lunes, 6 de marzo de 2017

MASALA DE GARBANZOS Y VERDURAS



Siempre suelo decirlo: La gastronomía nos permite viajar a un país, a un lugar, sin movernos físicamente de nuestras cocinas; aunque lógicamente la mejor forma de conocer una cultura, un país diferente al nuestro es visitarlo y conocerlo personalmente.  

Y dentro de la cultura de cada lugar está la gastronomía de cada país que supone un viaje dentro del viaje.    Conocer los productos autóctonos, sus recetas, sus costumbres, sus gustos a la hora de comer es toda una aventura para descubrir.

Y si se está en un país tan inmenso y tan diferente como India, las sorpresas en cuanto a su cultura gastronómica están garantizadas.

Tuve conocimiento de la cocina de India en el año 1971, cuando comencé a trabajar en una gran empresa cuyos dueños eran hindúes.    Con el paso de los años (más de 31…que se dice pronto), ellos llegaron a formar parte de mi vida, de mi familia……y me fueron inculcando ésa pasión que me caracteriza por ése gran país, por su cultura y por ende, su gastronomía y sobre todo por las comidas vegetarianas, ellos lo eran.

Tuve la suerte de poder viajar a India, un país que no deja indiferente y que difícilmente puede describirse en palabras, ni siquiera puedo con imágenes ya que casi no podía fotografiar, me fue imposible captar con la cámara lo que veían mis ojos y quedaba grabada en mi memoria y en mi corazón.

Es realmente necesario viajar por India, vivirla y sentirla en primera persona.   Un país que puede llegar a cambiar a las personas, no sólo por los maravillosos paisajes, por la grandeza de sus monumentos, por lo increíble de sus costumbres y tradiciones ancestrales, también por desgracia como llega a afectar a los viajeros la pobreza que pueden llegar a ver en ella y la contradicción de como los indios la afrontan, de una manera digna y positiva, apoyándose en la religiosidad presente en cada momento, en cada acto de sus vidas.

Fue un viaje muy especial que me dejó marcada para siempre; ya hace unos cuantos años, pero aún recuerdo cada vivencia, cada minuto, cada segundo….como si fuera ayer.

Uno de los lugares que más me impactó fue un pequeño pueblo situado en el Punjab, llamado Beas, concretamente en Dera, allí se encuentra el centro a nivel mundial de una filosofía que trata de extender la meditación como forma de llegar a un Dios al que no ponen nombre. Ni Buda, ni Alá, Krishna o Jesucristo.      Ésta filosofía se denomina Radha Soami Satsang Beas, de ahí sus iniciales RSSB.   (en el siguiente video pueden ver un poco sobre ello) 
Sus seguidores pueden compatibilizar su propia fe con el camino que guia la cabeza visible de Radha Soami, a quien todos llaman “Maestro”, quien desde hace más de dos décadas enseña el Sant Mat, el camino de los Santos, camino de meditación y responsabilidad individual.   Se comprometen a llevar una vida moral recta, a meditar cada día y a ser vegetarianos.

En aquel lejano lugar a más de doce horas en tren desde New Delhi, acogen a cientos de miles de personas que acuden a verle y escucharle.        Y hasta allí, invitados personalmente por nuestro querido y admirado amigo, el propio “Maestro”, en un mes de Abril del año 2.000 descubrí ése maravilloso lugar, centro de peregrinación, donde pude comprobar personalmente el alcance y el valor espiritual en India.

Pero a veces no me hace falta viajar miles de kilómetros para poder volver a vivir ésa experiencia, poder comprobar ésa fuerza que atrae su figura y lo que Él representa.   ¿Sabían que en nuestro país, más concretamente en Málaga, en Alhaurin de la Torre, ésta sociedad espiritual tiene uno de los mayores templos de meditación de Europa?     Con capacidad de albergar a más de 4.000 personas, cada año, durante tres días, cada mes de Abril es centro de peregrinaje donde acuden a escuchar al Maestro, a “Babaji”.

Una persona que fue compañero en mi empresa, gran amigo, bellísima persona a quien admiro profundamente, a quien le profeso mi respeto y un especial cariño: Gurinder Singh Dillon, el "Maestro", Babaji.   Él siempre está en mi memoria, en mi recuerdo y en mi corazón.

Como bien indicaba, los Satsangis son vegetarianos, por lo que el tiempo que he convivido con mis amigos, con mis antiguos jefes e incluso familiares he respetado y seguido siempre su costumbre gastronómica.     Por ello, hoy, les animo a viajar a India y degustar un plato vegetariano, del Punjab, un curry de garbanzos (Chana Masala). 
Chana masala (conocido también como chole - pronunciado como cholay- o chole masala) es un plato típico de la cocina del norte de la India en el que su principal ingrediente es el garbanzo (chana).   Se trata de un plato muy especiado, con un sabor espectacular, muy popular en todo el Punjab con un sabor que le harán viajar gastronómicamente a India.

Pero antes, vamos a romper un mito: el curry, no es curry.   Me explico: cuando generalmente, se dice que vamos a preparar o se ha consumido un plato al curry comprado en un supermercado (o tienda especializada) generalmente de color amarillo, sencillamente es el “curry” que fue inventado por los colonos ingleses que volvían a casa después de haber vivido en India.     Ellos acostumbrados y extrañando el sabor de ésa tierra exótica, buscaron el remedio y fabricaron su propio “curry”.

La palabra curry, por cierto, viene de “kari” (que significa pimienta), palabra que “adoptaron” en Inglaterra para definir cualquier plato con salsas especiadas que en India se llaman “Masala”.  

Y en India, donde las especias son un mundo, hay muchos, muchísimos tipos de diferentes masalas; por ejemplo el “Garam Masala” que nunca falta en mi cocina (es un “kari” que según tengo entendido está hecho con canela, clavo, cardamomo, nuez moscada, pimienta negra y pimentón), que aporta un sabor especial a mis platos hindúes, independientemente de que yo suela hacer mi propio “curry”, como en ésta ocasión, en ésta receta de curry de garbanzos con verduras.

¿Cómo lo hice?

Ingredientes para dos personas:

250 grms. de garbanzos cocidos (se puede usar en conservas o como en mi caso habiéndolos tenido en remojo durante una noche en agua con sal, escurridos y cocidos hasta que estén tiernos, unos 20 minutos aproximadamente).    

Una patata mediana, una zanahoria, media cebolla blanca dulce (tipo cebolleta), medio calabacín, medio pimiento rojo, medio puerro, una cucharada de jengibre fresco bien picado, una cucharada pequeña de comino molido, una cucharada pequeña de cilantro, un diente de ajo majado, media cucharada pequeña de pimienta negra molida, una ramita de cilantro picado, un vaso de agua, 6 cucharadas de aceite vegetal, zumo de limón y sal.

Los pasos a seguir:

Pelar y cortar la zanahoria, las patatas y el calabacín en trozos cuadrados.    Lavar y cortar en brunoise (trozos alargados) la cebolla y el pimiento.   Pelar el jengibre y el puerro cortándolos en trozos pequeños.

En un mortero echar el diente de ajo, la pimienta molida, los granos de cilantro, el comino y el jengibre machacándolo hasta formar una pasta lo más fina posible.

En una cacerolita echar el aceite y una vez caliente incorporar la cebolla junto con el puerro, salteándo durante dos minutos con cuidado de que no se llegue a quemar.
Añadir la mezcla de las especias y unas cuantas hojas de cilantro salteando durante un minuto.
Echar los pimientos, la zanahoria y el calabacín, remover bien, echar el agua junto con las patatas y llevar a ebullición, salando al gusto.

Tapar la cacerola y dejar hervir unos tres o cuatro minutos removiendo de vez en cuando.

Añadir los garbanzos, un chorreoncito de limón (unas dos cucharadas soperas)

 y dejar hervir dos o tres minutos más.

Apartar del fuego y servir caliente, espolvoreando con cilantro fresco.

Un delicioso “curry de garbanzos y verduras”, vegetariano, que les trasladarán al Norte del Punjab.    Espero lo disfruten.   ¿Me acompañan a India desde sus cocinas?

6 comentarios:

  1. La cocina de la India con sus especias me gusta mucho. Nos traes un plato delicioso y sano, no debemos relegar las legumbres de nuestra dieta.
    Y como siempre todo lo que nos cuentas de lejanos países nos enseña otros mundos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Platazo para mi hija vegetariana. Gracias por tu sabiduría Toñi. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Nunca he comido una masala de garbanzos pero despues de ver como la has echo no tardare en poner tu receta en practica .
    Una pena no poder meter el tenedor por que daba buena cuenta de ese plato ya mismo seguro que estaba de muerte relenta no lo siguiente.
    Como siempre un placer venir a visitarte y disfrutar con tus maravillosos post que envidia mas sana me das cuando hablas de tus viajes.
    Bicos mil wapisimaa.

    ResponderEliminar
  4. Wowww que delicia mi querida amiga, me encantan estos garbanzos indios, que ganas de ir a la INDIA no me extraña que te marcara, tengo muchas ganas de ir. Por cierto, de tiburones comestibles conozco el cazón que está tan rico en adobo y se come tanto por tu tierra, una delicia!!! :-) Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Toñi, nos vemos en Abril? Ya sabes por donde saldré

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias. ¡¡ No te querrás creer que llevaba varios dias pensando en Babaji, haciendo una especie de meditación y me decidí a poner un video de youtube para que Él también estuviese en "Mi Cocina" virtual.....el mismo dia que publiqué ésta entrada, abro el buzón y recibí la invitación !! Se me pusieron los vellos de punta....¿casualidad? No, no lo es, estoy convencida de ello.
      Por supuestisimo que iré....lo haré el viernes y esperaré tu salida, sé donde, en el mismo sitio del año pasado.
      Deseando verle y abrazarte nuevamente.
      Besos y gracias.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...