viernes, 4 de mayo de 2012

BLANCO Y NEGRO (GRANIZADO DE CAFE CON NATA MONTADA)


Para mi querida amiga Paloma Parrondo

Casa Mira forma parte de la historia de Málaga desde que a finales del sigo XIX unos burros cargados de turrón partieran de Jijona a Málaga; ésa expedición, conducida por Severino Mira, fue el primer paso de un negocio que se ha convertido en un referente de la ciudad, que aún hoy en día más de un siglo después aún sigue en candelero.

El primero fue en Calle Nueva, allá por el año 1930, en 1943 se inauguró la heladería más emblemática la de Calle Larios, con el paso de los años, abrieron otra heladería en Carranque, otro en el Compás de la Victoria y una más en el Paseo de Sancha.

Solemos decir los malagueños cuando conocemos a muchas personas, que Málaga es muy pequeña, aunque éste popular “dicho” no se atiene a la realidad, en algunas ocasiones así lo parece.
En mi caso, con respecto a Casa Mira lo parece…..desde los nueve o diez años ya tomaba los helados de Casa Mira en Carranque después de Misa y antes de entrar en el cine matinal que estaba situado justo al lado, a partir de los catorce empecé a estudiar en la prestigiosa Academia Almi en plena Calle Larios y en los bajos del edificio tenía “la tentación”: la heladería Mira.

Pasaron unos cuantos años y mi empresa, en la que trabajé 31 años de mi vida inauguró su cede central en un magnifico edificio en el Compás de la Victoria ¿Qué negocio había en los locales de al lado, justo pared con pared?: Casa Mira.

Era principio de los 80 cuando mi lugar de residencia pasó a ser en la zona del Limonar, en la capital malagueña, justo allí, muy cerquita en el paseo de Sancha tenía Casa Mira; pero para más inri, a escasos metros de mi casa, abrieron una “filial” heladería “Mira”.

Hoy en dia, heladerías artesanales hay muchas, algunas excepcionales también, pero ninguna con tanta solera e historia como Casa Mira, donde los granizados, horchata de chufa, leche merengada, el turrón (que venden al peso) y su helado de turrón, son una maravilla.  

Por supuesto, no puedo olvidar otro clásico: el “blanco y negro”, el granizado de café, con helado o nata.
Pero si algo queda en mi memoria con más cariño, son las “escapadas”  de la oficina acompañada de mi amiga Paloma en las primaverales o veraniegas tardes malagueñas para tomarnos un blanco y negro.     

El sabor del dulce café recién hecho, la suavidad y cremosidad de la nata, el olor del azahar de los naranjos que impregnaban todo el Compás, los “nervios” y las prisas por tomárnoslo lo antes posible y sin que nos molestaran los compromisos profesionales (que en aquellos años eran realmente agotadores), la tensión por charlar tranquilamente y contarnos nuestras cosas……por todo ello: Casa Mira, el granizado de café, ése exquisito “blanco y negro” malagueño y mi amiga Paloma, siempre estarán en mi recuerdo y en mi corazón.

¿Cómo hacerlo?

Hacer el café como acostumbren y al gusto (a ser posible malagueño, en Mi cocina Cafes Santa Cristina) endulzarlo (no mucho ya que la nata ya va con azúcar), colocarlo dentro de un molde y meterlo en el congelador.
Remover cada quince o treinta minutos con un tenedor para que vaya tomando la consistencia granizada.
Mientras montar la nata (uso Asturiana especial para montar).
Para ello tener en cuenta los siguientes detalles:
La nata deberá estar muy fría, y el recipiente donde se monte también (aconsejo introducirlo previamente en el frigorífico).
Echar la nata en el recipiente (uso un bol de cristal con bastante fondo), agregar azúcar al gusto (suelo generalmente echar azúcar glass, en éste caso se le denomina “chantillí” en vez de nata montada)
Batir enérgicamente con la varilla (puede ser eléctricas)  hasta que quede firme, con cuidado de no pasarse para evitar que se convierta en mantequilla.

Echar en un vaso granizado de café, encima la nata y si gustan espolvorear con cacao en polvo.
Se puede tomar también con café caliente, a mi personalmente me encanta así…si aún no quieren tomar helados.

¡¡ Todo un placer !! Con el que les deseo una vez más disfruten de Málaga y un buen fin de semana.  

17 comentarios:

  1. Pues con el calor que hace ahora mismo me comería uno de esos encantada :D

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus historias Carmen. Mi padre tambien estudió en la Academia Almi, muy famosa por aquellos entonces. Haces que me emocione cuando leo tus palabras.

    El blanco y negro me chifla, pero me gusta más que con nata montada con nata helada...mmmmm que bueno!
    Besos,
    Susana

    ResponderEliminar
  3. Que buenez por dios Toñi, me esta apeteciendo uno de esos, tengo fatal la garganta si no me lo hacia ya, pero queda pendiente, un beso

    ResponderEliminar
  4. Esto es lo que se toma mi mujer y mi suegra cada vez que se escapan de compras al centro. Un blanco y negro en Casa Mira de Calle Nueva. Se lo montan bien las dos juntitas ja,ja,ja. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Cuando he visto blanco y negro me ha venido a la cabeza Casa Mira, y al llegar a tu cocina sabía que no me había equivocado, cuantos blanco y negro me he tomado camino de la oficina, y si no tenía tiempo me compraba mi cuccurucho de turrón, que para mi el mejor del mundo, igual que los turrones en navidad, yo siempre digo que prefiero tener 3 tablatas pero que sean de Casa Mira, a tener 10 y que se pongan añejas de tanto quitarles el polvo, jejeje y es que somos así, nos gusta lo bueno y nos gusta los productos de nuestra tierra.

    Besitossss wapi

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, lo tuyo con Casa Mira ya es como una historia de amor, y ¡lo cuentas tan bien!
    Siempre he oído a mi padre y a Paloma hablar de ti, era algo cotidiano. Te mereces todo el cariño que te tenemos, guapa!
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  7. Está claro que Casa Mira te persigue desde la infancia, no me extraña por tanto tu devoción por sus turrones y helados.
    Este granizado que nos traes es un verdadero lujo, y además sencillo de preparar. No tengo la menor duda de que será uno más en mi sobremesa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Con el café granizado o calentito muy rico para una merienda. Esos sabores que llevamos en el recuerdo son siempre los que prevalecen en el tiempo y más nos gustan.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Carmen como sabes soy "malagueña por amor" como dice mi blog pero hay una historia muy muy entranñable en mi familia con esta heladería. Mi abuelo materno hizo la mili en Málaga imagino que coincidiendo con la apertura de Casa Mira allá por 1930 y cuando la mili duraba 3 o 4 años. Mi madre me cuenta que mi abuelo guardaba muchos y buenos recuerdos de aquella época y de los helados que se comía en Casa Mira. Siempre tuvo ganas de volver a Málaga y de traer a mi abuela para que la conociera pero eran otros tiempos y al final nunca volvió.
    Cuando pasado mucho tiempo un día paseábamos por Málaga con mis padres, mi madre vió la heladería de Casa Mira y se emocionó muchísimo recordando a su padre y ahora al contarlo me estoy emocionando yo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. I wish I had one of these right now - YUM!

    ResponderEliminar
  11. Que me gusta tomar un blanco y negro cuando empieza el calorcito. Increiblemente no he probado los de Casa Mira, y esto lo voy a solucionar en breve.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Sera una bomba para los michelines pero despues de una buena comida....delicioso.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Hola Carmen Rosa: Tengo el corazón encogido y las lágrimas brotan en mis ojos: Tantos recuerdos familiares vienen a mi memoria. Mi padre solía envíarle todos los años a su hermana que vive en Italia una caja con turrones y otras delicias navideñas. Era el regalo más deseado por mis tíos. Ayer lo recordaba yo con mi hermano.

    También suelo ir siempre cuando bajo a Málaga desde La Cala. Mi madre nos compraba los bombones helados rellenos de turrón, y sin palo, envueltos en papel de plata con el anagrama de "Casa Mira". Mis hijos siempre quieren parar allí.

    Y otro de mis sitios favoritos es la Confitería Aparicio. Te recomiendo la tarta de manzana. A ver si la pruebas y eres capaz de sacar la receta. Es una maravilla. Creo que la mejor tarta de manzana que hay en Málaga. Besitos y buen fin de semana aunque sea lluvioso. Ah, y felicidades por el Día de la Madre.

    ResponderEliminar
  14. pues mira,con calor o con frio ,yo me tomaba un par de ellos ahora mismo!!! bikiños Carmen!

    ResponderEliminar
  15. Por esta y otras muchas cosas, Malaga enamora
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Gracias Toñi, me has pillado fuera de Málaga, en mi encuentro anual con mi foro de cocina, así que hasta ahora mismo no he podido entrar. Tenemos que quedar un día y tomarnos un blanco y negro, no para recordar viejos tiempos sino para celebrar que seguimos en contacto después de treinta y cinco años.. ¿No es genial?.. Muchos besos y gracias por la dedicatoria..

    ResponderEliminar
  17. Encontrar esta receta hizo llorar de alegría a mis ojos! Cómo me encantó el blanco y negro de la Casa Mira. Solo una de un montón de cosas de Málaga que cada día echo de menos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...