lunes, 27 de febrero de 2017

GAZPACHO MALAGUEÑO DE HABAS FRESCAS



Mi padre era conductor de autobuses, siempre le recordaré como un hombre muy cariñoso, de carácter alegre, trabajador, generoso, apasionado, lleno de vitalidad y actividad truncada, de vez en cuando por su delicado estado de salud;  muchas veces demasiado recto y severo, quizás motivado por los años que le tocó vivir. 

Nació en Alhaurin el Grande y paso su más tierna niñez en Alhaurin de la Torre, aquella era su tierra  a ella me decía que quería volver, pasar sus últimos años.

Gracias a mi madre aprendí y llegué a amar, a tener pasión y respeto por la mar, ella me inculcó la tradición marenga de sus mayores, hombres y mujeres trabajadores, marengos cuya subsistencia dependía de ése mar que nos vio nacer; pero fue mi padre quien, a pesar de su lejanía con su tierra, siempre tuvo ése cordón umbilical que le unía al campo, a la siembra y al lugar que le vió nacer.        
 
Le encantaba arar, labrar y plantar, sabía cuándo y cómo…..por lo que no dudé en comprar 4.000 mts. cuadrados, un pequeño terreno al lado del de sus primos, donde en sus ratos libres plantaba sus papas, sus chicharos, sus habas, sus ajos….mimaba los almendros y los árboles frutales, hasta que enfermó gravemente.

Lo vendí, me deshice de aquella pequeñisima finca donde él dejó sus días de labrador, allí quedó su amor por la tierra y me enseñó valorar los productos de ésta tierra que le vió nacer.      Él sabía trenzar aquellos ajos que colgaban en mi patio junto con un manojo de cebollas al lado de los melones para consumir durante todo el año; sus aromas se confundían con el ramo de manzanilla, con el tomillo y el romero, cuyas hojas secas caían sobre la tapa de madera de la orza de aceituna que acababa de aliñar.

No dejó “el campo”, fueron aquellos años, segunda década de los 50 y los años 60, cuando cada día, como conductor de Suburbanos, unía la capital malagueña con Periana. El és el de la derecha, justo debajo del volante de aquel autobus de color amarillo.....(foto primera década de los años 60)

El me llevaba a Periana, me quedaba en casa de los dueños de la pensión donde paraba cada día, jugaba con las dos hijas que eran de mi edad y así pasé algunas vacaciones escolares, jugando, aprendiendo a amar y a valorar la Axarquia como él.

El sentía aquella zona como suya…Periana, La Viñuela, Riogordo…..

Y de allí, llegaban a nuestra cocina, los productos cuyos aromas y sabores impregnaron la cocina de mi madre y por ende la mía.

Uno de los platos más significativos de la región es el “gazpacho de habas verdes”, en su elaboración se emplean las habas frescas, las semillas desgranadas de éstas leguminosas, uno de los productos más afamados de la huerta de la localidad malagueña de Riogordo.

Riogordo es uno de los pueblos blancos de la Axarquia malagueña que guarda su encanto en el ambiente, en sus tranquilas calles empinadas donde se denota su pasado Andalusí.  El pueblo se encuentra en pleno corredor de Periana y muy cerca de Colmenar.    Ubicado en la depresión que forma el río de la Cueva, rio que se conocía antaño como el Rio de las Aguas Gordas, por su densidad y caudal…..rio que antes de llegar a Velez y desembocar en el mar, recibe el nombre de Benamargosa. 

Aunque su origen se encuentra en el Neolítico, cabe destacar, aunque por desgracia en estado casi ruinoso, El castillo de Aute, atribuido a los fenicios.  Una de las características peculiares del pueblo son las hornacinas, en lo alto de las casas, en las que predominan vírgenes y santos que datan del siglo XVI.

Riogordo es famoso en toda España por su más peculiar celebración, capaz de congregar a miles de turistas: El Paso de Riogordo, con el que se representa en vivo La Pasión de Cristo durante la Semana Santa, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1997, en la que participan más de 450 vecinos del municipio, presume de ser la más conocidas de España, después de cerca de 60 años.

Aunque hay autores que remontan al siglo XVII las primeras representaciones.

El paisaje que rodea Riogordo es de formas suaves y está poblado de hermosos campos de cereales y olivos; la abundancia de ríos y arroyos de los alrededores, hace que su vegetación de ribera esté muy desarrollada: chopos, sauces, adelfas, juncos y carrizos, son algunas de las especies vegetales que pueden contemplarse en esta zona.

Cabe también destacar la excelente calidad del aceite de oliva de variedad verdial, indispensable en mi cocina, junto con el de Periana y Ardales.

Con éstas habas, producto estrella de Riogordo, en la Axarquia de Málaga, se prepara el típico “gazpacho de habas verdes” en “Mi Cocina”, tal y como me enseñaron mis mayores, mis padres.

¿Cómo hice el gazpacho de habas?

Ingredientes para dos personas:
Un puñado de  semillas de habas frescas (nunca en conservas, ni secas), un pimiento verde, un tomate maduro, un diente de ajo, un trozo de cebolleta, un trocito de hinojo, un puñadito de uvas pasas, unas cuantas almendras fritas, jamón serrano cortado en trocitos pequeños, vinagre de vino, aceite de oliva virgen extra (a ser posible de Riogordo, pero si no, como es en éste caso, que sea malagueño), sal y unos trozos de pan.  (las cantidades va en función del gusto de los comensales, son muy relativas)

Los pasos a seguir:

Desgranar las habas (no desechar la piel, se puede hacer tortilla de habasun delicioso revuelto de habas, o añadirlos a un potaje o unas berzas (aqui pueden encontrar las recetas)

Freir las almendras, una vez peladas, en aceite de oliva con cuidado de que no se quemen  (AQUI la receta).

Cortar en trozos pequeños el pimiento, el hinojo, el ajo, el tomate y la cebolleta, añadir las uvas pasas.

Mezclar todos los ingredientes y aderezar con vinagre de vino y el aceite, salar al gusto, remover bien.

Añadir las almendras, las habas, el jamón serrano,

 colocar los trozos de pan y regar con un poco más de aceite.

A mis padres que me enseñaron a querer a mi tierra, a Málaga, a Andalucia.  Con ésta receta malagueña, llena de color, de alegría, de sabores y aromas malagueños, deseo un feliz 28 de Febrero, Dia de Andalucia.

6 comentarios:

  1. Hola, siempre he visto el gazpacho líquido, y me llama mucho la atención éste que presentas. Puedes tener la absoluta seguridad que esto lo vamos a probar en mi casa. Saludos.
    AAAAAh, y felicidades mañana para toda Andalucía, desde Canarias.

    ResponderEliminar
  2. No serán como las tuyas, pero nada más el huerto tenga habas tiernas, las recogemos para preparar este gazpacho malageño tan estupendo. No lo conocíamos y no se queda por conocer más tiempo, nos ha encantado.
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
  3. Pues no lo creeras pero nunca lo he probado. Lo remediare!!!

    ResponderEliminar
  4. Eres un pozo de sabiduría Toñi, qué post tan bonito!!
    Sabes, nunca he probado este gazpacho, tampoco había oído hablar de él. A ver si este año el huerto de mis cuñados da habas para poder probarlo, pienso que nos va a gustar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Toñi, como siempre preciosa tu entrada y el gazpacho muy colorista, fresco y vitaminado. Entra por los ojos, rico, rico.
    Saludos, Carmina.

    ResponderEliminar
  6. Que delicia de gazpacho malagueño Toñi, tengo que probarlo sin falta!!! un besito

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...