miércoles, 15 de junio de 2016

ENSALADA DE ZANAHORIAS MORADAS (o ZANAHORIA "MORÁ" DE MALAGA)



Hace tiempo que mi buen amigo y peluquero Carlos García me dijo una frase que se me quedó grabada: la naturaleza es sabia y con el paso del tiempo, ésta, suaviza las facciones de las personas….y no hay que luchar contra la naturaleza, hay que respetarla, seguir sus pasos y enseñanzas.



Sabio consejo y cuanta razón.    Con el paso del tiempo, lo he ido comprendiendo y asumiendo, máxime que desde pequeña me sentía a disgusto con un detalle de mi cara, mis lunares, sobre todo el de mi mejilla derecha, tan bien colocado, como si la naturaleza lo hubiese hecho a propósito.    

Hoy en día, los tres han desaparecido de mi fisonomía, la naturaleza, el tiempo se ha ido encargando de borrarlos, de suavizar ésos detalles que en gran medida me avergonzaban y les contaré el por qué.

Fue siendo yo muy niña, cuando se puso de moda pintarse un lunar con un lápiz negro, bien redondeado, cuando se vestían a las niñas y no tan niñas de gitana para las ferias locales.     Y yo le decía a mi madre que no quería tener un lunar de “gitanilla”; ella me contestaba: mira, éllas se los tienen que pintar (como Conchita Velasco por ejemplo), tu ya lo tienes.

Perdí totalmente el dichoso complejo cuando en el año 1971 conocí a “Bai” (Señor en hindí).  Ésta era mi imagen entonces:

Él era el padre de mi jefe, quien creó la empresa, un “señor” en todo el sentido de la palabra, educado, dulce, inteligentísimo, luchador, trabajador y con un don muy especial, una sensibilidad increíble que portaba desde su más tierna infancia que le llevó a estudiar en India, su país de origen, ésas dotes excepcionales que poseía.    

Él no hacía uso de ése don, ni tan siquiera solía comentarlo, ni llevarlo a cabo, era muy discreto en ése sentido, máxime en una época que dichas técnicas sensoriales no estaban en absoluto bien vistas.   Entre ellas, leer el futuro, las manos y la melanomancia…..    

La melanomancia es un método para interpretar el significado de los lunares.  Su estudio nació en ciertas zonas de medio oriente y luego, mediante la oralidad llegó a pueblos y grupos especiales como los hindúes, gitanos, árabes, entre otros.

En China, los principales forjadores de la lectura de lunares fueron Lao Tse y Mao Tse Tung y hasta hoy en China pides trabajo y ven tus lunares para saber si eres apto para este trabajo, además de cotejarlo mediante la lectura de rostro.

La interpretación de estas pequeñas manchas que aparecen salpicando nuestra piel tiene sus orígenes en la tradición china, del 1700 al 1100 a C. De esta filosofía participa la antigua tradición del Tao, cuya idea principal se basa en el movimiento del Universo y de él emana el Gran Uno, el Tai-Yi, que se manifiesta a través de dos fuerzas, Yin y Yang. Yin, símbolo de lo femenino, de la Luna, lo oculto, lo receptivo y lo subjetivo. Yang, símbolo de lo masculino, del Sol, la fuerza vital, el emisor, el mundo evidente y objetivo.

En nuestro rostro el Ying y el Yang están presentes en nuestros dos ojos y simbolizan el sol y la luna, las pecas y lunares son las estrellas así es que en tu cuerpo se encuentra un mapa estelar que puede indicar tu destino y ayudarte a descubrir la personalidad de los demás.

Bai, me dijo que el triangulo de mis tres lunares en mi rostro, eran señal de buena suerte.     
Y sí, tuve muy buena suerte al empezar a trabajar en su empresa, en la que permanecí más de treinta años, en la que conocí a cuatro generaciones de su familia….

Bai me comentó que el lunar de mi mejilla derecha decía que era una persona seria, estudiosa, con elevados valores (he leído que muchos místicos y grandes personajes de la historia poseían lunares en ésta zona); el de la barbilla, indicaba prosperidad, un temperamento cariñoso y persona muy responsable.   Y el de la nariz, decía de mi que tenía tendencia a los viajes y ser amiga sincera de mis amigos.

Hoy, con 61 años, la naturaleza me los ha suavizado, tal y como dice Carlos, ya casi no se notan, no se ven, yo sé que están ahí, que han estado ésos lunares, ése triangulo esotérico de mi rostro del que ya no me avergüenzo, y que por el contrario, me siento orgullosa porque igual, es cierto de que han marcado mi vida, el ser quien soy y como soy.

Mis antiguos jefes, de origen hindú, eran y son totalmente vegetarianos; por su recuerdo, especialmente de Bai, el dulce abuelo al que yo respetaba y quería, comparto una receta malagueña, que puede servir como aperitivo, acompañamiento de otros platos o bien como ensalada, preparada con un producto autóctono, malagueño: la zanahoria morada o “morá” de Cuevas Bajas.

La Zanahoria Morá, tubérculo de origen milenario, tiene como procedencia de su cultivo en España, la localidad malagueña de Cuevas Bajas, en el noreste de la provincia, en la ribera del río Genil.    Su origen se sitúa en los asentamientos árabes de esta zona, hace más de 13 siglos, en áreas de regadío que son el marco ideal para su conservación.  

Con un llamativo interior,  con una gama amplia de tonalidades de morado dispuestas en círculos concéntricos.

De sabor suave y dulce, es sembrada en ésta época, en el inicio del verano y coincidiendo con su cosecha, a principios del mes de Diciembre, se celebra en este municipio una singular fiesta en honor a esta hortaliza.


Son ricas en  vitamina A, E y B. El aporte mineral lo hace en forma de potasio, fósforo, magnesio yodo y calcio.  Pero además, las zanahorias moradas aporta un complemento diferente a las de la variedad de color anaranjadas, las antocianinas, que actúa como un poderoso antioxidante.

Con ellas, preparé ésta deliciosa ensalada.   ¿Cómo la hice?


Ingredientes:


Una o dos zanahorias moradas (depende del tamaño), un limón, aceite de oliva virgen extra, sal, agua para cocer las zanahorias y pimienta negra recién molida.


Los pasos a seguir:


Pelar las zanahorias y cortarla en trozos redondos y éstos a su vez cortarlos por la mitad.

En un cazo con abundante agua, cocer las zanahorias durante unos diez o quince minutos (hasta comprobar pinchando un trozo con un tenedor que estén tiernas).

Escurrir bien y pasarlas a un recipiente, a fin de que se enfríen.

Mientras en un cuenco echar el zumo de limón y el aceite, removiendo procurando que emulsione y obtener una vinagreta homogénea.

Emplatar las zanahorias, salar al gusto, regar generosamente con la vinagreta y espolvorear con pimienta negra recién molida. 

¡ Disfruten del verano.....con platos ligeros, sanos y nutritivos !!

11 comentarios:

  1. Los lunares... nosotras tenemos mil, y a los niños ya les van saliendo. A alguna gente no le gustan pero la verdad es que son como pequeñas señas de identidad, algo que nos hace únicos... Como únicas son estas zanahorias, divinas! Estupendas en ensalada. Nos llevamos la receta pero las zanahorias... a ver si las encontramos!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
  2. Toñi, aparte de guapa. más cada vez, eres un pozo de sabiduría en todos los sentidos, jamía!!
    Me encanta leer todas tus entradas, aunque no siempre las comente, ya sabes cómo ando de tiempo... Y no hace falta conocer tus lunares para saber lo buena persona que eres, la buena amiga y la buena cocinera.
    Esta receta me la apunto, ahora sólo falta que encuentre las zanahorias morás, ya me dirás dónde las compras tú.
    Muchos besitos, guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ Muchisimas gracias.....sé que me quieres y yo a ti !! Ya sabes que la familia Parrondo siempre ocupais un lugar en mi corazón.
      Las zanahorias moradas de Málaga, ahora no es su tiempo....pero las puedes encontrar en el Mercado de Atarazanas...si no a esperar su época o bien a hacerlas con las zanahorias normales y corrientes.
      Besitos guapisima......

      Eliminar
  3. Alaaaaaa, contigo siempre aprendo mogollón, en la vida había oído sobre estaszanahorias, tienen que estar muy buenas. Besos

    ResponderEliminar
  4. Muy curioso lo de los lunares, pero al parecer contigo no se equivocó.
    Una receta de ingredientes casi sencillos, digo casi, pues aquí las zanahorias moradas no suelen verse, a no ser que vaya a la Boquería.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Cada publicación tuya es única. Me parece muy interesante lo de los lunares. Y desde luego esa ensalada también única que probaré sin falta.

    ResponderEliminar
  6. Me interesaría conocer con más profundidad este método, y por supuesto, que alguien interpretara mi "mapa lunar" porque tengo lunares hasta en el cielo de la boca; por decirte, hasta en el hígado. Sí, en el hígado. Tengo hemangiomas, que son eso, lunares en el hígado. Y cierta vez, hace muchos años, alguien también me dijo que tres lunares, haciendo triángulo, era indicio de buena suerte... de "7 años de buena suerte". De esos abundan. Y de jovencita también me tapaba uno que tenía en el pié, que según mi madre era "muy sexy". No lo ví hasta que no tuve novio, y ya no me ponía la tirita que lo ocultaba. Los míos no han desaparecido.
    De la zanahoria morá, qué contarte, que es riquísima, y que da mucho juego en la cocina, sobre todo visual, además de las propiedades tan excelentes.
    Me gusta leerte, ¡se aprende tanto y en tantos niveles!

    ResponderEliminar
  7. Uyyy si yo te contara cuantos lunares tengo en este cuerpo que dios me ha dado, hija mía. Soy la niña de los lunares jajajajaja, con decirte que comenzó un día mi hija a contármelos y se cansó jajajajajaja. Cientos de ellos, muchísimos Toñi y en la mejilla izquierda tengo uno que siempre me gustó mucho. Mi madre siempre me decía que ella de joven tenía que pintárselo como el resto de sus amigas, cuando salían al baile. Es verdad que antes se llevaba eso, como supongo que ahora se llevan otras cosas. A mi no me han desaparecido, todo lo contrario, tengo más pero no me importa. No me estorban y mientras no se conviertan en algo "extraño", que salgan los que quieran.
    Las zanahorias moradas no las he probado ni cocinado nunca, pero solo ver el colorcito que tienen ya apetecen , Toñi.

    Besines mil

    ResponderEliminar
  8. Aqui no se encuantran esas zanahorias y seguro que asi aliñadas estaran de muerte relenta como siempre las fotos no dejan de decirne comeme.
    Como siempre un placer venir a visitarte y disfrutar con tu post me encanta la foto del año 71 ,ese es el año en que naci yo .
    Esos lunares que tienes en la cara pese a que de joven no te gustaban te quedaban divinisimamente.
    Bicos mil wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  9. Que tiempos Toñi trabajamos en la misma empresa aunque en sitios diferentes, tengo un gran recuerdo de esta etapa y no se me olvidan las personas que conocí en esa empresa, llevo muchos años fuera de Málaga y no descartó volver algun día.
    Gracias por este recuerdo y la frase de Carlos es genial.
    Sabes q somos familia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias Paco......me ha encantado verte por "Mi Cocina" virtual, aunque espero y deseamos Pedro y yo que nos visites algunos de ésos dias que vienes por Málaga y echemos un ratito en nuestra cocina real. Sabes que mi marido te aprecia un montón!!!!! Sí que fueron unos buenos años, donde nos realizamos profesionalmente (por lo menos yo) en una gran empresa.
      Sí sé que Carlos es primo tuyo....me lo comentó tu hermana, fiel seguidora mia por las redes sociales.
      Un fuerte, fuerte abrazo....

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...