jueves, 28 de abril de 2016

PICANTON AL HORNO MARINADO CON SALSA DE SOJA, MIEL Y JENGIBRE



Dicen que cocinar es invertir tu tiempo para hacer algo con tus manos para luego ofrecerlo a otra persona, en definitiva cocinar es una muestra de amor y de generosidad.

Me han preguntado en más de una ocasión que si todo lo que publico en “Mi Cocina” lo he hecho yo…..Lo que suelo contestar con total rotundidad es que sí, que aunque parezca increíble, absolutamente todas las recetas que encontrarán en el blog (más de 1.350 platos) las he cocinado, preparado y por supuesto degustado.  

Y la siguiente pregunta ¿Y te da tiempo a cocinar?.    A veces a duras penas, me resulta casi imposible planear mi día a día, mi vida a veces es imprevisible: mis responsabilidades, la familia, la casa (algún día comentaré cuantas puertas, cuantas escaleras y ventanas tiene mi casa, de momento sólo comentaré que son cuatro plantas), las obligaciones, la vida en sí…..es complicado para mi muchísimas veces sacar más tiempo al día, éste sólo tiene 24 horas.      

Pero para cocinar, me las ingenio diariamente a la perfección, todo es la práctica, independientemente de que, como siempre me han dicho, soy una "mari nervios"...no estoy quieta un momento.   Hay veces que en una hora preparo almuerzo, cena…e incluso dejo listo algún bizcocho o masa para croquetas.     Cocinar es una obligación que hago con gusto, con placer y pasión.

Ahora bien, cuando más disfruto con la cocina es en las ocasiones que invitamos a amigos, familiares e incluso conocidos a los que nos gusta agasajar y con los que pasar un buen rato.      Me encanta ser anfitriona, atender a mis invitados, para los que procuro por todos los medios saber sus gustos y preferencias.    

Es vital para mi tenerlo todo listo para cuando llegan a casa, hacerles partícipes de mi cocina real, intentando que disfruten al máximo no sólo de nuestra compañía sino también de la comida; para ello tengo por norma dejar toda la comida preparada o para darle los últimos “toques”, ya sea un almuerzo o una cena, a fin de hacerles sentir que su compañía es lo importante, por lo que pienso siempre en platos que me permitan una elaboración previa y no de último momento.

Aunque hay que tener en cuenta y es totalmente cierto lo que nos indica un antiguo y sabio refrán que dice así : “los invitados deben esperar la comida , no la comida a los invitados”.

Quizás ésta receta de hoy es ideal para ésas ocasiones, por ser hecho al horno y se puede calcular por lo tanto el tiempo más o menos, también porque se puede servir un “picantón” por comensal, independientemente de que el resultado es delicioso, espectacular y por qué no decirlo, elegante….

y sobre todo porque no requiere mucho tiempo para dedicarle a la cocina.    Incluso para cuando no se tienen invitados y se necesita tiempo… ¿No creen?
¿Cómo lo hice?

Ingredientes para dos comensales:

Dos pollitos “picantón”, un diente de ajo, seis cucharadas soperas de aceite de sésamo (se vende en tiendas especializadas en comida oriental e incluso en cualquier supermercado), seis cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, una cucharada pequeña de jengibre rallado (puede servir jengibre en polvo, dará un sabor más suave que el natural), seis cucharadas soperas de salsa de soja, cinco granos de pimienta negra, cuatro cucharadas soperas de miel y una cucharadita de café de sal (hay que tener en cuenta que la soja ya aporta el aroma salado).

Los pasos a seguir:

En un mortero echar el diente de ajo, la pimienta, el azúcar y el jengibre, majar hasta que quede una pasta lo más fina posible.

En un recipiente echar la miel, el aceite de sésamo, de oliva y la soja removiendo bien de forma que queden todos los ingredientes queden bien integrados.

Incorporar el “majaillo” mezclándolo con los líquidos.
Colocar los pollitos en un recipiente especial para hornear, untarlos por todos lados por igual con la mezcla preparada, taparla con papel film y dejarla macerar en el frigorífico de un día para otro (la tuve marinando unas 24 horas, aunque con unas cuantas horas es suficiente).
Al día siguiente:

Sacar la fuente del frigorífico, quitar el papel film y dejarla atemperar, mientras precalentar el horno a 200º C.

Una vez el horno caliente (calor arriba y abajo), bajarlo a 180º C, introducir el recipiente con los pollos con la parte de las pechugas hacia arriba y hornear durante una media hora aproximadamente, dándole la vuelta y dejarlos hacer otra media hora; de vez en cuando ir regándola con la mezcla de la salsa, hasta que tome el color dorado.     Los últimos diez minutos dejarlos hacer con la pechuga hacia arriba.

Sacar los pollos de la fuente de hornear, pasarlos al plato donde se vaya a servir y salsear al gusto…..

Suelo acompañarlos con patatas al horno con mantequilla de ajo y perejil o un sencillo puré de patatas, verduras variadas al vapor y panecillos recién hechos.

Ponemos la mesa, la comida está encaminada, escuchamos el agua fluir de la pequeña fuente, una agradable y suave música de fondo……

10 comentarios:

  1. Me encanta el jengibre, que pinta tiene. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Uummmmmmmmm como tenian que estar ese picanton, no deja de decirme comeme,te ha quedado de relujo y seguro estaba de muerte relenta.
    Como siempre receta y fotos son de 20 points ademas de ser un placer leerte yo tambien disfruto mucho cocinando para mis amig@s me encanta que vengan a comer a mi casa.
    Bicos mil wapisimaa.

    ResponderEliminar
  3. El horno es muy útil para hacer la comida cuando tenemos invitados, hay que elegir ricas recetas, pero que no nos quiten tiempo para disfrutar de su compañía, y mucho mejor si se pueden hacer con antelación y calentarlas al momento de servir.
    Me has dejado alucinada con lo de las 4 plantas que tiene tu casa, para mantenerse en forma es perfecto, jejeje,
    Hace tiempo que no como picantones, pero esta receta con la mezcla de ricos sabores seguro que está muy buena. Tú relajada y tus invitados contentos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Una receta de categoria Toñi, esos pincantones estan diciendo comeme, muy buena receta guapa, besos

    ResponderEliminar
  5. Nosotras, como tú, también disfrutamos muchísimo con los invitados, y desde luego que los tuyos disfrutarán de los platos tan deliciosos que elaboran, hechos con arte y cariño.
    Un saludo de las chicas de Cocinando con Las Chachas

    ResponderEliminar
  6. Si es que tienes un arte que no se puede aguantar!, fíjate que no he hecho yo nunca picantones en casa, fuera de ella si los he comido peroooooooooooo...no se me ha dado nunca por ponerme con ellos en la cocina. En cuanto me anime a hacerlo, seguiré tus pasos al pie de la letra, tienen que estar de chuparse los dedines.

    Besosss

    ResponderEliminar
  7. Un buen pincantón al horno, te ha quedado muy bueno, cocinar al horno va muy bien sobre todo cuando tenemos que hacer bastante o tenemos invitados, porque así nos deja tiempo.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  8. Delicioso Toñi, no se puede decir más. Cómo se nota que todo lo que haces, en este caso tus recetas, las haces con ganas, con cariño y con pasión. Son muchas recetas las que tienes en el blog, pero todas preparadas a gusto y sin casi darte cuenta. Se nota que disfrutas con lo que haces :) Tengo pendiente probar a cocinar el picatón, ¿te puedes creer que nunca lo he hecho? Así que me guardo tu receta para tenerla como referencia. 1 beso querida amiga y feliz dia!!

    ResponderEliminar
  9. Querida Toñi: ¡Que pinta tiene el picantón, que por cierto yo nunca he probado a pesar de haberlos visto en los supermercados y siempre me han llamado la atención. El plato tiene una pinta espectacular y perfecto para cuando tienes invitados. A mí me gusta tenerlo también todo preparado para poder dedicarme a ell@s.

    Cuando hablas de que en un rato preparas varios platos, me he acordado de mi madre que como tú era un hacha en la cocina y que, cuando se iba a trabajar con mi padre, a las 13 h iban al Mercado Central, a las 14 se ponía a cocinar y a las 15 h ya tenía su potaje, su pescaíto, y la comida para la cena. Yo por desgracia echo en falta esa habilidad pero sé que con mucha práctica podemos llegar a ser cociner@s efectiv@s.

    Un besazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  10. Querida, me acabas de hacer babear a estas horas con el picantón y lo que le has puesto!!.
    Totalmente de acuerdo con que es el comensal quien debe esperar a la comida y no al revés, aunque aún recuerdo una pierna de corzo que estuvo esperando a los invitados unas dos horas (ni imaginas mi cabreo...), pero al final la pudimos disfrutar y menos mal que dijeron que estaba buena.
    Me gusta mucho la mezcla que has hecho para marinar el pollito. Apuntado ha quedado todo!!

    Un beso.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...