lunes, 24 de marzo de 2014

PORRA BLANCA DE HABAS FRESCAS




¿Me querrán creer que no conocía ésta receta, que nunca la habia comido?.... que ni tan siquiera habia oido nombrarla, a pesar de que es tradicional y típico del interior de nuestra provincia, aunque sí una muy parecida o practicamente igual, dentro de las sopas-cremas frías, sí que mis mayores preparaban un plato con los mismos ingredientes pero en vez de habas frescas, éstas eran las secas y de mayor tamaño; que por cierto, nunca suelen faltar en Mi cocina, en mi despensa.



Le llamamos "ajo blanco de habas" (pinchando AQUI  tienen la receta)

Supe de ésta nueva, para mi, receta, por dos grandes blogueras, mi amiga  Kesito,
Angeles Ballesta, una estupenda bloguera malagueña, apasionada de la cocina y con una tradición marinera en su familia, que como me ocurre a mí, siente pasión por la gastronomía de nuestra tierra, que la publicó en su blog hace unos dias.

Me di cuenta ésta misma mañana, que otra gran bloguera "paleña" como yo, mi buena amiga  Reme
también la había publicado hace unos días….ya que con Kesito, habían acudido las dos a Casabermeja, precioso pueblo malagueño, lugar que hacían unas jornadas de cocina popular y tuvieron la oportunidad de degustarla.
  
Así que viendo tan deliciosa receta, no dudé lo más mínimo en prepararla inmediatamente, probarla, disfrutarla y publicarla lo antes posible, a fin de que quienes visiten mi blog, puedan degustarla antes de que se termine la temporada de las habas.   El nombre: "porra o porrilla blanca de habas"

 


Porque eso sí, hay que prepararlas con habas frescas, éstas junto con los chicharos, siempre que es temporada no faltan ni un solo dia en mi cocina.

Me llamó poderosamente la atención, y me preguntaba ¿Cómo he podido no haber probado nunca éste plato, no haber tenido conocimiento de que existía…? ¿Y el nombre...Porra, "porrilla"? ¿Cual es su origen?...Nunca es tarde para probarlo y aprender un poco más de la cultura gastronómica malagueña ¿no creen?.  Les cuento pués:

La etapa romana de la historia de Málaga, se inicia en el año 237 a.C. , las  primeras noticias escritas sobre la Málaga romana, Malaca, se refieren a hechos ocurridos durante el siglo II a.c., en una primera etapa fue municipio federado, pero pronto se convirtió en municipio de derecho latino, tal y como recoge la Lex Flavia Malacinata.     

Siendo romana, Malaca al igual que el resto de Hispania adopto la cultura y las formas de vida de los romanos; la romanización llegó también a la gastronomía.
Se dice que en la Roma Imperial los campesinos “majaban” con una piedra en un cuenco de madera sal, ajo, pan y aceite, alimento que tomaban como almuerzo para recuperar energía.

La masa resultante la llamaban “salmorium”; cuando conquistaron Hispalis, trajeron consigo la receta, que los campesinos hispalenses adjuntaron a su recetario, añadiéndoles uno de los frutos de la tierra: la almendra.

Con el paso de los años, una vez descubierta América, el tomate y el pimiento llegaron a la península, lo fueron agregando al “salmoriun” comenzó a llamarse “porra”, como alusión al mazo con el que se majaban todos los ingredientes en el cuenco o mortero.  
Porra, etimológicamente deriva del latín porrum (puerro), por la similitud de forma con la planta en cuestión.
Aunque hay quien dice, que la “porra” que usaban para trabar los ingredientes, era lo que usaban para defenderse los agricultores y los pastores de antaño, y que al mismo tiempo les servía como mazo para preparar en un dornillo (lebrillo” las sencillas porras de pan y aceite, perfumando la porra con unos dientes de ajo restregados por las paredes del recipiente….
Hoy en día, no usamos una “porra” para preparar tan deliciosa receta, como mucho un mortero con un mazo de madera o bien, si quieren que quede un crema más suave y ligera, o tienen poco tiempo para ir labrando los ingredientes, hacerlo en la minipimer….
En cualquier caso, no se pierdan tan exquisita, sana y fácil de preparar “porra” blanca de habas frescas….
¿Cómo la hice?
Ingredientes para una persona:
Un cuarto kilo de habas, un diente de ajo, una rebanada de pan “cateto” (pan de pueblo) de la parte central del pan o bien dos rebanadas, doce almendras, cinco o seis cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño), tres cucharadas soperas de vinagre de vino blanco, cinco cucharadas soperas de agua, jamón serrano y sal.
Los pasos a seguir:
Desgranar las habas (la piel o cáscara como la llamamos en Málaga, guardarlas para una tortilla o un revuelto) y reservar las más pequeñas para adornar.
En un cazo con agua echar las almendras, llevar a ebullición durante unos minutos, enfriarlas y pelarlas.
Freir unos trocitos de pan en aceite de oliva y reservar.
Cortar el jamón en trocitos pequeños.
En el vaso de la minipimer echar las semillas de las habas, las almendras peladas, el pan, el aceite, el vinagre, el agua, el pan, el diente de ajo (quitándole la parte central, así no se repite)  y salar al gusto, haciendo que la masa quede bien fina.  Probar y rectificar algunos de los ingredientes hasta conseguir el gusto y la consistencia deseada.
Servir colocando encima los trozos de pan fritos, el jamón, el resto de las habas frescas y regar con aceite de oliva virgen extra (recuerden….a ser posible que sea de Málaga, quizás el mejor aceite del mundo).
¡¡ Buen provecho !!....y disfruten de mi tierra, disfruten de Málaga.

11 comentarios:

  1. Ni conocia la receta ni la he comido nunca pero no me importaria nada dar buena cuenta de un plato seguro esta de muerte relenta no hay mas que ver lo divinisimoooooooooo que se ve .
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, eres un encanto, simpatica, cariñosa y salerosa....
      No recordaba bien la receta, ya sabes los fines de semana estoy totalmente "desconectada" de internet, pero te garantizo que me sorprendió el resultado...es deliciosa.
      Yo también hago uso de uno de los pocos artilugios modernos que funcionan en Mi cocina...la "minipimer" y no te creo que seas "floja", por no haber usado la "porra" y el mortero.....con lo que te gusta la cocina!!! Besitos.

      Eliminar
  3. Hola princesa de los mares. He venido velóz a ver tu versión y, como no podía ser menos, sabía que le darías tu toque enriquecedor e infomativo que me ha encantado y lo has calcáo!!! Veo que haces mención al salmorium que yo lo llamo salmorius por que así me dijerón en el pueblo. Te pongo un fragmento que he leido sobre esto.
    salmorium una comida de media mañana para reponer fuerzas. Se elaboraba en un cuenco de madera donde se machaban unos cuantos ajos, unos trozos de pan y se le añadía algo de sal y grasa de animal, con ello se hacía una masa blanquecina que a veces se aromatizaba con alguna hierba. Todos sentados alrededor de los cuencos se iban comiendo tomando pequeñas porciones con los dedos. El mismo Virgilio nos hace referencia de este salmorium: “Testilis preparaba a los fatigados segadores un machado de ajo, serpol y otras hierbas aromáticas”.

    El salmorium fue consumido durante siglos por los campesinos de todo el imperio. A esta mezcla de cereales (pan), ajo y hierbas, dependiendo de la región del imperio tenía sus particularidades adicionándosele diversas hierbas y verduras para hacerla mas apetitosa.

    Se continuó en el tiempo visigodo y con la llegada de la cultura árabe se originó una variante que se ha mantenido hasta nuestros días sin modificación alguna: el ajo blanco o el salmorium de habas que se convirtió en el gazpacho blanco o de habas o la variante de ajo blanco.

    Así que, ya sabemos el origen, más o menos de la porra blanca :) Mira que nos gusta fisgonear en nuestras cocinas ancentrales jejeje
    Me ha encantado tu versión al igual que la de nuestra Reme pero, Reme en versión original, sin trampas ni cartón que, yo soy más flojilla y he utilizado la tecnologia de la que disponemos "trituradora" en vez del mortero!!
    Un besazo y muchas gracias por tu mención, eres todo encanto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que has eliminado el comentario anterior, para hacer más extensa la información sobre el "salmorium"...Muchas gracias, verás que mis "investigaciones" al respecto, no van muy descaminadas....el saber, es como el comer: todo es empezar!!!!

      Eliminar
  4. ainsssssss me encanta y enhorabuena a tí y a kesito :) besotes

    comoaguaparachocolate-myriam.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Esta me la apunto, vaya receta sensacional. Esto son recetas que vale mucho.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco lo conocia, pero la pinta que tiene es estupenda, un beso

    ResponderEliminar
  7. este plato me encanta!!! solo con ver la pinta ya me entran ganas de comerlo

    ResponderEliminar
  8. Esta receta tiene una pinta espectacular, Carmen Rosa por aquí me quedo con tus recetas!!!
    Un beso grande....

    ResponderEliminar
  9. No lo conocía, pero es parecido a muchas recetas que vemos por Andalucía, como la mazamorra cordobesa, el ajo blanco... y me gustan muchísimo!! Gracias por esta receta. La verás muy pronto en mi blog! Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...