lunes, 30 de septiembre de 2013

PASTEL DE PIÑA INVERTIDO



Durante los primeros dias otoñales me embarga una especial tristeza, se llena mi memoria de nubes grises al recordar que es la época en las que se marcharon mis seres queridos, meses tristes, calendario de ausencias, por lo que no es el comienzo de ésta estación muy de mi agrado.

Es otoño, decimos adiós a los fuertes calores del verano y la naturaleza se viste de tonos dorados y marrones, los árboles se tiñen de color oro al mismo tiempo que aún se resisten las flores en dejarnos sus vistosos colores.


Observo como bailan las ramas de los árboles con ritmo lento y cadencioso, mecidas por la suave brisa que arrastra soplos de aire fresco que entra por mi ventana y que aún me deja la fragancia de los jazmines y la dama de noche.


Caen las hojas secas, se arremolinan  en mi patio y me doy cuenta de que anochece pronto, que la tarde se va apagando lánguidamente,  regalándonos anaranjados atardeceres y es que llega el otoño.


Pero, esto dura poco…un día, quizás dos….y  aunque oficialmente ha entrado el otoño en Málaga, en la Costa del Sol, el sol sigue brillando con fuerza y alegría en un intenso cielo azul, donde a pesar de todo no se apaga el verano y los colores vivos veraniegos armonizan con los tonos sobrios, nostálgicos de un invierno ya cercano.    Aunque hay dias que el azul del mar se vuelve gris; gris marengo que te invita a pasear por la orilla, disfrutando de su grandiosidad.

Hace unos días llovió en mi tierra, cayó el primer aguacero otoñal y me recordó la canción de Serrat...

Llueve, detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados,
sobre los campos, llueve.

Pintaron de gris el cielo
y el suelo
se fue abrigando con hojas,
se fue vistiendo de otoño.
La tarde que se adormece
parece un niño que el viento mece
con su balada en otoño.........

Mi cocina también, año tras año, con la lluvia, con la brisa fresca se viste con rica gastronomía otoñal…..y el otoño, una vez más, me anima a encender el horno a preparar dulces, bizcochos alejando la tristeza y la melancolía.


En ésta ocasión he preparado una vez más, uno de los pasteles de mi entrañable libro 500 pasteles de Susannah Blake, todo un clásico con una textura y un sabor delicioso, que aún no me aleja del verano, un pastel con piña.


La piña -ananas comosus- debe su nombre a su similitud con los frutos de los pinos, aunque el término ananás deriva del idioma tupi, del Brasil, donde la denominaban nanás, que significa fruta deliciosa o flor de frutos. Era considerada un símbolo de hospitalidad en las tribus indígenas y se ofrecía a los visitantes como signo de amistad.



Así que ésta sabrosa fruta le ha dado un sabor tropical al otoño en Mi cocina, haciendo de éste bizcocho un dulce con un exótico aroma, dándole un toque ácido y a la vez refrescante.   

Pero en vez de preparar uno, con las mismas cantidades he preferido usar moldes individuales….


Para prepararlos he seguido los pasos y la receta, tal y como indico a continuación:


Ingredientes:

3 cucharadas de azúcar moreno, rodajas de piña en lata, cerezas confitadas, 125 gramos de mantequilla, 100 gr. de azúcar blanca, ralladura de la cáscara de un limón, 2 huevos, 80 gramos de harina con levadura (se encuentra fácilmente en cualquier gran superficie), cuatro cucharadas soperas del zumo de la piña enlatada.


Las cantidades son para un molde de unos 20 cmts de diámetro….yo he usado moldes pequeños hasta gastar la masa…


Los pasos a seguir:


Precalentar el horno a 180º C y engrasar los moldes con mantequilla, espolvorear la base de los moldes y colocar la rodaja de piña, poniendo en el centro media cereza.

Mientras en un cuento batir el azúcar blanca con la mantequilla hasta que la crema quede homogénea.

Añadir sin dejar de remover, los huevos (uno a uno) y la ralladura de limón.

Tamizar la harina sobre la mezclar, removiendo hasta que esté bien incorporada y sin dejar de remover añadir el zumo de piña.

Echar la mezcla sobre las rodajas de piña y alisar.

Meterlo en el horno y dejarlo durante unos 20 minutos, hasta comprobar insertando un pincho en el centro y que salga limpio.

Dejar enfriar los moldes fuera del horno durante quince minutos, volcar los pastelitos sobre el plato donde se vaya a servir.  


Aún queda verano para largo en Málaga, nos queda por pasar días de calor, nuestro otoño particular, el que los malagueños llamamos “veranillo de los membrillos” .

El cuadro “Los membrillos”  pintado por mi suegro, cuelga en Mi Cocina real….

18 comentarios:

  1. Te ha quedado espectacular.....!! es una receta que siempre me gustó mucho...... y es practicamente la misma receta que llevo haciendo desde hace muchisimos años..... y que rica está...... mmmmmm .........
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Delicioso¡¡¡¡, yo hago uno parecido y me encanta, bss

    ResponderEliminar
  3. Tampoco es de mi agrado Carmen, pero claro en el norte el otoño y el invierno es un tanto triste en sí. Y mi principal ser querido también se fue en medio de los fríos.
    Habrá que endulzar las tristezas con este rico pastel.
    Besinos

    ResponderEliminar
  4. Que foto más preciosa de la playa Toñi, la verdad es que invita a perderse un rato en ella. Tu pastel riquisimo como siempre que publicas, no tengo más remedio que llevarme tu receta para probarla. Besos

    ResponderEliminar
  5. Que rica es esta tarta, yo la tengo en el blog pero sin invertir, y la verdad es que le da un toque riquisimo la acidez de la piña, un besito

    ResponderEliminar
  6. La piña es una de las frutas que más me gusta y utilizo, creo que el pastel te habrá dejado momentos de dulzor para paliar esa melancolía que te embarga, quizás por ello, instintivamente la has seleccionado como receta de hoy, has hecho muy bien.

    Un besazo !!

    ResponderEliminar
  7. Qué rico pastel. Hago uno bastante parecido y que nos encanta, porque en mi casa nos gusta mucho la piña.

    Hasta pronto, Carmen Rosa

    ResponderEliminar
  8. ver dulces asi te alegra la vida aunque sea otoño besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen pues por aquí aún no ha llovido jejjejej aunque anunciaban lluvias y falta que hacen
    la playa está preciosa.
    el pastel de piña te quedó divino que rico¡¡¡¡
    besosssss

    ResponderEliminar
  10. Que rico te ha quedado!!! con este bizcocho y un café nos olvidamos de los malos recuerdos por un rato.
    Un cuadro muy bonito.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  11. Siento que te entristezca esta época, a mí, al contrario me anima mucho. El pastel te ha quedado muy bien, seguro que está buenísimo.
    Bs

    ResponderEliminar
  12. Que buena pinta tiene ese pastel ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡y además fácil que es lo que más me gusta con ingredientes de andar por casa :). El cuadro y la foto son preciosas de verdad. A ver si lo pruebo que tengo ahí unas latitas de piña. UN bnezazo

    ResponderEliminar
  13. Hemos coincidido con la piña, Carmen! Delicioso pastel y vaya foto bonita la de la playa!!! Un besazo, me alegro de andar de vuelta.

    ResponderEliminar
  14. Tiene una pinta estupenda! Que no te ponga triste el otoño, que en Málaga no es feo y tenemos el mar que nos anima bastante!

    Bsitos

    ResponderEliminar
  15. Hola pesiosaaaaaa ultimamente no tengo demasiado tiempo y siento no poder venir a visitarte mas amenudo ,esa ternera tenia que ser una delicia para el paladar con el enebro que cosas mas ricas e originales haces siempre .
    De este pastel que puedo decirte mas que esta de muerte relentaaaaaaaaaaa yo lo hago en el micrrondas y queda de lujo tambien ademas se hace en un pis pas te animo a que pruebes un dia.
    De los bellos cuadors de tu suegro que decirte tambien que no te haya dixo me encantaaaaaaaaaaan todos y toooooooodos que arte tiene el hombre.
    Animate que aunque el otoño es una estacion triste siempre estamos nosotr@s para ponerle ese toque de color que se va perdiendo .
    Bicos mil wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  16. Nada mejor para combatir la melancolía que un dulce, las rojas cerezas le ponen el punto de alegría, claro que la piña con su sabor no se queda atrás.
    Arriba esos ánimos guapa!
    Me gusta en versiones individuales.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. muy buena la receta¡¡ a mi no me gusta mucho las cosas dulces, pero se la hago a mi padre que desde que la hice por primera vez no para de pedírmela XD. Muchas gracias por la receta y sigue así¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...