viernes, 26 de febrero de 2016

SOLOMILLO EN SALSA DE NARANJAS DE MALAGA



Leí hace tiempo que no solo somos lo que comemos, sino que también hablamos sobre lo que comemos.     Y Vds. saben que eso me suele ocurrir a mi: suelo hablar muchísimo, no hay quien me pare cuando “cojo el hilo” y por supuesto escribo sobre lo que suelo comer….



Los alimentos, las recetas, la cocina tradicional, los ingredientes pasan a ser un casi un símbolo de cada lugar de origen, se convierten también en parte del conocimiento popular, en tradición oral y en los últimos tiempos escrita e incluso grabada….y como no, también llega a ser parte de la cultura, del habla y del refranero español al que soy tan aficionada y que suelo usar con frecuenta.



Hace unos pocos días, en mi calle, aún estaban los naranjos llenos de “manzanas de oro” como denominaba la mitología a tan deliciosa fruta.   

Y es que Málaga, sus calles, sus plazas, sus valles…están pobladas de naranjos, como si del Jardin de las Hespérides del monte Atlas se tratara.    Una fruta tan valiosa en la gastronomía malagueña como para los dioses griegos; nada más hay que echarle una visual a recetas como la ensaladilla malagueña, las sopas cachorreñas y un largo etc. que podrán descubrir en Mi Cocina.  

Los naranjos de las calles malagueñas no se comen, son “cachorreñas”, naranjas amargas, no están injertadas.      

Así que, cada vez que llega el mes de Enero se recogen miles de kilos de los árboles de los barrios, plazas, parques y rincones.  

Hasta hace unos años destinadas a transformarlas en mermelada de naranja amarga para el mercado británico y francés, cuyos “desayunos” tenían Sabor a Málaga.   E incluso en confitura (al cocer las naranjas en almibar)     La cáscara se empleaba para pienso de los animales e incluso para hacer pólvora, aunque nuestros mayores la secaban al sol y la cáscara quemada perfumaba las "copas" de carbón y los hogares colocándolas incluso detrás de las puertas o en la cocina.
El destino era Sevilla, donde la cáscara se empleaba como pienso para animales, pero el grueso del envío se transformaba, con la ayuda de miel y azúcar, en mermelada de naranja amarga o bien confitura (al cocer las naranjas en almíbar). Todo este cargamento se mandaba al Reino Unido y en menor parte a Francia para alegrarles el desayuno a ingleses y franceses.

La naranja, en nuestro país, fue utilizada en un principio con fines decorativos, debido a su sabor amargo pero más tarde se consiguieron variedades más dulces que los árabes denominaron “naranche” que deriva de “arangus” que es como la llamaban los persas.

Se dice que era cultivado en épocas remotas, desde hace milenios y que tuvo su origen en el Sur de China.   La Ruta de la seda fue la causante de la propagación del naranjo por todo Oriente, siendo una vez más los árabes quienes la introdujeron a través del Sur de España en toda Europa.

Y así, Málaga, sus valles, sus tierras llenas de inmensas plantaciones de naranjos, se llena de sus frutos.     Es cuando las naranjas de “comé” están en su áuge, en pleno invierno y aún hoy quedan algunas colgadas de sus ramas cuando ya casi huele a primavera.

En breve los naranjos empezarán a mostrar sus blancas flores, abiertas, fragantes, que embriaga y cautiva, que perfumarán ésta tierra que llaman el paraíso.      Un olor que nos avisa que se acaba el invierno, que llega Semana Santa, que nos adentra a las suaves y deliciosas sensaciones del buen tiempo….y que nos dice: ya es primavera. ¡¡ Ya huele a azahar !!

Olor profundo intenso, dulce, fuerte y delicado al mismo tiempo…..pero aún nos queda el olor de las naranjas, de su piel secada al sol y quemada en la lumbre, un olor que nos cautiva, esencia y reclamo de antiguas herencias malagueñas.

Con ésas naranjas de los valles de Málaga, he preparado ésta receta. 

¿Como lo hice?


Ingredientes para dos personas:


Un solomillo de cerdo, medio vaso pequeño de coñac, dos naranjas, medio vaso de caldo de carne (usé puchero malagueño), dos naranjas, una cebolla mediana blanca (tipo cebolleta, dulce), dos dientes de ajo, sal y seis cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (a ser posible malagueño).


Los pasos a seguir:


Cortar el solomillo en rodajas redondas (no alargadas).


Picar la cebolla y los ajos en trozos pequeños. 


En una cacerola plana, amplia, echar el aceite y pochar la cebolla junto con el ajo durante unos minutos, cuando comience a dorar colocar encima las rodajas de solomillo, salar al gusto, ir removiendo y dejar hacer hasta que estén doraditas (cuidando de que la cebolla y el ajo no se lleguen a quemar)


Echar el coñac, dejar evaporar y añadir el caldo de carne.   Llevar a ebullición y dejar cocer unos minutos.


Apartar del fuego y sacar la carne, reservándola.


Mientras pasar la salsa a la batidora agregando el zumo de las naranjas.


Colocar nuevamente los trozos de solomillo en la cacerola, pasar la salsa por un colador sobre la carne y cocinar a fuego medio durante dos o tres minutos, dando la vuelta a la carne de vez en cuando.   Rectificar de sal si fuese necesario. 


Al emplatar servir con rodajas de naranja….y hojas de cilantro fresco.



Todo sea dicho de paso...recogieron las naranjas cachorreñas en Málaga y dejaron un sólo árbol, el de mi calle, cuajaito de naranjas aún hoy.


Y hablando de naranjas, les dejo unos cuantos refranes populares:


 -La naranja y la granada, antes que nada.

-Ten un naranjo agrio en tu corral y tendrás botica para ti y tu vecindad.

-Naranja agria en ayunas, salud segura.

-La naranja y el limón, lo que den, sin estrujón.

-La naranja por la mañana es oro, al mediodía plata y por la noche mata.

¡¡ Buen provecho, disfruten de éste largo fin de semana, día 28 Dia de Andalucia, que se celebra el próximo lunes....Sean felices !! 

11 comentarios:

  1. Por donde viven mis padres las calles también están repletas de naranjos bravos, como solemos llamarles y no sabes lo que me gusta verlos en flor y luego con la fruta.
    El solomillo tiene que haber quedado con un saborcito espectacular, la salsa desde luego, es que incita a pringar al menos, una barra entera de pan ella.
    Disfruta del día de Andalucía, Toñi y ten un feliz fin de semana.

    Besines

    ResponderEliminar
  2. Donde yo trabajo hay dos naranjos y supongo que seran sin injertar como esos que pueblan las calles de Malaga por que las naranjas no hay quien las coma , fijate tu que no se me habia ocurrido traerme las naranjas para hacer mermelada de naranja amarga con lo que me gusta a mi ,ahora la has echo buena por que no se como voy hacer para poder coger las que quedan en los arboles ya me veo pidiendo una escalera jajaja.
    El solomillo te ha quedado de relujo que pena no poder catar un caxin,seguro esta de muerte relentisimaaaaaaaa.
    Como siempre un placer venir a visitarte , me has descubierto un monton de refranes yo solo conocia el ultimo.
    Feliz dia de Anadalucia seguro que lo celebraras como se merece.
    Bicos mil y feliz finde wapisimaaaa.

    ResponderEliminar
  3. Guapa!! Tienes un regalito en mi blog!! :D Espero que te guste tanto como a mi me gusta tu solomillo, mmmm!! Que lo disfrutes. 1 besote enorme y feliz viernes!!

    ResponderEliminar
  4. Qué textura tan suave tiene esta salsa y con lo bien que se llevan la carne de cerdo y la naranja, es un plato de los que quedan bien limpio, hasta con brillo de tanto mojar pan.
    No conocía estos refranes, pero he cenado y me he comido una naranja de postre, ahora recuerdo que mi padre por la noche nunca la comía, el resto de la familia si.
    Feliz Día de Andalucía Toñi!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que rica y jugosa te quedó.Bs y buenas noches.

    ResponderEliminar
  6. Una deliciosa salsa, se ve muy buena con el solomillo.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  7. Yo podría dejar el árbol de tu calle sin ninguna de esas maravillosas naranjas, jeje.
    La receta me necanta,el lomo y la naranja combinan de maravilla y es una mezcla muy de mi gusto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Las carnes y la naranja se llevan de maravilla, quedan realmente deliciosas y tu salsa es para mojar pan !! Un beso

    ResponderEliminar
  9. Uno de los recuerdos de mi niñez es el olor de las cáscaras de naranja que madre quemaba porque mis hermanos fumaban mucho y así la casa olía bien, Siempre me traes añoranzas Toñi!!. Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Querida Toñi: Ayer estuve recogiendo flor de azahar del naranjo de mi vecino que con el viento estaban en mi patio. ¡Hoy perfuman mi cocina!.

    Cuando hago el solomillo o el canuto siempre hago la misma salsa, muy parecida a la tuya pero hecha en el horno. La próxima vez voy a preparar tu receta que me parece fantástica. Felicidades, un besazo y pasa muy buena semana guapa.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el solomillo y la naranja le va que ni pintado como complemento en salsas. Apuntada la receta para hacerla con las naranjas de mi naranjo, que me he traido del pueblo este fin de semana.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...