RISOTTO DE REMOLACHA

Recordar es volver a vivir.   Dicen que todos necesitamos recuerdos para saber quiénes somos.

Hace unos días, alguien que por cierto me conoce muy poco, que me ha visto en dos ocasiones, con quien he intercalado pocas frases, en una reunión de amigos yo contaba cuando y donde transcurrió mi niñez, dije mi edad cuando comentó en tono jocoso: Tus recuerdos entonces serán en blanco y negro.

No contesté, no sé si por educación o porque no asimilé el comentario en sí, como pocas veces me ocurre: me quedé cortada. Pensé ¿me lo tomo a mal? ¿Me ha llamado vieja con ésa gracia que algunas personas intentan tener sin conseguirlo?.....No, no dije nada en ése momento, aunque me quedé pensando. Y me dio que pensar, que le tendría que haber contestado que sí, que así son mis recuerdos, en blanco y negro. 

Mis memorias, mis recuerdos están llenos de imágenes en blanco y negro porque así las voy grabando una y mil veces de tanto ver aquellas fotos guardadas en un cajón, pegadas en viejos álbumes, todas ellas llenas de infinitas escalas de grises, pero también repletas de amor. 

Fotos con ausencia de color que consiguen que el recuerdo de mis momentos vividos, queden grabados a fuego, de instantes que cobran más fuerza, donde nada se disimula, la realidad es verdadera, donde la humildad y las miradas infinitas e intensas de mis seres queridos traspasan el papel y el tiempo. Y me veo con ellos, feliz.

Imágenes en blanco y negro, una época, un sentir, en las que reconozco no sólo momentos que recordar sino también para aprender. Momentos de mi vida que no quiero ni se pueden cambiar, que no se puedo llenar de color, que sucedieron, que en definitiva son historias reflejadas en blanco y negro….es mi historia, es mi vida que siempre estuvo llena de color. 

Sí, una vida plena, que por mi edad es como si hubiese vivido dos vidas de quien me hizo el comentario, ya que le doblo la edad. Sí, como los sueños dulces y maravillosos una parte de mi intensa vida fue como las primeras películas que veía en el cine, o las imágenes de la televisión, llenas de tonos grises; quizás por ello quiero recordarla en blanco y negro, pero el resto está repleta de colores que se elevan al infinito, momentos que quedarán en mi memoria con una intensidad a veces casi cegadoras, porque las imágenes de mis sueños, de mis recuerdos, las recompongo en mi mente con toda la gama de color según viva o haya vivido mi vida.

Hay que personas que como para mi, el mundo se compone de colores, de sonidos, de aromas y de sabores. Un color determinado, un aroma o un sabor, despierta nuestra memoria y nos hacen viajar en el recuerdo, al pasado, a nuestra infancia.

Y nada como la comida para transportar nuestra mente a otros tiempos, para rebuscar en los olvidados cajones de nuestra memoria, ésos guardados incluso en blanco y negro, sentimientos asociados indeleblemente a un sabor, a un olor, a un color, a los sabores de la mar, o de la tierra, sabores olvidados pero que se recuerdan gracias a las técnicas de cultivos recuperadas, a manos que trabajan con pasión y que nos llegan a nuestras cocinas con el buen hacer de empresas que retoman el mimo y el cuidado a los productos.

A “Mi Cocina” llegaron productos de las huertas cercanas, gracias a una buena amiga, Evelin Sánchez que le da imagen, simpatía, cercanía y color a una gran empresa malagueña Frutas y Verduras Eladio 
Con color, con pasión, con espectaculares remolachas…he preparado ésta recela, un risotto que sorprenderá por su cremosidad, su sabor y les aseguro que hará las delicias de quienes la degusten. ¿Se animan a probar éste risotto?
¿CÓMO LA HICE?

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS:

Una remolacha grande, ¾ litro del caldo de cocer la remolacha, ½ cebolla morada, seis cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, medio vaso pequeño de vino blanco, 20 grms. de mantequilla, 40 grms. de queso manchego rallado, un vaso pequeño de arroz especial para risotto, sal y flores o pequeños brotes comestibles (opcional).
LOS PASOS A SEGUIR:

Pelar y trocear la remolacha. En una cacerola con un poco de sal, ponerla a cocer hasta que esté tierna. Apartar del fuego, sacar los trozos de remolacha, pasarla por la batidora hasta conseguir un puré homogéneo y reservar. Reservar igualmente el caldo que debe estar muy caliente, si es preciso volver a ponerlo al fuego. 


Pelar la cebolla y cortarla en trozos muy pequeños (el tamaño similar a los granos de arroz).
Echar en una cacerola plana, de base gruesa (que reparta bien el calor) el aceite y a fuego medio pochar la cebolla, hasta que comience a estar transparente.    Agregar el arroz y rehogar un minuto, removiendo a fin de que se impregne bien de aceite por todos lados.


Incorporar el vino, subir la intensidad del fuego y remover nuevamente el arroz durante medio minuto hasta que se evapore el vino. 
Añadir un cucharón del caldo caliente, removiendo hasta que el arroz lo absorba. En ése momento agregar otro cucharón de caldo e ir repitiendo la operación durante diez minutos. 

En ése momento el grano estará a medio cocer, en ése momento incorporar el puré de remolacha, remover y añadir un nuevo cucharón de caldo, salar al gusto, cuando el grano absorba todo el liquido, volver a repetir el echar un nuevo cucharón de liquido e ir repitiendo la operación durante, aproximadamente, 20 minutos.
El arroz debe estar ligeramente caldoso y al dente (tierno por fuera y un poco duro por dentro). En ése momento agregar la mantequilla cortada en dados y el queso manchego rallado, removiendo hasta que ambos ingredientes queden totalmente incorporados.


Servir de inmediato, de lo contrario perderá cremosidad; adornar al gusto… 
Buen provecho y buen fin de semana.

8 comentarios

  1. Siempre digo que viejos son los trapos las personas no desde luego que poco tacto al decirte que tus recuerdos seran en blanco y negro ,que se cree que el nunca sera mayor y tendra la experiencia de los años vividos ,en fin como me gustaria estar mas cerca de ti para disfrutar de todas tus vivencias y aprender de ti y ojo no te estoy llamando mallor la edad se lleva dentro y tu eres muy joven .
    La remolacha no me hace mucha gracia pero los risottos me encantan asi que me comeria un plato ya mismo.
    Te ha quedado de relujo la foto no deja de decirme comeme uummmmmmm.
    Como siempre un placer venir a visitarte y disfrutar de tus preciosas entradas y recetas.
    Bicos mil y feliz finde potita mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus recuerdos con total seguridad serán en color la mitad y la otra mitad como mínimo en 4 o 5 D....tridimencional como mínimo. Y es cierto, soy joven de espíritu y espero seguir siéndolo.
      A mi tampoco me hace mucha gracia la remolacha, sólo en ensaladas, pero con éste risotto me ha cautivado.
      Gracias siempre por tus cariñosos comentarios,eres un Sol.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Pues sí, las fotos eran en blanco y negro, como los programas que veíamos en la tele, pero nuestras vidas estaban llenas de color y de amor y eso no nos lo quita nadie tengamos la edad que tengamos. Seguro que la vida de esta persona que te dijo esto es tan aburrida que ha de ir diciendo cosas fuera de lugar.
    Ah, centrémonos en la receta, es un risotto muy rico, con un llamativo color y que te ha quedado con un cremosidad excelente.
    Besos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, mi vida era super coloreada.
      Me alegra que te haya gustado, tu como buenisima cocinera, nada más leer la receta sabes que es super cremosa y rica, rica, rica...
      Un fuerte abrazo Ana. Gracias preciosa.

      Eliminar
  3. Hola, Toñi.Tu entra me ha sorprendido por lo desafortunado del comentario de tu interlocutor. Pienso que imputable a su juventud más que a mala fe.
    Trabajé en un laboratorio fotográfico de un primo de mi madre y las fotos más artísticas siempre eran en blanco y negro .La ausencia de color imprime carácter y
    misterio. son capaces de captar la esencia que es lo más importante.
    Igual que tu vida llena de recuerdos de los que sientes tan orgullosa, con toda razón.
    Son atemporales, tengo una mía de 50x60 y me preguntan si es alguna de mis hijas , yo tenia 15 años así que tiene la "fotito" 55 .
    Bueno Toñi, tu arroz de lo más atractivo y colorido para quitarnos el mal sabor de boca.
    Un fuerte abrazo, Carmina.
    P D Quizás conociste al fotógrafo, tenia su estudio en calle Casapalma nº 7 en Málaga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Carmina, No sé si era en Calle Casapalma donde estaba el fotógrafo con el que trabajábamos en mi empresa, ¿estaba bajando desde el Teatro Cervantes? se llamaba Pedro. Él realizaba todas las fotos de todos los eventos, y allá por el año 77 fue mi fotógrafo personal.
      Con respecto al comentario, no se lo tomo a mal, ni se lo tengo en cuenta...no soy nada rencorosa.
      Gracias por tu comentario sobre el risotto, la verdad que de color muy plano, pero con muchos matices a la hora de degustarlo. Riquisimo.
      Un fuerte abrazo....y por cierto, me encantan las fotos en blanco y negro, máxime las antiguas, las miradas de las personas traspasa el tiempo.

      Eliminar
  4. Sabes te he leído y me he reflejado en ti, yo también me hubiese preguntado si decirle algo o no, pero mejor callar, dicen que le que calla otorga.
    Me ha encantado este risotto y me a enamorado ese color tan bonito de la remolacha.
    Tengo que hacerlo si, o si.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Mejor callarse a veces, otra hay que contestar. Siempre con cautela y educación por supuesto. Si haces el risotto segurisima que te cautivará no sólo su color, también su textura y sabor, tanto como a mi.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.