GAMBAS BLANCAS CON CHUTNEY DE MANGO ACHAAR DE LA AXARQUIA MALAGUEÑA

Cae la tarde cuando ya acomodados en el compartimiento del vagón de primera clase, degustamos nuestra cena, una hamburguesa vegana del McDonald cercano a la estación de Delhi. Oigo voces en el pasillo, el ir y venir de los pasajeros con el traqueteo del tren y la emoción del momento nos impide conciliar el sueño, no podemos dormir. 

Sentados en una de las literas, nos cogemos de la mano, abrazados, disfrutando el momento, el comienzo de una nueva aventura hacia el Punjab. 

Llega olor a curry; los vendedores van dejando una estela de aromas mientras recorren los viejos y deteriorados vagones con sus cestos y cajas ofreciendo sus mercancías, comida, frutos, secos y el siempre presente té chai; Chai, Chai, Chai! Garam Chai! 

Desde nuestra ventana, el cristal amarillento por el paso del tiempo nos va dejando ver las luces de la gran ciudad hasta llegar casi a la oscuridad rota al llegar a la siguiente estación. Una fantasmagórica imagen de un edificio oscuro, iluminado por una tenue bombilla que me permite vislumbrar cuerpos encogidos en algunas esquinas, dormitando o dejando pasar la vida. 

Otro tren, idéntico hace parada justo al lado; sólo se ven hombres sentados en la puerta. Se amontonan junto a la salida, hay gente por todas partes, incluso en el suelo, aprovechan para respirar un poco de aire en las vías del tren. 

Y en unos minutos, el tren vuelve a ponerse en marcha y desde mi ventana la tenebrosidad de la noche da paso a un maravilloso amanecer, a la claridad de un nuevo día; el paisaje va cambiando, verdes y hermosos prados; en el horizonte hermosas montañas que parecen tocar el cielo; en la lejanía se pierden pequeños pueblos y compruebo que la vida sigue su curso.  Y de pronto, otra vez las voces, los ruidos, el cerrar y abrir puertas y los aromas del té hindú, Cha, chai, Cha, Garam Chai! 

Huelo a curry, abro mis ojos y despierto de ése sueño, en el que en “Mi Cocina” creo estar nuevamente en India, camino del Punjab; aspiro los aromas, paladeo el maravillosos sabor de un auténtico Chutney de Mangos. 

Una receta ancestral, Chutney de mango Achaar, una elaboración familiar, pasada de generación en generación, preparada con amor por una gran Señora a quien conocí hace justo 50 años. Elegante, bellísima, generosa, con una simpatía y carisma especial, con una dulzura y a la vez fuerza vital; su nombre Rita. Es la madrina de mis dos hijos, hoy y siempre la tengo en mi corazón, en mi recuerdo con cariño y respeto. 
Ella, humilde, sencilla, cercana, era la dueña de la empresa más grande de relojería que había en España, en la que trabajé durante más de 30 años y de la que su familia me hicieron formar parte no sólo profesionalmente, sino mucho más allá, me consideraron y así me siento, parte de su familia. 

Fueron pioneros en muchos aspectos comerciales que sería largo de nombrar, pero sí, que debo indicar que los primeros mangos traídos de India, plantados en La Axarquía malagueña fue gracias a ellos. Hoy en día, una gran finca productora de mangos. 

Con los mangos malagueños, ella ha preparado para unos cuantos privilegiados, amigos, familia, su chutney de mangos achaar 
¿Y Vds. se preguntarán que es achaar? He podido saber que Achaar es un término general que sirve para definir encurtidos, un condimento popular en la cocina india. 

Tengo entendido que los encurtidos en el norte del país se realizan generalmente con aceite de mostaza, mientras que el estilo del Sur de la India se hace con aceite de sésamo. Achaar es para cualquier producto calor picante, dulce y salado y se degusta sólo como guarnición, acompañado con arroz, en guisos, etc. 

La receta difiere ligeramente dependiendo de la zona. Los encurtidos más picantes se encuentran en el suroeste, donde el chutney de mango verde se prepara con ajo, jengibre y chiles rojos o verdes; en el Norte se realiza generalmente con especias enteras, generalmente semillas de fenogreco, semillas de comino y nigella. 

No, no tengo la receta de éste increíble, delicioso, maravilloso y tan especial Chutney de mangos verdes, Mango Achaar, de la Axarquía malagueña, es un secreto familiar, con raíces de ése gran país que me cautivó, India, hecho por la Sra. Rita; pero sí la oportunidad de que llegue a Mi Cocina, con él he preparado éste plato: 
GAMBAS BLANCAS CON CHUTNEY DE MANGOS DE LA AXARQUIA. 
¿CÓMO LO HICE? 

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS: 

300 grms. de gambas blancas, una cucharada mediana de curry, medio limón, 3 dientes de ajo, seis granos de pimienta negra, dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, sal y dos cucharadas soperas bien colmadas de Chutney de Mangos Achaar de la Axarquia malagueña (en su defecto Chutney de mangos que podrán encontrar en cualquier supermercado o tienda especializada) 
LOS PASOS A SEGUIR: 

Pelar las gambas y reservar la carne. Pelar los ajos y cortarlos en láminas. 
En una sartén echar el aceite de oliva virgen extra y saltear los ajos hasta que estén dorados. Sacarlos y reservarlos. 
En el mismo aceite incorporar el curry y los langostinos, salpimentar al gusto y dejarlos freir, removiendo durante medio minuto (va en función del tamaño de las gambas). 
Añadir las dos cucharadas de Chutney de mangos Achaar, , el zumo de medio limón, remover bien todo el conjunto a fin de que se integren uniformemente todos los ingredientes. 
Incorporar las láminas de ajos fritas. 
 Apartar del fuego, servir muy caliente acompañado por arroz blanco cocido, tipo basmati. 
¿Me acompañan a India? 
सुख भोजन (Buen provecho)

17 comentarios

  1. Cocinas y escribes de maravilla, haces que me meta en tus relatos como si estuviera ahí, en ese tren descubriendo nuevos destinos y sabores.
    Qué brillito más tentador tienen esas gambas, el sabor ha de ser buenísimo con ese chutney de fórmula secreta. La compañía del arroz es perfecta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, son pequeños retazos de un gran viaje, lástima que no puedo escribir y describir cada detalle, cada momento.
      El sabor es realmente fantástico, para ésas personas que como a mí me gustan los sabores agridulces, lo dulce con lo salado, lo picante....es perfecta...y como tu bien dices, el arroz es el mejor acompañamiento.
      Gracias miles y besos Ana.

      Eliminar
  2. Buenas noches,Toñi,que historia tan bonita y entrañable,me encanta aprender siempre algo nuevo ,gracias
    Y ese plato tiene que estar de rechupete ......se sale por su sabor y por el cariño con el que está hecho¡¡¡
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.....y a mi me encanta compartir no sólo lo que cocino, sino ésas experiencias vividas y conocimientos que he ido adquiriendo con el paso de los años. Me alegra te guste ésta receta tan "rara", ya sabes que me encanta combinar dulce-salado-picante. Besos y nuevamente gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  3. Magnífico post,como ya nos tienes acostumbrados.
    Fijate que fueron tus escritos más que tus recetas quienes me hicieron seguirte desde que conocí tu blog.
    Son relatos reales y entrañables que nos transportan en el tiempo, a otros lugares y otras gentes.
    Gracias por este maravilloso regalo.
    La receta sencilla pero ideal...me gusta!!!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ Me dirás como me dicen mis hijos, que me volví "la abuela cebolleta", pero es con lo que más disfruto, en escribir y compartir vivencias y recuerdos !! Gracias a ti siempre mi querida y admirada Choni. Me alegra saber que te gusta la receta, a mi me encanta. Ya sabes que estoy muy "orient-alizada" siempre. Besos.

      Eliminar
  4. No conocía la historia del chutney de mango, bueno ninguna de las que has contado, pero sé que me gusta el chutney de mangos, aún no siendo de Achaar y las gambas al curry, así que el plato me parece más que sabroso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por tus palabras. Me alegra verte por ésta cocina, que es "Tu Cocina".
      Besos.

      Eliminar
  5. Hola Toñi. Me has hecho volver a la India también. Estuve en 1991 y ya no volveré, pero recuerdo olores, sabores y vivencias tan diferentes a nuestra cultura. No sé cuánto habrá cambiado desde entonces.
    Tu receta es una maravilla. El chutney de mango, las gambas de lujo, todo es un espectáculo de sabores. Tienes suerte de tener productos de la Axarquía malagueña y los aprovechas a la perfección.
    Gracias por tu visita.
    Besos y cuidaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ Nunca digas: nunca volveré !! La vida da muchas vueltas. Tu viajaste a India antes que yo y conociendo un poco a los hindúes, no creo que haya cambiado mucho. Lógicamente algo habrá influido el progreso y la tecnología, pero su idiosincrasia, la pobreza, la cultura influirá en que la vida siga más o menos igual.
      Muchas gracias por tu comentario en cuanto a la receta; te puedo asegurar que el chutney era espectacular, auténtico, único y ello unido a ésas gambas de Málaga hizo que disfrutara muchísimo el plato.
      Gracias miles a ti siempre....eres un cielo!!!!

      Eliminar
  6. Querida Toñi: Gracias por hacerme viajar a la India en ese tren que te acercaba a la vida cotidiana de sus gentes, al paisaje deslumbrador, a sus olores, a sus sabores. Me ha encantado viajar un rato por aquel pais que tantas ganas tengo de conocer y que espero algún día tener la suerte de poder hacerlo.

    Y tu plato tiene una pinta de lujo con ese chutney de mango que elaboré un día con mangos de la Axarquía. Voy a copiarla para hacerla proximamente. Un fuerte abrazo y buena semana guapaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre, siempre, siempre a tí. Eres especial, una gran amiga, un regalo de la vida y de los caminos virtuales....tú, tu familia y tu bisabuelo D.Arturo, sois parte de éste blog, de "Mi Cocina".
      Algún día, esperemos que no muy lejano podremos volver a viajar, nos "crecerán" nuevamente las alas que nos han cortado....y si puedes, no lo dudes, disfruta de India, te cautivará como a mi.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Querida Toñi, esas gambas tienen hasta brillo, me parece una gran receta, para probarla con gusto.mIl besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes lo que le faltaba? "Tu perejil". Gracias miles por tus cariñosas palabras, por tu visita, por tu arte gastronómico...Besos.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.