lunes, 21 de octubre de 2013

CROQUETAS DE MOJAMA DE ATUN



Algunos días, ya casi a la caída de la tarde de los calurosos veranos desde casa de mis abuelos, el Paso a Nivel, mi madre con mi hermano en brazos y yo de la manita, caminábamos por las playas del Palo, como peregrinación visitando a los familiares.

Bajábamos la escalerilla y a escasos metros ya empezábamos a percibir los olores de la cocina de Casa Pedro y el olor de los rescoldos de las moragas, maderos quemados de olivo y encina impregnados de los espetos de sardinas insertados en gris arena junto al merendero.

Andábamos lentamente, respirando la brisa de levante, impregnándonos del salitre con el que nos regalaban las marejales durante todo el trayecto, que nos conducía casi hasta el mismísimo Deo, por las playas del Palo.   

Decía uno de los marengos: sí las playas del “Deo”.  Se llama así y no “dedo”, siempre ha sido el Deo su nombre y no porque venga del latín Deus Dei( Dios), que aquí nunca hemos sido tan "leíos" ni tan "escribíos", ni porque aquellos que se salvaron del naufragio cuando llegaron a la playa entonaron el Deo Gratia, como dicen otras leyendas; sencillamente que los que somos de El Palo siempre hemos dicho el Deo, nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros mayores….

Caminábamos pues y cruzábamos el seco arroyo que separaba Casa Pedro del Colegio del Padre Siganda, junto a la blanca y encalada  valla se amontonaban grandes montañas de restos de gambas en el llano del “Fridó” (Entiéndase Freidor) de Aranda, que desprendían un fuerte olor, mezclándose con el perfume de las redes expuestas al sol, secándose después de faenar con ella en la mar y al alquitrán con el que los calafates reparaban las barcas.

Esas barcas varadas en la orilla, resguardadas del temporal de levante y que hoy dormitan en nuestro recuerdo o como la de mi abuelo, la Mª del Carmen, la barca de "La Rosilla" en el Museo Maritimo de Barcelona. 



Inevitable pasar por la puerta del bar del hermano de mi abuelo, el “Tobalo”, donde los cansados pescadores y junto con los ancianos contaban sus peripecias marineras, hablaban de la pesca y jugaban al dominó, mientras tomaban un vino dulce con sifón.

Casitas marineras, todas encaladas mirando al mar, casas llenas de geranios sobre los pozos de  sus pequeños patios, casas con olor a salmuera, a arencas, anchoas, a mojama de pintarroja seca, a pulpos con las patas extendidas y a jureles abiertos secándose al sol expuestos al viento de la mar y al sol, mimado y cuidado por manos expertas, como las de mi madre que me enseñó a limpiar y a preparar anchoas y las deliciosas arencas


Pescados secos, tradición marinera del Palo, de los marineros de antaño, tradición milenaria que se ha ido perdiendo a lo largo de las últimas décadas en la provincia malagueña.

Era la hora de la merienda….chupar una tira de mojama de pintarroja pasada por el fuego del carbón de la lumbre, anchoas recién enjuagadas y preparadas bañándose en aceite de oliva o una arenca frita sobre una hogaza de pan.

Recuerdos, olores y sabores de mi niñez….que me gusta rememorar en Mi cocina, como es la mojama de atún, tan apreciado desde hace milenios en nuestra querida Andalucia.



Y que hoy en Mi cocina, he usado la mojama de atún para preparar croquetas….¿se animan a probarlas?

¿Cómo las hice?

Ingredientes

Media cebolla blanca dulce, dos vasos de harina de trigo, medio vaso de caldo de pescado, dos vasos de leche entera, una cucharadita de nuez moscada, pan rallado, mojama de atún, medio vaso de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño), un huevo (si es pequeño dos), sal.

Los pasos a seguir:

Cortar en trozos muy pequeños la cebolla y la mojama en taquitos pequeños y reservar.

Hacer un caldo con la espina de una rosada, de forma que quede bien concentrado y reservarlo, colándolo previamente.

En una sartén echar un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra y pochar la cebolla a fuego lento sin que se llegue a dorar.  
Incorporar la harina tostándola durante un minuto, agregando la nuez moscada.

A continuación añadir la mojama, medio vaso del caldo de pescado y dos vasos de leche, remover bien de forma que no queden grumos.
Probar y rectificar de sal.
Ir removiendo continuamente hasta que la masa se separe de las paredes de la sartén.   
Dejar la masa enfriar a temperatura ambiente.

Batir el huevo en un plato, colocar el pan rallado en un cuenco.

Ir cogiendo porciones de masa y darle forma de “croqueta”, una vez que estén todas hechas ir pasándolas por huevo (suelo echar cinco o seis en una misma tanda,  que queden bien impregnadas), escurrirlas un poco y pasarlas al cuenco de pan rallado, removiendo enérgicamente a fin de que queden bien rebozadas.

Sacarlas y colocarlas en un recipiente, tapar con papel de aluminio y dejar en el frigorífico unas horas a fin de que se “asienten”.

Freir en aceite muy caliente.  Aconsejo freidora, suelo usarla para éste tipo de fritos, ya que el golpe de calor inicial es ideal y quedan fritas uniformemente, dándoles un aspecto apetitoso y crujiente.


¡¡ Buen provecho !!  Y recuerden disfruten de la gastronomía malagueña…..

15 comentarios:

  1. Qué bonito paseo nos has dado, por el Palo.. sabes cuando era chica y mi abuela me llevaba de veraneo siempre ibamos dos o tres dias a Málaga a visitar a una prima hermana de ella a la que quería mucho, está mujer vivia con su hija y su yerno en un chalecito en el Palo, recuerdo vagamente pasear muy de niña por alli y sorprenderme del intenso olor marinero que invadia el barrio.. hoy todos esos recuerdos me los has traido a mi cabeza con tu precioso relato.. muchísimas gracias!! y tomo noto de esas croquetas de mojama que deben de tocar el cielo...mil besos!!

    ResponderEliminar
  2. muy ricas croquetas tendre que probarla , una historia muy bonita besos

    ResponderEliminar
  3. Como dice Elena,qué bonito paseo nos has dado por el Palo.Me has recordado los olres del freidó y eso el deo de toda la vida q no somos tan escribíos .Por cierto sigue haniendo un bar del Tobalo,supongo q será familia tuya .Un beso y buena tarde paleña ;)

    ResponderEliminar
  4. Pues la verdad es que tienen pinta de estar riquísimas! :)

    ResponderEliminar
  5. No las he probado con mojama de atún, pero deben estar buenísimas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Los que somos paleños de adopción, como es mi caso estamos enamoraos de esa brisa de levante con olor a marisma. A 20 metros de The Big Kebap está el mesón Tobalo's igual son parientes? Yo conozco a Maripaz y sus hijos vienen mucho a comer al kebap. Besos

    ResponderEliminar
  7. Los que somos paleños de adopción, como es mi caso estamos enamoraos de esa brisa de levante con olor a marisma. A 20 metros de The Big Kebap está el mesón Tobalo's igual son parientes? Yo conozco a Maripaz y sus hijos vienen mucho a comer al kebap. Besos

    ResponderEliminar
  8. Nunca tome mojama ii y viendo estas croquetas se me cae la baba se ciertamente que estan divinas.....Bessss

    ResponderEliminar
  9. Unas croquetas muy originales, y con lo buenísima que es la mojama de atún, tienen que estar de vicio.
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Vaya pedazo de croquetas, para no dejar ni una

    ResponderEliminar
  11. Las he hecho algunas veces, son unas croquetas muy sabrosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Ayy!!! Carmen!!! me has devuelto a mi niñez, mi madre es de Ronda y todos los veranos los pasabamos en casa de mi abuela en S, anPedro de Alcántara y en Semana Santa en Málaga!!! que bonitas las procesiones, el olor a velas por las calles, las manzanas de caramelo , que esas eran obligadas todos los años!!, pero hace ya muchos años que no voy a Málaga en Semana Santa, conozco el Palo tambbíen, buenos sitios para comer pescaito frito. Voy casi todos los años pero a la playa por Estepona, la verdad que a Málaga, hace muchísimo que no voy y no voy a tardar hombre!!! viendo esta entrada te acuerdas de muchas cosas. Me encanta la mojama y estas croquetas deben estar pa morirse!!! bueno que menuda charla te he dao, un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Por Dios Carmen como estarán estas croquetas, mi infancia también ha sido de comer salazones el verano lo pasaba con mis abuelos en Murcia y alli hay mucha costumbre de comerlos y por eso en casa la costumbre sigue cuando no tengo mojama, tengo bonito y si no hay huevas de maruca la de mujol ya se sale .
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Olé que croquetas tan sabrosonas y originales chica!

    ResponderEliminar
  15. Como siempre una entrada preciosa, llena de recuerdos...y esas croquetas de mojama que original¡estas a mi padre seguro que le encanta¡¡
    Mil besitos..

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...