viernes, 9 de enero de 2015

MACARRONES CON BERBERECHOS EN SALSA VERDE



No, no me gusta el frio, hay días que me sentaría entre una manta, con la chimenea encendida, con una taza caliente de chocolate recién hecho o un buen té con leche y canela y un buen libro.


Ando a veces encogida, casi replegada sobre mi misma, enfundada en mi jersey de lana y he de reconocer que no me siento cómoda pasando estos días de invierno; un invierno que se me hace largo.


Y en cuanto me es posible, busco ávidamente los rayos del sol, me falta tiempo para poder sentir los cálidos rayos del astro rey y procuro dejar atrás la ropa de abrigo, mirar al cielo y poder sentir su calor, no puedo vivir sin él, hasta el extremo de sentirme casi identificada con los antiguos egipcios quienes lo adoraban bajo la advocación de Ra.


Busco los tibios rayos de ése sol que ilumina mi tierra en la orilla de la mar, mientras paseo voy sintiendo la sensación tibia del sol en la cara antes de que se oculte detrás de una nube de algodón.


Escucho a las gaviotas que revolotean entre la espuma del suave oleaje de poniente y me llega el fresco olor a salitre; camino por el rebalaje, cogida de su mano y siento la suavidad de su piel y su calor como si de un rayo de ése sol que nos calienta se tratara; bajo la mirada y observo como mis huellas desaparecen en la negra arena mojada, quedando las conchas de los currucos brillantes y pulidas….ésas conchas que recojo una a una, con la ilusión de haber encontrado tesoros escondidos en la mar.


Llego a casa, deseando encontrarme en el lugar más cálido en el que suelo refugiarme, ése lugar lleno de luz, de alegría y color: Mi cocina.     


Y después de pasear, de tomar el sol, con poco tiempo para cocinar se me antoja algo fácil, rápido de preparar, sano y rico.   Abro el frigorífico, miro la despensa y veo dos latas de berberechos al natural que me hacen recordar ésos currucos que en Málaga no nos comemos; berberechos enlatados, no son frescos, pero pueden valer; ya se sabe que la cocina es un mundo de posibilidades y entre ellas, por qué no, las conservas es una magnifica opción.


Allí, iluminada por esos rayos degusto ésta sencilla y receta: macarrones con berberechos en salsa verde.



¿Cómo lo hice?


Ingredientes para dos personas:


Dos latas de berberechos al natural en su jugo, una cebolla pequeña blanca (dulce, tipo cebolleta), dos dientes de ajo, una ramita de perejil fresco (sólo las hojas), seis cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, medio vaso de vino blanco (usé un fino Montilla-Moriles), sal y macarrones (suelo usar macarrones al huevo, la cantidad la suelo medir con la mano….unos dos puñados por comensal).


Los pasos a seguir:


Picar la cebolla, el perejil y los ajos en trozos pequeños. 


Abrir las latas de berberechos y pasarlos por un colador, reservando la carne por un lado y el líquido resultante por otro.


En una sartén echar el aceite; una vez caliente agregar la cebolla y los ajos, añadir un pellizquito de sal y pochar a fuego lento durante unos minutos, removiendo con una paleta (a ser posible de madera) con cuidado de que no se quemen.

(Si apetece hacerlo más completo, añadiendo algunos langostinos, es en éste momento cuando se deben echar éstos en la sartén rehogándolos con la cebolla y el ajo)  


Incorporar el vino llevando a ebullición y dejando reducir un minuto.




Echar el liquido de los berberchos junto con las hojas de perejil, darle un hervor, apartar del fuego e incorporar la carne de los moluscos en cuestión.   Reservar.

En una cacerolita con agua, salando al gusto, cocer los macarrones siguiendo las instrucciones del fabricante.


Cuando estén “al dente” escurrirlos e incorporarlos a la sartén, removiendo a fin de que los macarrones se impregnen de la deliciosa salsa….. Y ya, si han hechado algún que otro langostino, rico, rico, rico...


¡¡ Buen provecho y buen fin de semana !!   

9 comentarios:

  1. Qué buen provecho se le pueden sacar a un par de latas de berberechos. Te ha quedado un plato magnífico y sin tener que pasar mucho tiempo en la cocina, para que puedas estar más tiempo al sol.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. la verdad q se me hace rara la mezcla pero es ver las fotos y ver q casan a las mil maravillas!!!! todo un acierto. me encanta la idea y se q la pondre en practica

    ResponderEliminar
  3. Hoy hemos seguido tu receta y la hemos preparado, rápida, económica y rica,qué más pedir??? Un beso

    ResponderEliminar
  4. que plato más marinero. A mi tampoco me gusta el invierno, me derpime y aqui donde yo vivo es muy crudo. el otro día amanecimos a 5 grados bajo cero, todo congelado, parecía que había nevado......me voya air al sur jejeje

    ResponderEliminar
  5. En mi blog también tengo muchas recetas y estaría encantado si las compartes o te suscribes a mi blog. Yo ya me he suscrito al tuyo.

    ResponderEliminar
  6. Feliz año preciosa, empiezas con una receta muy rica y que creo que a todos gusta, me alegra empezar el año con mis amigos blogueros, un beso

    ResponderEliminar
  7. Divinisimooooooooooos me encantan de buena gana comia un platin te han quedado de relujo.
    Bicos mil y feliz domingo wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta por la sencillez del.plato y lo rico que tiene que estar un beso

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Un plato muy marinero para una chica tan resalá!!!.
    Me encanta tu plato pero aún me gustan más tus vivencias Toñi. Deberías escribir un libro muy malagueño con tus recetas y tus vivencias. Sería fantástico.
    Un proyecto a medio-largo plazo en el que des a conocer tus conocimientos y nos muestres tus mejores recetas. Material tienes de sobra.

    Besitos wapa y feliz 2015.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...