miércoles, 19 de septiembre de 2012

ROSADA EN SALSA DE VINO DULCE MALAGUEÑO Y UVAS MOSCATEL DE LA AXARQUIA




El valor de la crítica constructiva se fundamenta en el propósito de lograr un cambio favorable que beneficie a todas y cada una de las personas involucradas en circunstancias o ambientes determinados, con actitud de respeto y sentido de colaboración.

Yo tengo un maravilloso y único crítico constructivo en “Mi cocina”: mi marido. Él, es el primero que suele leer las entradas al blog, aunque una parte de las recetas por sus gustos personales no las prueba, sí que las ve, las huele y sobre todo observa como las disfrutamos los demás comensales.
Suele ser lo más imparcial posible con el resultado de cada entrada, procura con diplomacia indicarme los “fallos” literarios, como repetición de palabras, frases e incluso recordarme que me he vuelto quizás un tanto pesada con mis “historietas”; me suele llamar “la abuela cebolleta” en clara alusión al famoso “abuelo” de Zipi y Zape, entrañables personajes creados por Ibañez de los populares TBO de nuestra niñez.

Insiste en que no debería “plasmar” mis vivencias personales con tanta vehemencia, sobre todo “mis viajes por todo lo largo y ancho de éste mundo”, tomando tan famosa frase del Tio Aquiles, uno de los Chiripitifláuticos televisivos de finales de los años 60.

Pero sobre todo me hace especial hincapié en que mis platos, con la foto final del emplatado, los ingredientes pueden parecer “cualquier producto”; me indica que cualquiera puede pensar, ha puesto pollo y es pescado, dice rosada y puede ser mero, e insiste haciéndome ésta observación: ¿Cómo saben tus lectores si es una cosa u otra ?......
Francamente también lo he llegado a pensar, pero a fuerza de ser sincera, no quiero cambiar la forma de hacer el blog: una sóla foto, un texto; entre que nunca tuve una buena cámara fotográfica, al principio las hacía con el teléfono móvil, a los pocos meses con una cámara sencillita y muy básica con la que continúo, e independientemente, la falta material de tiempo para sacar fotos del paso a paso, hacen que mi blog sea como es: muy básico y sencillo.     
Aunque hay una gran razón que prima en “Mi cocina” real y virtual: la verdad, la sinceridad,  la honradez y que estoy convencida de quienes siguen como cocino, tienen que usar la imaginación y experimentar algo maravilloso: cocinar.  

En honor a la verdad, una vez más tengo que indicar el origen de ésta receta en mis fogones: se la debo ante todo a un restaurante barcelonés que mi marido y yo recordamos con un especial cariño, Can Jordi en Passatge Marimón (Diagonal-Muntaner) donde lo preparaban con cava y uvas del terreno, pero es en el restaurante El Cobertizo (aqui lo conocerán) en Echevarria de El Palo, ése barrio marinero en que nací, donde nuestros amigos Juan y Aurora ofrecen la versión más malagueña: con vino moscatel y uvas pasas de la Axarquia.    Toda una exquisitez, que preparan con pez gallo.

En ésta ocasión, siguiendo su receta, yo lo he preparado con lomos de rosada (fresca, no congelada) y uvas moscatel.

¿Cómo hacerlo?      

Si usan uvas pasas, dejarlas una hora o dos sumergidas en el vino previamente.
Si no quieren encontrarse las posibles “molestas” semillas pueden usar pasas sin semilla, que pueden encontrar en cualquier supermercado.
En una sartén o cacerola plana poner un vaso de vino moscatel (vino dulce malagueño) y las uvas, llevar a ebullición durante unos minutos.
Añadir un bote de nata (uso una nata ligera, concretamente “President” especial para cocinar) y remover de forma que quede bien ligada con el vino.
Agregar los filetes de pescado y dejar cocer durante cinco minutos, salándo al gusto.
Adornar con piñones tostados en una sartén con un chorreoncito de aceite de oliva virgen (uso actualmente de Riogordo, de Málaga....)

Fácil, rápido de preparar y realmente riquísimo…..acompañar con “papas” a lo pobre (les dejo  dos enlaces de la receta a continuación).


 

12 comentarios:

  1. En mi casa es todo lo contrario Carmen Rosa, el primer catador oficial de mis platos es mi marido. Lo que pasa que no creas que me fio mucho de su críterio, es un hombre con un paladar privilegiado al que tanto le da soso como salado. Vamos que, le pongas lo que le pongas en la mesa, jamás saldrá de su boca un " no me gusta, no me apetece, etc etc". Por un lado es una bendición que todo hay que decirlo, pero por el otro me gustaría que fuera un poco más critico y se "mojará" como tu marido, aunque una servidora corriera el riesgo de quedarse de por vida con un "mote" cariñoso.
    Ya ves, para gustos hay colores hija mia.
    En lo que respecta al plato de hoy, solo decirte que además de tener una muy buena pinta y antojarseme el plato muy apetecible, me gusta a la vez la sencillez del mismo. No es complicado de preparar, utilizas buenos ingredientes y además frescos, como el pescado, por lo que obviamente el resultado no puede ser más que el que vemos. Como siempre y para no variar, !! excepcional!!.

    biquiños encanto

    ResponderEliminar
  2. Las salsitas con pasas y piñones yo las veo muy mediterraneas se repiten tanto en carnes como en pescados y dan un toque dulce y estupendo a cualquier plato, en este caso con rosada y vino dulce has hecho un plato estupendo, que te ha quedado de fiesta,como bien sabes los que seguimos tu blog, tu manera de escribir y la estética que buscas, es TU personalidad y como tal la apreciamos, sino, no te quepa duda, que no te leeriamos todos los dias.

    Mi marido me apoya en el blog pero no lo quiere leer hasta después de publicado porque me dice que "sea todo tuyo" je, je asi no se complica que creo que es lo que busca..

    Respecto a las comidas se lo come todo aunque lógicamente tiene sus gustos..y para contentarle cada 2 o 3 dias hago un plato de cuchara que es, con lo que verdaderamente es feliz.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  3. me encanta como ppromocionas la gastronomía de tu tierra....tendrian que dedicarte una calle jeje

    besos

    ResponderEliminar
  4. Esa salsa es para preparar mucho pan, jejej.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Que bien!, una manera distinta de comer rosada, la salsita tiene pinta para coger una barra de pan y mojar y mojar hasta que quede el plato limpio.
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. DI QUE SI QUE SE NOTE BUENISIMOOOOOOOOOOOOOO!!BESOS

    ResponderEliminar
  7. Aún me estoy riendo con la ocurrencia de tu marido de decir que pareces la abuela Cebolleta, qué recuerdos! Cuantas historietas divertidas habían en esos tebeos.
    Estoy segura que ese contraste de sabor dulzón ha de quedar muy bueno. Tus fotos han mejorado, supongo que todas empezamos tímidamente y algo aprendemos con el tiempo, que la experiencia es un grado.
    Las recetas siempre han sido buenas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué sería de nosotras sin nuestros maridos! Nuestros críticos, primeros catadores, asesores...Yo sin Pedro nunca hubiera puesto en marcha mi blog. Así que un ¡hurra! por tu marido que te aconseja y te anima, te critica para bien o para mal y te dice "Toñi, qué cosa más buena".

    Y un "hurra" para ti por esta rosada al vino dulce con sus pasitas y piñones que tiene que quitar el sentío. Creo que nunca he probado el pescado blanco con toque dulce, seguro que está fantástico.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Buen crítico te has buscado ja,ja,ja. Pero dile de parte mía que te deje hacer el blog como tu quieras. Que lleva tu sello y tu toque personal. Además a todos nos encanta leer tus historias y particularmente a mi que me identifico en alguna de ellas. Y no se te ocurra hacer fotos paso a paso que entonces nadie va a visitar el mio!!! Besos y saluda al crítico.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...