lunes, 19 de marzo de 2018

SOPA RAMEN DE SALMON Y LANGOSTINOS


Cuando a Roma fueres, haz como vieres (El Quijote, Miguel de Cervantes, Siglo XVII).      

Antiguos y sabios consejos del refranero español que nos viene a decir que:  Por educación, se debe seguir las normas, usos y costumbres del país en el que uno se encuentra, procurando no salirse de los modos establecidos en cada lugar, en definitiva para evitar quedar mal e incluso, a veces, crear conflictos.

Cuando he tenido la oportunidad de viajar al extranjero, fuese al lugar del mundo que fuese, siempre he procurado asimilar, aprender e incluso llevar a la práctica dentro de mis posibilidades sus costumbres; lógicamente también en cuanto a gastronomía se refiere.    

Una de ésas costumbres que en casa ha quedado totalmente arraigada es comer con palillos cualquier comida china o japonesa; es más, cuando solemos ir a restaurantes de dichos países orientales no concebimos comer sin ellos.

Aunque debo confesarles que no todas las costumbres o normas las he puesto en práctica.   No puedo, me resulta imposible hacer ruidos al tomar las sopas….porque hay que sorber y hacer que suene meintras se come Ramen.   Esto no representa una falta de educación, ni de respeto, ni tan siquiera una violación de las normas de etiqueta en la mesa; sino que por el contrario, en Japón, significa que te ha gustado el ramen.

Hablo del ramen, sabiendo que todos quienes siguen “Mi Cocina” saben que el ramen es uno de los platos más populares hoy en día de Japón, habiendo traspasado sus fronteras siendo ya mundialmente famoso, sobre todo desde que lo venden en grandes supermercados ya preparados, sólo calentar y listo para comer.        
Volviendo al país nipon, hay que decir que cada zona del país tiene su propia forma de cocinar el plato, con variaciones en sus ingredientes.   En éste blog, "Con dos palillos", podrán leer una gran explicación de los estilos de ramen que existen. 

¿Saben que en Japón, en Yokohama, existe incluso un museo dedicado a su historia y a las diferentes variedades?  Hay quien asegura que el ramen es el plato nacional por excelencia, incluso el más reconocido de Japón, pero……su origen no es japonés: es chino.
He podido leer que existe diferentes historias sobre su origen.   Según el libro La historia no contada del ramen, el origen de este plato podría deberse a tres teorías:
La primera indica que un refugiado chino en Japón fue el encargado de su difusión al señor feudal Tokoguawa Mitsikuni.   La segunda dice que la apertura comercial de Japón atrajo chinos y viajeros que llevaron una sopa de fideos que incluía pollo y por último está la versión que cuenta y atribuye el invento a una persona, Osaki Kenichi, quien servía una sopa con salsa de soja en una tienda llamada Rai-Rai Ken en el año 1919.
Lo que sí es certero, según he podido leer, es que conforme Japón se industrializó y urbanizó, la gente tenía necesidad de comer fuera y éste platillo, era completo, económico, se vendía en puestos ambulantes callejeros, por lo que era rápido y fácil de comer.
La Segunda Guerra Mundial resultó clave para la difusión de este caldo ya que al término de ésta, la ocupación estadounidense en Japón abastecía de trigo y prohibía la repartición de arroz por ser más complicado que el primero.
Entonces, el pan, como otros productos hechos a base de trigo, entre ellos el arroz, resultaron ser los alimentos que en los momentos de profunda hambruna sacaron adelante al país.   Fue entonces cuando Ando Momofuku inventó el ramen instantáneo, en 1948; era un alimento completo y muy económico.   Independientemente que tenían la creencia que el trigo desarrollaba más el cerebro que el arroz, por lo que la popularización del ramen resultó mayor.
En la década de 1970, el ramen mudó de los puestos callejeros y comedores chinos a restaurantes más elegantes además se creía que tener un restaurante de ramen significaba más independencia y creatividad, cualidades imposibles de obtener en un ambiente corporativo.
Durante los años 80, el ramen se convirtió en una moda entre los jóvenes e incluso un hobby prepararlo.   Á mi me encantó cuando la probé por primera vez aquel año 1983 cuando visité Japón.   La foto está tomada en los jardines del hotel New Otani (Chiyoda-Tokyo. Un jardín japonés de 400 años) donde tuve el privilegio de estar alojada la semana que estuve en Tokyo.

En los años 1990 y 2000, los cocineros de ramen se vestían de budistas, por lo que se le atribuyó una sensibilidad zen al platillo.
¿Pero, ¿qué es exactamente? El ramen, en términos sencillos, consiste en una taza de sopa de fideos de trigo, con un caldo bastante aromático (que es el secreto de un buen ramen), acompañado de diferentes ingredientes como cerdo, pollo y vegetales, que se agregan a manera de ‘toppings’.

La sopa nipona ha cautivado a los comensales occidentales, también a “Mi Cocina”…..Aunque no sólo la sopa, Japón me cautivo un mes de Junio de 1.971 cuando comencé a trabajar en “Orient Wacht”  en la que estuve durante más de 30 años. (En ésta foto, en los años 90, firmando el contrato de patrocinadores y publicidad con la firma “Deporinter” (Organizadores de la Vuelta Ciclista a España).  

Hoy el ramen lo he preparado con salmón y langostinos.

No digo que sea exacta, no soy una experta, no me considero una “itamae”; espero que los puristas, los verdaderos cocineros japoneses igual no me dan ni un aprobado; aunque he de comentar que existen cientos de formas, de tipos y todos tienen la misma base, sus tres ingredientes principales: los fideos, el caldo y los llamados “toppings”.
Sobre los toppings, los más populares son el menma (bamboo encurtido), el huevo hervido (a veces marinado), algas como nori y wakame, brotes de soja, kimchi (col china, cebolla, pimentón y guindilla) y el famoso y buscado narutolonchas de surimi con forma de flor y una espiral en el centro y un larguisimo etc.....dejar volar la imaginación.

El caldo de los ramen se hace generalmente de pollo o cerdo, al que se le añade una gran variedad de ingredientes como el alga kombu, el katsuobushi (virutas de atún seco), niboshi (sardinas deshidratadas), huesos de ternera, setas shiitake, cebolla… además de los condimentos como la sal, miso o salsa de soja.
La estrella de ésta sopa, no obstante son los fideos.  Y son tantos los fideos japoneses, que la lista existente parece realmente inacabable, desde el llamado soba, udon, somen, shirataki, tokoroten, ramen
Éstos últimos son los que les da el nombre a ésta sopa: Ramen.  De origen chino, son llamados por los japoneses Shinasoba (forma peyorativa para decir fideos chinos) o Chuka soba, (forma correcta para referirse a ellos), son hechos de harina de trigo, con un color dorado ya que llevan huevo y lo hacen con harina de trigo. 

Y con ellos, con los ramen secos, es con los que hoy me gusta prepararlos, ya que les aporta un sabor especial a las sopas.

¿Cómo lo hice?
Ingredientes para dos personas:

Un trozo de salmón fresco (150 grms. aproximadamente), 4 langostinos grandes, 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo, medio vaso de salsa de soja, 6 cucharadas soperas de vino blanco, medio pimiento verde, una zanahoria pequeña, una cebolleta pequeña (o un trozo de cebolla blanca, dulce, y la parte verde), 2 champiñones, una cucharada pequeña de sal, una cucharada pequeña de azúcar moreno, una rabanita (rábano pequeño), dos huevos, una o dos hojas de alga kombu, un diente de ajo, una cucharada pequeña de miso, una ramita de cilantro fresco, un litro de agua y fideos ramen.
Hoy en día los productos orientales se encuentran en cualquier gran superficie o supermercado.     Las algas curiosamente las comercializa una empresa malagueña (en éste enlace irán a su web)

Los pasos a seguir:

Lavar el pimiento, pelar la cebolla y la zanahoria y cortarlos en trozos alargados y finos. Limpiar los champiñones y cortarlos en láminas.

Pelar el jengibre y trocearlo (con tres rodajas será suficiente).  Pelar el ajo.
Enjuagar bien los rabanitos y cortarlos igualmente en láminas finas.
Picar la parte verde de la cebolleta y trocearla lo más pequeña posible.

Pelar los langostinos (reservar las cáscaras y cabezas) y abrirlos por la mitad, con cuidado de no partirlos en dos y quitarles los intestinos.

Trocear el salmón, en taquitos como para un bocado (con cuidado de que no tengan espinas).  Reservar la piel.

Cocer los huevos en agua durante unos diez minutos aproximadamente. (El huevo cocido debería estar poco hecho y con la yema cremosa, en casa gusta bien cocido, nada cremoso y mucho menos crudo).   Una vez cocidos, pelarlos y reservarlos.

Preparar el caldo:

En una cacerola echar el alga, el jengibre, las cabezas y cáscaras de los langostinos, la piel del salmón, el diente de ajo, el aceite de sésamo, la soja, el vino blanco, el azúcar, la pasta de miso.

Añadir la sal, probando previamente el caldo.    Llevar a ebullición y dejar cocer unos veinte minutos aproximadamente.

Una vez cocido el caldo, colar bien pasándolo a otra cacerola.

Agregar los trozos de pimiento, zanahoria, cebolla y champiñones dejándolos cocer unos cinco minutos (la verdura debe estar “al dente”, enterita).

Mientras poner a cocer los fideos en agua con un poco de sal, dejándolos hacer unos minutos (siguiendo las instrucciones del fabricante).  Escurrir y mantener caliente.


Añadir los trozos de salmón y los langostinos; darle un hervor y apartar del fuego. 

Pasar a un tazón la verdura, el pescado y los langostinos, poner los fideos en un lado y el huevo troceado.



(El huevo es un ingrediente indispensable, son como el "Zipi y Zape" del ramen, siempre van juntos)

Echar el caldo muy caliente sobre los ingredientes.
Añadir los trozos de rábano, el cilantro y los trocitos de cebolleta: mis “toppings”
Ya sólo queda disfrutar la sopa, pero teniendo en cuenta como hay que tomarla ….

Consejos personales para degustar la sopa ramen:

Deben tener en cuenta el propio concepto japonés del ramen:

Una comida rápida e individual que hay que comerla muy caliente, procurando que no se enfríe, ni se pasen los fideos en el caldo. 

Hay que comer los fideos y el resto de los ingredientes con palillos, hay que acercarse el tazón, no acercar la cabeza al tazón.    

Recordar que los noodles no son espaguetis, no enrollar por lo tanto la pasta a los palillos; por cierto los “toppings” o resto de ingredientes del ramen, cogerlos con los palillos uno a uno, nunca aplastarlos y mezclarlos con la sopa, aunque éstos y el huevo se pueden comer con una cuchara, no con los palillos.

¡¡ Hay que sorber los fideos haciendo ruido y la mejor forma de terminar es beber el caldo directamente del bol !!

Si no se siguen éstos pasos, les puedo asegurar que no sabe igual ésta deliciosa sopa ramen de salmón y langostinos.
どうぞ召し上がって下さい (doozo meshiagatte kudasai) : ‘sírvase, por favor’

7 comentarios:

  1. A mi hija le encanta la cocina oriental y de vez en cuando le preparo este tipo de sopas. Para la próxima..tu receta!! Un besazo querida Toñi

    ResponderEliminar
  2. Querida Toñi: Me ha dejado impresionada esta sopa y su historia. Nunca había oido hablar sobre el ramen aunque una vez un tío de mi marido cocinó una sopa parecida que me encantó y que es parecida al menos en su aspecto.

    Me ha encantado y voy a intentar hacerla con los topping que tú nos aconsejas. Un verdadero placer para los sentidos.

    El otro día en el cumple de mi hijo (18 añitos) hice la cinta de lomo a la sal con tu receta y a la gente le encantó. Les dije que la había tomado de tu blog. Fue todo un éxito. Volveré a hacerla próximamente. Guapaaaa un besazo. Qué todo te vaya muy bien como te mereces y que la fortuna te acompañe. :)

    ResponderEliminar
  3. Toda una clase magistral sobre el Ramen, he aprendido hoy mucho leyendo tu post y debo reconocer que no lo he probado nunca, aunque ahora empiezo a sentir curiosidad por este plato, con salmón y langostinos seguro que ha de gustarme. Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Toñi. La sopa te ha quedado de lujo, debe de ser una delicia. No tengo costumbre de cocinar recetas orientales. A mis hijas y yernos les encantan y también son de comerlos con palillos pero no consigo que le guste a mi marido y aunque yo soy muy persistente creo que en este caso no tengo nada que hacer.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar
  5. Excelente receta, y lo mejor de todo el acercarnos un poquito de ti, de tus vivencias, un beset

    ResponderEliminar
  6. Hola!! he leído atentamente todo lo que cuentas y estoy encantada con el post y la receta. Para mí es todo desconocido, hoy sí que he aprendido muchas cosas más. Seguro , aún sin probarla, que esta sopa es una delicia. No sé si los puristas le darían el visto bueno, pero para mí lo tienes sobradamente. Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. No es la primera vez que compartes con quienes te visitamos tus vivencias en Japon y esa foto en los jardines me encanta ,no se si te he dicho que unos tios de mi marido vivieron 16 años en Japon y cada vez que venian me traian alguna cosa de alli las cuales guardo con mucho cariño como una muñeca japonesa que le regalo una familia y tendra mas de 100 años de antiguedad.
    La primera vez que comi ramen lo preparo Carmen la tia de mi marido habia traido todos los ingredientes de alli por que aqui hace 27 años no se encontraban ni era habitual , a mi me encanto y es una de las cosas que tengo pendiente de hacer mi hijo no deja de pedirme que se lo haga por que lo ve en las series de anime que ve jajaja.
    Ahora no tengo disculpa para hacerlo con tu fantastico post lo has explicado tan bien que solo me falta hacerme con alguno de los ingredientes ademas de aprender a comer con los palillos.
    Uummmmmmmmmm seguro que esta de rexupete, para no variar la receta es de 20 points ,te ha quedado divinisimo.
    Como siempre ha sido un placer venir a leer tu post he disfrutado muchisimoooooo.
    Bicos mil wapisima.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...