jueves, 26 de marzo de 2015

TORTILLITA DE CAMARONES AL ESTILO DE MALAGA



Sí, eso dicen, parece que ha llegado la primavera, aunque últimamente la lluvia, las nubes, el viento e incluso la nieve se han adueñado de los paisajes malagueños.  El mar, a veces gris plomizo, a veces de un azul intenso sigue trazando el horizonte en mi caminar.

Mis pasos siguen las mismas huellas que voy dejando cada día, procurando no pisar los caracoles que salen a mi paso al calor de los tibios rayos de sol; esos mismos rayos que hacen brillar como pequeñas estrellas las gotas de lluvia sobre las verdes hojas silvestres que crecen encerradas al otro lado de las vallas metálicas que casi rozo al pasar.

Una dulce brisa primaveral me llega desde la mar, me acaricia y me regala el aroma a campo, a miles de margaritas, vinagretas y multicolores flores silvestres, mientras escucho los alegres cantos de pájaros de vivos colores que se mecen en las ramas de los extraños árboles que alineados me acompañan en mi caminar.

Árboles que me saludan al pasar con el sonido de sus hojas jugando con el viento; su música, el canto de los pájaros, el silbar del viento inundan mi alma….me paro, respiro profundamente mirando a la inmensidad del cielo y pienso…..maravilloso presente.

Conforme me voy acercando a su lado, siempre le observo….y ayer lo toqué, toqué su tronco del que salían espesas lágrimas, parecía que llorara….quizás porque había perdido totalmente los pétalos de color rosa de sus preciosas flores; el viento, ése viento que mece sus hojas las habían arrancado, acentuando, gracias a la lluvia, aún más su color púrpura, pintando a mi querido cerezo japonés de un rojo oscuro más intenso, casi azabache.  

¡¡ Pobrecito….no sufras, no llores !! Pensé pasando mi mano por sus ramas y mis dedos quedaron pringosos de la suavidad de aquel liquido dorado, como los rayos de sol que iluminan sus hojas; miré al mar, al horizonte, a las montañas nevadas, a la Bahía de Málaga, a las flores del camino y supe por qué lloraba….lloraba como yo, al contemplar tanta belleza: Málaga…

Así, cuando llego a mi cocina, con mis ojos llenos de tanta belleza…..me animo a cocinar y hoy, les propongo una receta fácil, rápida y deliciosa….tradicional también en Málaga, aunque son famosas las de Cádiz, donde se encuentran los camarones vivos, las preparan con  harina de trigo y garbanzo y un poco de cebollita……unas tortillitas de camarones de Málaga...

Por cierto son tres los "ciruelos rojos" los que suelo ver cada día, los que tengo muy cerca... ¿sabian que....? es un árbol pequeño, que plantan en Málaga de forma ornamental en las calles; se denomina científicamente Prunus Cerasifera. Popularmente es conocido como cerezo de pisardi, ciruelo japonés y cerezo de jardín o rojo

Originario del oeste de Asia, es una especie muy desarrollada en la lejana región del Cáucaso.    Y sus frutos, son preciosas ciruelas rojas de un tamaño mayor que el de las cerezas, que en el mes de Junio-Julio alimentan a los pájaros, a las hormigas cuando caen…y algún que otro vecino que las recoge de sus ramas.


Las fotos de los ciruelos son del blog "Arboles con alma"  


Los camarones que encontramos en Málaga, suelen ser un poco más grandes que los que se encuentran en las costas gaditanas, por lo que los suelo pelar, para hacer las tortillitas uso solamente la carne, desechando cabeza y piel….e incluso, como en ésta ocasión he usado gambitas blancas que suelo comprar en el malagueño mercado de Huelin. 


¿Cómo las preparo?

Ante todo recuerden que la cocina en gran medida es experimentar, ir probando...por lo que aconsejo que prueben a hacer, una vez terminado todo el proceso, una tortillita y que rectifiquen lo que estimen oportuno hasta conseguir el efecto deseado en todos los sentidos: sabor, textura, etc.....

Ingredientes:
Un cuarto de kilo de gambitas o camarones pequeños, dos dientes de ajo, una ramita de perejil, una cucharada pequeña de colorante alimentario, una cucharada pequeña de bicarbonato (en su defecto levadura), sal al gusto, cinco o seis cucharadas soperas bien colmadas de harina de trigo y un vaso de agua.

Los pasos a seguir:

Pelar los camarones o gambitas pequeñas.

En un cuenco poner los ajos y el perejil muy picaditos, cinco cucharadas soperas de harina de trigo, una cucharadita pequeña de colorante alimentario, salar al gusto y añadir una cucharada pequeña de bicarbonato, las gambas e ir añadiendo agua hasta tener una masa que no quede muy espesa, más bien tirando a liquida a fin de que queden lo más fina posible.

La masa tiene que quedar no demasiado líquida, pero tampoco demasiado pastosa.

Ir removiendo la masa cuidando de que no queden grumos y sea homogénea.

En una sartén echar abundante aceite de oliva virgen (a ser posible malagueño), cuando empiece a humear, con una cuchara sopera ir echando en la sartén la masa, de forma que queden “anchitas”.

Dejarlas freir unos minutos y darles la vuelta que se hagan por ambas partes, procurando que no se quemen y que queden crujientes.

Sacarlas que escurran bien del aceite colocándolas en un plato con papel de cocina. 

Disfruten de Málaga, de su luz y su alegría, de sus maravillosos paisajes, de su gastronomía.....y del mar, siempre la mar.  

7 comentarios:

  1. En teoría estamos en primavera, bueno al menos hoy ya luce el sol.
    Qué aspecto tan rico tienen estas tortitas, me gustan mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, tienen una pinta increíble, si es que parece que pueda ori el "crack" de lo crujientes que se ven. Te han quedado estupendamente, para mí de los mejores aperitivos andaluces, sin duda, un "must" en toda regla ;) 1 besazo!!

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo un ciruelo de los que dices, con las hojas rojas, de adorno, decía mi madre, pero lo cierto es que las ciruelitas se comen,
    Lo que tú denominas tan poética y maravillosamente expresado como "llorar", desgraciadamente y menos romántica la explicación, puede ser una enfermedad que habitualmente contraen los ciruelos ( a mi se me han secado unos cuantos, y sólo me queda el que te digo) que se llama "gomosis" El árbol segrega una especie de resina que obstruye los conductos de la savia y termina por secarlo.
    Ya ves que soy estupenda para romper la magia jajaja, perdóname!!
    Tus tortillitas me vuelven loca, que lo sepas!! pero que ricas son!

    ResponderEliminar
  4. Justo vinendo para mi casa hay varios ciruelos de esos plantados y al lado de mi casa tambien hay uno justamente hace quince dias subi al facebook una foto cuando estaba empezando a florecer , aqui tambien se suelen comer las ciruelitas que da los pajaros aunque tambien hay algun vecino que las recoge para comer yo igual me animo este año y las pruebo jis..jis.
    Las tortillitas de relujooooooooooo no lo siguiente ya me gustaria poder dar cuenta de alguna tienen que estar de muerte relenta como todo lo que sale de tus manos.
    Bicos mil y disfruta de la semana santa wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  5. Fuaaaaaaaaaa!!! Cosa más requetebuena!! Me encantan las tortillitas de camarones! Las he hecho alguna vez, pero cuando me hice una ruta por Andalucía... ufff Ahí si que las comí buenas, no hay quien supere esas. Besos

    ResponderEliminar
  6. Que buenisima pinta Toñi las probé cuando fui de vacaciones por el Sur pero hace tiempo que no las saboreo ...tengo que probar tu receta a ver si me sale .... Tengo un ciruelo de esos ya lo tenia mi suegra en su finca ...maduras son deliciosas ....besos y buena Semana Santa ...

    ResponderEliminar
  7. Uff para mi es un peligro estas tortillitas, porque es empezar y no parar, vaya cosa mas rica, y la fritura perfecta, como todo lo que haces, feliz semana santa...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...