miércoles, 2 de octubre de 2013

CHOPITOS ENCEBOLLADOS



«El único gran enemigo de la gastronomía es la ignorancia» Andoni Luis Aduriz (Cocinero del restaurante Mugaritz)

El creador del término “gastronomía” fue Arquestrato de Gela (grecosicilialo del siglo IV a.C), la utilizó como título de una de sus obras orientada a instruir en la adquisición de productos y preparación de una buena comida.

Y es que la cocina es algo más que recetas, técnicas, estética…..es alimentación y en gran medida conocimiento de los alimentos.

Hoy en día no podemos negar que la cocina, la gastronomía en general, todo lo relacionado con el noble arte de cocinar está viviendo un verdadero “boom”, está presente en nuestro día a día socialmente hablando y ha traspasado las barreras tradicionales de las cocinas hogareñas.

Libros de cocina, recetarios en la red, portales gastronómicos, revistas de cocina, artículos periodísticos, grandes blogueros, escuelas de cocina, cocineros ¿o debo de decir chefs? mediáticos con programas televisivos, canales de televisión dedicados exprofeso a la cocina, incluidos concursos destinados a demostrar quién cocina mejor que encandilan a la audiencia….y un largo etcétera que ha convertido al arte de cocinar en un hecho de moda, más allá que un una necesidad destinada a alimentarnos, ligada íntimamente a nuestra cultura. 

Olvidamos quizás con todo ello, envueltos en la vorágine gastronómica en la que se encuentra nuestra sociedad de consumo, que la cocina tiene su base en los hogares, en las casas, inclusive en las más humildes, que es una labor de las amas de casa o de quienes tienen la obligación de cocinar, platos que tienen que elaborar día a día, para los que se necesita dedicación, tiempo, cuidado y por supuesto una gran dosis de cariño.    Y como no, conocimiento de los productos que consumimos.

Pienso que sin darnos cuenta, la novedad y la moda de la nueva cocina, decoración, emplatados de diseño, tendencias, gustos y como no, los precocinados, nos alejan de la cocina casera, a la que pienso que es necesario “volver” o por lo menos recordar para que no se pierda la cocina casera, la de toda la vida y que a pesar de modas y tendencias podamos seguir dando referencia de la cocina tradicional en el más amplio sentido de la palabra.

A reconocer y distinguir la calidad y la frescura de los alimentos tradicionales, a su alquimia, productos autóctonos, frescos, de la zona, a los platos de siempre, que nos nutrían a todos los niveles más profundos de nuestro ser.

Y quienes tienen la paciencia de leer mis historias, se preguntarán ¿Y por qué toda ésta “retahíla” y tanta historia?  Viene al caso porque me entristece y me asombra al mismo tiempo las preguntas e incluso comentarios que escucho cuando voy al mercado, sobre todo en el apartado de pescados y mariscos; productos básicos en la gastronomía malagueña.

Me parece mentira que poco a poco vayan cayendo en el olvido y se pierdan las costumbres gastronómicas populares malagueñas. 

¿Como hago los chopitos? ¿Los frio?   Bueno, como están a 2 Euros medio kilo, me los llevo y los hago fritos…..escuchaba a una señora, malagueña ella, más o menos de mi edad, comentando con su marido el detalle de comprarlos o no comprarlos….  



Yo sí los compré y francamente me quedé con las ganas de decirles: Sra. son muy pequeños para hacerlos a la plancha o hacer un arroz, ideal para hacerlos encebollados….
ahora sí, con paciencia, mucha paciencia quitarles poco a poco, conforme se vayan cocinando los “jibiones”.

Fácil, rápido, barato y rico, rico, rico….tradición y dieta mediterránea.



¿Cómo prepararlos?

Cortar una cebolla en trozos alargados y dos o tres dientes de ajo en rodajas.

En una sartén echar un chorreón de aceite de oliva virgen extra (ya saben mi consejo, a ser posible malagueño y si es de Periana, mejor que mejor) y pochar a fuego lento la cebolla y los ajos, salando previamente, durante unos minutos.

Cuando esté  la cebolla transparente agregar los chopitos, medio vaso de vino blanco seco, dos hojas de laurel y unos cuantos granos de pimienta negra.

Llevar a ebullición y taparlos dejando cocer durante diez minutos aproximadamente (en ése tiempo, con unas pinzas ir retirando de cada jibia su jibión, uno a uno….con paciencia, que es la madre de todas las ciencias)

Rectificar de sal y retirar del fuego.
Acompañar con arroz blanco y espolvorear con perejil picado al emplatar.

¡¡ Buen provecho !! 
  
Para mi gran amiga Mari Cruz ( Guisadora Duncan), gran cocinera, estupenda bloguera y mejor persona. 

14 comentarios:

  1. Ay que rico!! De estos choquitos me comería mas de un platito!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Esto en Galicia se toma con mucha frecuencia y es que realmente son una delicia que no se puede dejar escapar. Te han quedado super apetecibles y además pequeñitos como a mi me gustan, un gustazo tomarlos!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este guiso, la pena es que por aqui no son fáciles encontrarlos.

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Esto por aquí no se pilla, tienen un aspecto sensacional

    ResponderEliminar
  5. Estupenda receta, de las que a mí me gustan Toñi... Sencilla, sabrosa y de toda la vida, que el único engorro que tiene es lo de quitar los 'jibiones' que si los masticas, te dejan la boca llena de arenilla.
    Ya no se ven jibiones en las jaulas de los canarios, los chocos grandes vienen sin ellos, una pena. Era muy entretenido hacerlos flotar en agua cuando éramos pequeños e imaginar que teníamos un barco jaja.
    Gracias por la dedicatoria, eres un cielo amiga!!
    Muchos besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Mira que están ricos, y estoy totalmete de acuerdo contigo Toñi, no me mporta la imnovación en la cocina , pero en ella lo tradicional es fundamental, yo algunas veces me quedo a cuadros cuando compro casqueria y la gente alrededor sin ningún pudor dice que asco ! Me encantaría traerme a mas de uno a mi casa y ponerle por delante un plato de sangre encebollada o lengua estofada, o un corazón al Jerez, ya vería el asco que le dá al comerlo, no tienen costumbre y se están perdiendo, que pena !!! Los chopitos a mi me gustan de estos pequeños, salteados simplemente en la plancha con un poco de sal y el cepillo de dientes al lado jajaja, te dejan la boca negra pero están taaaaannnnnn ricos !!!! Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuanta razón tienes Toñi!! entre tanto plato deconstruido, tanta espuma con aroma y tanta historia , se nos pasan las recetas más sencillas y más demandadas en la red, todo hay que decirlo eh? porque la gente cuando teclea platos para cocinar, va buscando cositas asi, ricas, accesibles... me chiflan!!

    ResponderEliminar
  8. A pesar de las modas y de que nos guste probar otro tipo de platos, nunca hemos de dejar que se pierdan las recetas tradicionales, esas que nos transportan a otras épocas.
    Los chopitos encebollados quedan exquisitos, mi madre hacía así las patitas y aletas de los calamares.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Deliciosos! Para una cena me parecen fantásticos. Se ve que te quedaron geniales.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Ideales Carmen Rosa, con unas patatinas hervidas y toda esa salsita por encima, vamos....en la gloria estaría. Para repetir sin duda :)

    besines

    ResponderEliminar
  11. eso en mi casa encanta! pero hija,aquí los chopitos no están a ese precio, suerte tenéis en Málaga, que aunque aquí hay lonja propia no entiendo por qué es tan caro,eso hoy estaba en la pescadería de mi barrio que es pequeñita a 8 euros,pero vamos que se compran y punto......besos

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, algunas personas hoy en día, se creen que han descubierto el arte de cocinar, por presentar una receta en un plato enorme que apenas se ve lo que vamos a comer. Supongo que a esas personas les parecería vulgar meterse entre pecho y espalda un buen plato de huevos fritos con patatas y chorizo. En fin, que esos chopitos tienen una pinta como para no dejar ni rastro. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Querida Carmen Rosa: Como siempre tus recetas tradicionales se semejan mucho a las que hacía mi madre y ésta era una de sus recetas. Por desgracia para mí hace ya casi 8 años que dejé de probarlos pero cuando te descubrí ella volvió a cobrar vida en tu blog porque me parece verla en su cocina, siempre llena de platos con los que conformar esa mesa de comensales que todos los días nos preguntábamos ¿con qué nos deleitará hoy mi madre?. Se llamaba María como mi hija, y siempre la recordaré como la mejor cocinera que conocí. Gracias por tus recetas, por tus conocimientos, por tus experiencias, gracias por compartirlas con nosotr@s tus lectores.

    Besitos Pepa. Perdona si no me paso las veces que quisiera por tu blog pero ya sabes que si no lo hago más es por la falta de tiempo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...