Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Madre del amor hermosooooooo que pedazo potajeeeeeee ,aqui no es habitual ponerle arroz a las legumbres y reconozco que lo veo un poco raro aunque tiene que estar muy rico porque esas fotos dicen comeeeeeeeemeeeee.
    Tomo nota con el frio que hace cualquier dia lo hago voy a ver la primera version ,seguro que tambien es fantastica.
    La lexe frita con el aroma de naranja divinisimaaaaaaaaa ,con un plato de este potaje y este postre comia como una reina.
    Como siempre es un placer venir a visitarte me encanta leer tus post.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  10. Riúísimo el potaje.Me encanta y estos días fríos y lluviosos como apetece.
    Biquiños de "la ratita en la cocina"

    ResponderEliminar
  11. Nunca lo he probado con arroz, pero hoy lo voy a hacer así, a ver qué tal.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...