jueves, 17 de diciembre de 2015

CREMA DE ZANAHORIA "MORÁ"



La prueba más antigua que se conoce del uso de la zanahoria por los humanos data de hace más de 5.000 años, aunque no siempre se cultivaba antiguamente por su raíz, zona comestible hoy en dia, sino que era apreciada principalmente por sus hojas y sus semillas aromáticas.   

Aquellas zanahorias eran de color púrpura por fuera y amarillas por dentro, por lo que la variedad morada está considerada una de las especies “madre” de la que partieron todas las variedades que hoy en día se consume.

Su origen se sitúa en Oriente medio y según he podido leer, la zanahoria fue introducida en España por los romanos y ya en la Edad Media se cultivaba prácticamente por toda Europa.      Fueron los comerciantes árabes quienes extendieron la semilla de zanahoria por Asia, África y Arabia, surgieron variedades con diferentes tonos de púrpura, blanco, amarillo, verdes e incluso negro.   
Aunque es la zanahoria naranja la que se consume en nuestro país y la que prácticamente llega a nuestras cocinas.

La primera zanahoria naranja vino mucho más tarde.   Se cultivó en la Holanda del siglo XVI, y fue el resultado de un cruce deliberado para que coincidiese el color del vegetal con el de la casa real holandesa de Orange.

Su nombre científico es Daucus Carota y la palabra zanahoria proviene etimológicamente del castellano antiguo çahanoria, préstamo del árabe hispánico safunnārjah.

Pero curiosamente, es en Málaga, donde una vez más aún podemos “comer historia”, aquí llegó y aún hoy en día, como antaño, podemos consumir la zanahoria “morá”.

Éste tubérculo, según algunos relatos históricos, llegó a Al-Andalus con una caravana árabe que atravesó el Sáhara portando semillas de la zanahoria morada desde el lejano Oriente.   Fueron esas familias provenientes del Norte de África las que comenzaron a cultivarlas en una zona malagueña conocida hace años como Cuevas de Belda.

Un lugar donde Málaga se asoma al caudaloso Rio Genil, situado en un bello valle, al borde norte de la comarca de Antequera, una villa, un precioso pueblo que aún hoy en día conserva la fisonomía de pueblo blanco, de calles estrechas y cortas, con sus casas bañadas por el Sol, de ventanas y balcones enrejados llenos de flores, su nombre: CUEVAS BAJAS

Desde entonces, la primera vez que se cultivó la zanahoria morada hasta hoy, han pasado más de trece siglos. Pese a ello, los cueveños mantienen la costumbre de sembrar cada año estas zanahorias morás.

En otoño cuando los frondosos árboles de la ribera del Genil se tiñen de colores ocres y los rayos del sol  van dando tregua después del caluroso estío cuando en Cuevas Bajas se recolecta, una vez al año, ése ancestral tesoro:  las zanahorias “morás” malagueñas.

Su peculiaridad no estriba solamente en su color violáceo, su fascinante piel, su corazón púrpura y amarillo, debido a su genuinidad, es crujiente y un poco amarga cuando se consume cruda y más dulce cuando se consume cocinada o procesada naturalmente.

Investigada por la UMA (Universidad de Málaga) ya que se ha comprobado que sus propiedades nutricionales son seis veces mayores que aquellas presentes en la zanahoria naranja común.

De una calidad excepcional, de un sabor delicioso, con la ventaja de que son cultivos ecológicos (no reconocidos), con una producción limitada, cultivada con mimo por campesinos, agricultores de Cuevas Bajas, que no han permitido que se pierdan las semillas, aquellas semillas que trajeron nuestros antepasados desde Oriente.

¡¡ Yo por fin, la he descubierto….y la estoy disfrutando en Mi Cocina, gracias a mi hijo y a mi nuera que no dudaron en comprarme una buena cantidad para que el genuino Sabor a Málaga tampoco se pierda en mis recetas !! Hoy en una crema...

La he preparado bien espesita….es como a mi me gusta, para tomar caliente, le he incorporado queso de cabra curado (malagueño por supuesto), jamón y cuscurrones de pan frito.  Y para recordar los sabores de Andalucia, ése toque de ajonjolí….

¿Cómo la hice?

Ingredientes para dos personas:

Una zanahoria “morá” (en ésta ocasión, viendo el tamaño, sólo puse un trozo como comprenderán),

una patata mediana, medio litro de caldo de pollo (usé del puchero malagueño), una cebolla pequeña blanca (tipo cebolleta), un trozo de puerro (la parte blanca), cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra (estoy usando actualmente de Periana, malagueño), dos cuñas de queso de cabra curado, jamón serrano (lo compré en taquitos ya cortados, suele encontrarse en cualquier supermercado), dos cucharadas pequeñas de ajonjolí (sésamo), una rebanada de pan y sal.

Los pasos a seguir:
Picar la cebolla y el puerro en trozos pequeños.   La zanahoria y la patata pelarlas y cortarlas en gajos no muy grandes.

En una cacerolita echar el aceite y pochar a fuego lento la cebolla y el puerro salando previamente, procurando que no se lleguen a quemar.

Agregar la patata y la zanahoria, añadir el caldo y llevar a ebullición, dejando cocer a fuego lento durante unos 30 minutos aproximadamente o hasta comprobar que al pinchar la verdura esté tierna (si fuese necesario en éste tiempo añadir más caldo, procurar que esté caliente).

Mientras, cortar el pan en trocitos y freírlos en aceite de oliva hasta que esté dorado y crujiente.   Al sacarlo de la sartén, dejarlo sobre papel de cocina a fin de que absorba el excedente de aceite. Reservar

Cortar el queso en trocitos pequeños

Una vez tierna y cocida la verdura, retirar del fuego y triturarlo pasándolo por la minipimer.

Personalmente me gusta que esté bien espeso, pero si les gusta más licuado simplemente deben añadir más caldo a la hora de triturar.
Servir con los “cucurrones” de pan frito, un poco de queso, el jamón y espolvorear con el ajonjolí.


Un plato, sencillo, reconfortante, nutritivo, vistoso, delicioso, rico, rico, rico…..

5 comentarios:

  1. Que crema mas original me encantan todos los ingredientes asi que tomo nota para ponerla en practica un dia de estos seimpre que enceuntre las zanahoraias mioradas calaro jajaja , te ha quedado divinisima ademas de satr de muerte relenta.
    Como siempre es un placer pasar a visitarte y disfrutar con tus post.
    Bicos mil y feliz finde wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  2. Toñi no había visto nunca la zanahoria morada, pero está claro que hace que el plato sea vistoso y llamativo. Con los costrones de pan, el jamoncito y el queso, es además super completo. Gracias por compartirlo , ya no me acostaré hoy sin saber una cosa más gracias a ti :)

    Besines linda

    ResponderEliminar
  3. Siempre hemos pensado que las zanahorias eran de color naranja y resulta que ese color vino luego. En mi barrio ni soñar con encontrarlas, pero estoy segura de que en el mercado de La Boquería en Barcelona si las hay. Habrá que probarlas.
    La crema me parece perfecta para una cena a pesar de que el frío está desaparecido.
    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Menuda receta tan espectacular Toñi. Da gusto leer tus entradas por todo lo que aprendemos contigo, y qué pueblo tan bonito de Málaga. Tiene pueblos preciosos llenos de encanto. Qué ganas de meter la cuchara viendo esta cremita, buenísima!!! 1 besote y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  5. Querida Toñi: Qué buena idea la de tu receta de hoy, esta crema que aliñada con queso, currusquitos de pan, sésamo, jamón, ... tiene que estar de escándalo. La verdad es que nunca las he visto al natural a pesar de que había oído hablar de ella y de la fiesta que celebran todos los años en la vega de Antequera en su honor.

    Te deseo que pases unas fantásticas fiestas con los tuyos, y que disfrutes por todo lo alto en esa mesa que ya me imagino, y que estará llena de delicatessens de nuestra tierra y del mundo entero. Un paraíso para los sentidos.

    Espero que el 2016 nos depare muchas gratas sorpresas y que una de ellas sea vernos como un día dijimos, y que todavía no hemos cumplido.

    Voy a guardar la receta y cuando las encuentre la haré.

    Besitos guapa.

    FELICES FIESTAS.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...