miércoles, 14 de septiembre de 2016

PORRA MALAGUEÑA CON ATUN, HUEVO COCIDO Y SALCHICHON DE MALAGA



La gastronomía es un mundo en perpetuo cambio.

Con el paso de los años, de los siglos, la historia de la gastronomía está llena de recetas que pierden o ganan protagonismo, que cambian ingredientes, que se añaden o se quitan en función de gustos, conocimientos ¿Y por qué no decirlo? También por desconocimiento.
La vida cambia, progresa y desde que el mundo es mundo, y con ella en cuanto a alimentación se refiere las recetas, los platos populares cambian, se regeneran, crecen o se pierden.

Los platos regionales, populares, típicos….se les denomine o se les llame como gustemos siempre se enfrentaron desde sus más lejanos inicios a las conquistas y descubrimientos de nuevos lugares y hoy en día a la globalización del mundo, a la comercialización de los productos, a la industria y conservación de los alimentos y quién sabe, también al incipiente y cada vez más frecuente consumo de productos precocinados en los hogares familiares.

También hay un hecho muy a tener en cuenta, los cambios también depende de un elemento extraño al nacimiento de la cocina tradicional y es el boom o desarrollo, la recreación, la inventiva y la imaginación de los grandes cocineros profesionales; sin dejar atrás lógicamente otros factores de diversa índole: la abundancia y asequibilidad de los géneros en que se sustenta las recetas, su sintonía con los nuevos gustos y valores dominantes en la sociedad, etc.

¿Quién nos iba a decir que aquel alimento de los soldados romanos denominaban “posca”, una bebida austera a base de vinagre y agua donde remojaban pan con aceite y tomaban como una sopa llegaría a nuestras mesas de hoy en día tal y como las conocemos, llamándolas gazpacho, salmorejo, porra o ajo blanco….?

La costumbre de refrescar con bebidas majadas (machacadas) las narra Publio Virgilio Marón en el siglo I en el que describe en una égloga cómo una esclava llamada Testilis ofrecía a los segadores una mezcla de ajos majados con hierbas aromáticas y vinos añejos (avinagrados).

Es de suponer que lo que la esclava preparaba era el “moretum”, un plato tradicional de la Antigua Roma y que se quedó para siempre en nuestra Andalucia como recetas tradicionales.

Porra antequerana: Pan, tomate, pimiento, ajo, sal, vinagre y aceite. Acompañar con atún, huevo duro y jamón serrano.

Salmorejo: Pan, tomate, ajo, sal, vinagre y aceite. El acompañamiento igual que la porra antequerana.

Porra crúa o porra blanca: Pan, pimiento, ajo, vinagre, sal y aceite.

O la porra como a mi personalmente me gusta, a mi manera: Pan, tomate, pimiento, cebolla, pepino, sal, vinagre y aceite.

La existencia de un gazpacho primigenio a base de migas de pan, agua, vinagre y aceite de oliva ido evolucionando a lo largo de la historia, incorporando ingredientes, como el tomate y el pimiento que llegaron pasados los siglos desde el continente americano, hasta llegar a la versión actual.    
E incluso preparándolos con verduras como "Porra de habas frescas" (AQUI la receta)  

Y desde aquel primitivo “moretum”, hasta nuestros días, los platos tradicionales, la cocina tradicional, las sopas frias del hogar inspiraron a grandes chefs que han ido construyendo, inventando otros “gazpachos”, añadiendo frutas por ejemplo y mucha imaginación triunfando no sólo por motivos estéticos y saludables, sino porque en gran medida admite infinitas guarniciones.      En ESTE ENLACE pueden ver algunos ejemplos.
    
“Mi Cocina” sin dejar atrás la tradición, disfruta con ésos cambios, con introducir nuevos sabores y por supuesto siempre abierta para probar e innovar.    

¿Pero está la sociedad dispuesta a los cambios, no le gustan los cambios y quiera que siga siendo totalmente fidedigna a las recetas más tradicionales? ¿Falta quizás de una mente abierta y dispuesta a probar nuevos platos?....Algunas personas sí, y así cuento que me ocurrió con ésta receta:

Días pasados llegó a mi cocina real un paquete de productos de una gran empresa cárnica malagueña, Prolongo, entre los productos, el más tradicional el salchichón de Málaga y dejé volar mi imaginación….¿Por qué no en vez de usar jamón serrano, echar salchichón malagueño en su lugar?    El resultado fue para mi gusto personal magnifico, exquisito, delicioso….subí una foto a las redes sociales y hubo quien lo criticó indicando que cómo se me ocurría poner salchichón a una porra antequerana….

Leyendo su crítica pensé: Pobre señora, corta en cuanto a gustos gastronómicos….si lo probara quizás cambiaría de opinión.    Igual no es consciente de que con ésta entrada “Mi Cocina” esté haciendo historia y en unas décadas, al igual que hicieron nuestros ancestros, ésta nueva incorporación sea en un futuro tradición, consiga con ello que añadir salchichón en vez de jamón sea una receta popular y típica malagueña, como lo es ya en mi cocina real. ¿No lo creen Vds.?

Sin dejar atrás la clásica porra de Antequera, que ya PUBLIQUÉ a principios del 2009  

Les animo a innovar, a prepararla con salchichón de Malaga, a probarla y juzguen pues.

¿Cómo la hice?

Ingredientes para un plato:

Un trozo de salchichón de Málaga (es un salchichón especial, muy blando y especiado), dos tomates maduros (sin piel, ni semillas), medio pimiento verde tipo italiano, un trozo pequeño de pepino (quitándole la piel, dejando un poco de ella conseguiremos que nunca amargue), una rebanada de pan asentado (la miga), un diente de ajo (retirándole la raiz interior, así no se repetirá), un trozo pequeño de cebolla blanca dulce (tipo cebolleta), dos cucharadas soperas de vinagre de vino, tres cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, sal, una lata de atún en conserva, un huevo cocido (duro).

Los pasos a seguir:

Pelar y picar el salchichón lo más pequeño posible (usé picadora eléctrica).

Cortar la verdura en trozos pequeños.

Echar en el vaso de la minipimer los tomates, el pimiento, el ajo, la cebolla, el pepino, el pan, el vinagre, el aceite y salar al gusto, pasando todos los ingredientes de forma que quede lo más fino posible.

Picar el huevo en trozos pequeños y escurrir el atún de su aceite.

Pasar la porra al plato, añadir el huevo, el atún y los trocitos de salchichón.

Mi consejo: consumir a temperatura ambiente.

¡¡ Buen provecho….y recuerden que la cocina es experimentar, probar, innovar, disfrutar, no sólo comer !!    

6 comentarios:

  1. Excelente con un toque malagueño muy vanguardista!!!Besos

    ResponderEliminar
  2. Le pongas lo que le pongas el resultado es espectacular!! y seguro que delicioso!

    ResponderEliminar
  3. La gastronomía es un mundo en perpetuo cambio. Me encanta esta frase muy cierta. La porra malagueña deliciosa, dámela con jamón o con salchichon que me va a encantar igualmente jeje, un plato delicioso,besos

    ResponderEliminar
  4. A mí me parece perfecto innovar y darle a los platos un toque diferente, siempre habrá quien le guste y quien no, pero eso son gustos personales.
    Seguro que te ha quedado bien rico con el salchichón, digan lo que digan la idea me parece fantástica.
    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  5. Hola ya estoy de nuevo por aqui despues de unos dias de desconexion por las fiestas.
    Tu porra Malagueña se ve divinisima y seguro que estaria de rexupete de buena gana me llevaba un cuenco para la cena uummmm.
    Como siempre es un placer venir a visitarte y dosfrutar de tus maravillosos post y recetas.
    Bicos mil potita mia.

    ResponderEliminar
  6. Hola me encanta esta receta, yo soy de Malaga y la hago mucho,un saludo de Sole

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...